Policiales

Lo acusaron por un crimen y de ser parte de una peligrosa banda de villa Banana

Un joven de 20 años conocido como “Ojón” o “Niquito” fue detenido hace tres días y ayer fue imputado de ser coautor del homicidio de Rodrigo Molina, quien recibió un disparo en junio de 2014.

Sábado 14 de Noviembre de 2015

Un joven de 20 años conocido como “Ojón” o “Niquito” fue detenido hace tres días y ayer fue imputado de ser coautor del homicidio de Rodrigo Molina, quien recibió un disparo en junio de 2014 en un pasillo de villa Banana. Además se le atribuyó formar parte de la temida banda de “Pandu”, como se conoce a un hombre de 35 años acusado de asesinar a un militante social del barrio en el cual los vecinos denuncian que la gavilla extiende sus dominios a fuerzas de amenazas y balas para levantar bocas de expendio de drogas. En ese marco, y ante las reiteradas amenazas de muerte que recibió una testigo del caso, las autoridades debieron gestionar un subsidio para mudarla del barrio.

   En el marco de una serie de allanamientos que desplegaron el martes efectivos de Gendarmería Nacional y de la Policía de Investigaciones (PDI) en busca de las personas sospechadas de matar a Leonardo Sánchez, un hombre de 32 años evadido de la cárcel de Piñero que recibió tres disparos ese mismo día en su casa de Rueda al 4300, los uniformados apresaron a Francisco M., que si bien no tenía relación con ese hecho era buscado desde hacía más de un año por el homicidio de Molina. Junto a Ojón también fueron detenidos un menor de edad identificado como Lucas D. a quien se le endilga la responsabilidad en otro crimen, y otro joven cuya identidad no se dio a conocer.

Coautor. En el caso concreto de Francisco M., el fiscal de la Unidad de Homicidios Miguel Moreno lo acusó ayer en una audiencia como coautor del asesinato de Molina, ocurrido el 8 de junio de 2014 en un pasillo de Amenábar y Lima. Hace algunos meses el mismo funcionario logró encaminar la investigación cuando acusó por el mismo homicidio al cómplice de Ojón, un joven identificado como Francisco B., que está en prisión preventiva.

   En base a dos testigos directos de la agresión, Moreno expuso ayer su hipótesis del hecho. Aunque aclaró que la rencilla entre la víctima y los agresores era de vieja data, explicó que todo se desencadenó luego de una discusión que mantuvieron en una casa donde compartían un festejo de cumpleaños.

   Moreno describió que los dos imputados se fueron de la vivienda y esperaron que saliera Molina, quien era acompañado por una amiga y un amigo. En ese momento lo corrieron hasta emboscarlo y le efectuaron varios disparos de arma de fuego, uno de los cuales le impactó de lleno en el pecho y le provocó la muerte.

   “Nos agarraron Ojón y Francis, de antes ya había bronca entre ellos y Rodrigo”, recordó el fiscal que declaró un testigo directo del ataque, y que figuran en las actas de procedimiento de la comisaría 18ª.

   Encuadró la conducta del acusado como coautor del delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y autor de la portación de arma de uso civil sin autorización, y solicitó la prisión preventiva por el plazo máximo de ley.

Contradicciones. El imputado se abstuvo de declarar, aunque su defensa, encabezada por la abogada del Servicio Público de la Defensa Penal (SPDP) María Laura Maenza, objetó la atribución a su cliente. Cuestionó las contradicciones de los testigos respecto a su identifiación, ya que sólo dijeron ver a dos personas “encapuchadas”, y que la escena del delito es un lugar “oscuro” que imnpedía identificarlos.

   También apuntó que “no hubo secuestro de armas” para vincular el homicidio con la única herida mortal de la víctima y la portación que le adjudicó Moreno. Y solicitó la libertad del joven, que subsidiariamente se ordene su arresto domiciliario, y se impongan plazos a la medida cautelar.

   Sin embargo para el juez Luis María Caterina se dieron los requisitos para darle curso a la acusación del fiscal. “Hay apariencia de responsabilidad para probabilizar la autoría del hecho, sobre todo por los dichos de los testigos”, ponderó.

   Y al contextualizar caso, se refirió a que “hay una dominación de los sectores violentos sobre las personas que quieren vivir a derecho”. En ese camino y luego de evaluar las complejas realidad del barrio y sus actores, explicó que hay peligro de fuga y entorpecimiento probatorio, por lo cual ordenó la prisión preventiva del imputado por el plazo máximo de la ley.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS