Policiales

Lo condenan a 14 años por secuestrar, torturar y violar a su ex pareja

"Rápido, por favor, vengan a buscarme. Me tiene encerrada hace tres días. Si sabe que llamé me mata". La grabación del ruego desesperado de una mujer que el 1º de diciembre de 2017 llamó al 911 fue una de las evidencias más impactantes en el juicio oral contra su ex pareja, quien la secuestró y sometió a tormentos durante tres días hasta que la rescató la policía, que la encontró con el rostro desfigurado a golpes. El viernes Miguel N. (se preserva el apellido en resguardo de la víctima) fue condenado a 14 años de prisión.

Martes 28 de Julio de 2020

"Rápido, por favor, vengan a buscarme. Me tiene encerrada hace tres días. Si sabe que llamé me mata". La grabación del ruego desesperado de una mujer que el 1º de diciembre de 2017 llamó al 911 fue una de las evidencias más impactantes en el juicio oral contra su ex pareja, quien la secuestró y sometió a tormentos durante tres días hasta que la rescató la policía, que la encontró con el rostro desfigurado a golpes. El viernes Miguel N. (se preserva el apellido en resguardo de la víctima) fue condenado a 14 años de prisión.

La fiscal Nora Marull planteó en el juicio que la víctima y el acusado, de 48 años, mantuvieron una relación de pareja durante varios años en los que él ejerció violencia de género física y psicológica. Tuvieron un hijo que al momento del hecho tenía 19 años. Estuvieron un tiempo separados cuando él estaba en prisión. Luego se reencontraron pero 15 días antes del ataque se volvieron a distanciar y ella se fue a vivir a Cañada de Gómez.

El 29 de noviembre de 2017 él le dijo que iría a buscar la tarjeta verde del auto que había quedado en poder de ella. Según la fiscal, entró a la casa de la mujer con un arma de fuego y la obligó a subir al auto que manejaba otra persona. Luego el conductor se bajó y él la obligó a conducir hasta su casa en Rosario.

Allí la tuvo cautiva tres días. Le dio golpes de puño en el rostro y el torso y patadas en la zona genital. Le golpeó la cabeza con la parte trasera de un martillo y contra la pared hasta desmayarla. Luego, cuchillo en mano, le exigió que se quite la ropa y la violó.

Los tormentos cesaron el 1º de diciembre. A las 12.30, aprovechando que N. salió a la vereda a podar un árbol, ella llamó al 911 y pidió auxilio. Con la voz acelerada, pidió que no devolvieran la llamada: "Si me descubre, me mata", dijo. Los policías que llegaron a la vivienda detuvieron al abusador fuera de la casa. A ella la vieron a través de una ventana con el rostro cubierto de moretones. Casi no podía caminar.

En el juicio se planteó que N. se dedicaba a vender drogas. Cuando la mujer fue rescatada se secuestró cocaína y una balanza. Eso le valió al hombre una condena a cuatro años confirmada en la Cámara de Casación Penal pero fue apelada. Si queda firme, se unificará con la impuesta el viernes por los jueces Luis Suárez, Rodolfo Zvala y Patricia Bilotta.

Este tribunal condenó a N. por privación ilegítima de la libertad calificada por ser contra un cónyuge, amenazas coactivas agravadas por uso de arma, lesiones y abuso sexual con acceso carnal agravado por uso de arma. "La fiscalía está conforme porque se le pudo dar una respuesta a la víctima. Se sintió acompañada y es gratificante llegar a una condena justa. El tribunal tomó por unanimidad toda la teoría del caso de la fiscalía y falló acorde a lo que pedimos", dijo la fiscal Marull, quien había pedido una condena a 14 años de prisión efectiva como la que finalmente fue impuesta al acusado.

¿Te gustó la nota?

Segui Leyendo

Opinión

Etica, ¿estás?

El descuido de la ética pública y la ausencia de mecanismos que la garanticen explica y predice que actuales o potenciales funcionarios públicos sean tentados a caer en prácticas de corrupción, por lo que el rescate y fomento de la ética construye, reconstruye, fortalece, motiva y crea una identidad en la administración pública que conduce a una mayor responsabilidad funcional, contribuyendo a evitar o disuadir actitudes y posicionamientos reñidos con la ética y la corrupción, así como, consecuentemente con ello, la recuperación de la confianza ciudadana en sus instituciones públicas.

Por Roberto Fermín Bertossi - Experto Coneau / Cooperativismo

Dejanos tu comentario