Policiales

Lo atacan entrando el auto a su casa y le roban dinero y electrodomésticos

Fue anteanoche en España al 3700 cuando el hijo de un comerciante textil, que debió ser internado por los golpes, llegaba a la vivienda.

Miércoles 13 de Mayo de 2015

Tres delincuentes armados sorprendieron anteanoche a un joven cuando guardaba su vehículo en el garaje de su casa de la zona sur de la ciudad donde irrumpieron con fines de robo. Bien organizados, los ladrones golpearon al padre del muchacho, un hombre de 61 años y comerciante textil de calle San Luis que debió ser hospitalizado, y huyeron en un auto que los esperaba en las inmediaciones con una suma importante de dinero, artículos electrónicos y otros objetos de valor.

El violento episodio ocurrió alrededor de las 20.30 del lunes cuando Juan Arabian ingresaba su camioneta al garaje de su casa de España al 3700, donde se encontraba su padre George, su madre, su hermana y un tío. "Estaba entrando la chata —relató Juan— y mi papá estaba ayudándome a cerrar la puerta para que no pasara justamente lo que pasó. Entonces aparecieron tres tipos armados y se metieron en la casa".

Sangre. El joven contó que mientras los maleantes cerraban la puerta de calle uno de ellos le puso un arma de fuego en la cabeza y no lo dejó bajar de la camioneta. En ese momento su padre comenzó a forcejear con al menos uno de los intrusos y así fue empujado contra una mampara ubicada en el living, lo que le ocasionó un corte en una muñeca. Eso, sumado a un culatazo en la cabeza, hicieron que comenzara a perder mucha sangre, relató su hijo.

Juan estimó que los delincuentes habrán estado alrededor de media hora revisando la casa en busca de objetos de valor. En ese lapso hicieron arrojar al suelo a su madre y a un tío. A raíz de los ruidos y gritos, su hermana alcanzó a ganar el patio para pedir ayuda a algún vecinos.

Mientras algunos de los ladrones recorrían la casa, Juan seguía amenazado arriba de su camioneta. "Todo el tiempo me pedían plata, les dije que mucho no había, que tenía algunos ahorros. Al final les di lo poco que tenía, pero querían más. Me bajaron del auto y me tiraron al piso con mi mamá y mi tío. Mi padre ya estaba tendido en el suelo perdiendo mucha sangre. Todo el tiempo pedían más, yo les decía que más no había y mi viejo no paraba de sangrar", relató sobre el desesperante momento vivido.

Organizados. El muchacho contó que los tres ladrones que irrumpieron en su casa estaban armados y actuaron a cara descubierta. Y evaluó que uno de ellos tendría entre 45 y 50 años, otro entre 35 y 40, y al restante no alcanzó a verlo bien, pero "parecía más joven".

También destacó el grado de organización que ostentaban los delincuentes, que se comunicaban permanentemente por radio con al menos un cómplice que al parecer los estaba esperando afuera. "Ellos ya habían llegado en un auto del que se bajaron para venir directamente a concretar el robo. En un momento le dijeron por handy a alguien que los pasara a buscar, entonces volvió el auto (vecinos refirieron que se trataría de un Volkswagen Fox gris), ellos cargaron las cosas robadas y en menos de dos minutos, desaparecieron", narró Juan.

Los delincuentes se fueron con un televisor LED, dos computadoras portátiles, algunas alhajas y relojes y algo de dinero en efectivo cuyo monto no reveló pero dijo que "no era mucho".

Una vez que huyeron los ladrones, las víctimas llamaron a la policía y una ambulancia, pero se tornó muy complicado que viniera alguna. Finalmente, un vecino de Arabian que trabaja en medicina lo asistió y logró que llegara un vehículo para trasladar al hombre al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez, donde ingresó a las 22.15 con un traumatismo de cráneo y un corte en una mano.

Censo. Si bien Juan sostuvo a un canal de televisión que a su criterio el asalto había sido al voleo, hubo una situación que al final terminó siendo muy llamativa. Es que en horas de la tarde alguien pasó por la casa y dijo que estaba haciendo un censo. "Lo atendió mi hermana. Le preguntó si la casa era una sola o si eran dos, después se fue", contó sin poder dejar de vincular ese detalle con el atraco sufrido horas más tarde.

El muchacho también manifestó su preocupación por los problemas de seguridad en la zona. "El domingo al mediodía hubo una entradera en la otra cuadra. No sé cómo va a seguir esto", reflexionó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS