Policiales

Lo acusaron por un abuso y le saquearon la vivienda

Ocurrió la noche del martes en La Cerámica. Al dueño de la casa le habían achacado abusar de su sobrina pero la Justicia lo desestimó.

Jueves 11 de Abril de 2019

Una denuncia por abuso deshonesto realizada en febrero pasado derivó anteayer en un confuso hecho en una vivienda de Rivera al 1500, en el barrio La Cerámica, donde viven Abel F., de 39 años, y su familia. La noche del martes ingresó a su casa un grupo de personas que luego de increparlo por aquel hecho les robaron pertenencias familiares, electrodomésticos y una moto. Mariana E., de 36 años, y esposa de Abel; y Manuel E., de 62, padre de la mujer, intentaron resistirse al robo y terminaron heridos con perdigones de escopeta.

Pasadas las 21 del martes efectivos del Comando Radioeléctrico llegaron hasta la casa de Rivera al 1500 luego de que entrara una llamada al 911 alertando sobre los desmanes. Al llegar la policía, Mariana contó que mientras estaba con su familia en la vivienda ingresó a la fuerza un grupo de personas que estarían "incentivados por una mujer de nombre Gabriela, quienes comenzaron a agredir a Abel", y contó las alternativas de la denuncia por abuso deshonesto.

La vivienda está dentro de un pasillo y Abel, al ver que podría ser linchado logró fugarse por el patio trasero. En ese momento el grupo de personas comenzó a sustraer elementos de la vivienda, entre ellos una motocicleta Honda Wave 110, un televisor de 50", un microondas y un horno eléctrico. Ante esta situación Mariana, junto a su padre Juan Manuel E., de 62 años, intentaron impedir que continuaran robándoles y fueron atacados con una escopeta.

Según vecinos del barrio "se escucharon al menos dos detonaciones", fueron los tiros que una de las personas que ingresó a la propiedad disparó sobre Mariana y su padre.

Poco después llegó a la casa un móvil del Sies y los médicos examinaron a Mariana y a Juan Manuel, a quienes trasladaron al Hospital Alberdi donde le diagnosticaron a Mariana una herida de arma de fuego por perdigonada en la pierna izquierda y a su padre heridas de perdigones en ambas piernas.

El inicio de la historia

Lo que terminó en un violento robo comenzó a mediados de febrero pasado. Según relataron vecinos de la cuadra, Abel recibió en su casa el 15 de febrero a su sobrina, una menor de 12 años. La niña se quedó a dormir junto a su prima, ya que Abel vivía allí junto a Mariana y sus dos pequeñas hijas. Cuando la niña de 12 años llegó a la casa de su madre, le comentó que Abel le habría "tocado la cola", como comentó una vecina.

Esto derivó en una denuncia en la seccional 30ª y se dieron una serie de audiencias en tribunales para aclarar el hecho. Entre febrero y marzo, Abel y su familia dejaron la casa de calle Rivera tras recibir una serie de amenazas de parte de la madre de la menor.

Un allegado a la familia comentó que "el abogado de ellos les dijo que no se había podido comprobar el abuso y ellos volvieron a la casa hace una semana, pero siguieron las amenazas".

El martes a la tarde, parientes de la niña merodearon por la cuadra de Rivera al 1500 y con pintura en aerosol escribieron amenazas en el asfalto de la calle y en el pasillo: "Le escribieron que era un violín, un abusador y que iban a matarlo".

Así, pasadas las 21 del martes llegaron hasta la vivienda familiares de la menor y entraron. "La mamá de la nena, que denunció a Abel, era quien les decía a otros vecinos que ingresaran. En un momento parecían hormigas y apareció gente de todos lados que se llevaron la moto, el tele, ropa", comentó otro vecino.

"Ahora dicen que le quieren sacar la casa. La familia no tiene dónde vivir y Abel, que trabaja en una metalúrgica, no quiere ir a trabajar por miedo a que lo escrachen", dijo el mismo vecino.

Por el momento la casa quedó vacía y algunos amigos del matrimonio aseguraron las puertas y cerraron el patio trasero. "Tenemos miedo que vengan a usurparla. La policía se quedó un rato la madrugada del miércoles, pero ahora no hay custodia y no sabemos que pueda pasar", comentaron los vecinos de las casas linderas.

En el ataque a la casa, un vecino entró armado e hirió a la mujer y al suegro del acusado de haber cometido el abuso

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario