Policiales

Les balearon dos veces la casa y no saben por qué

Una familia de Saavedra al 300 denunció dos ataques similares en menos de 15 días: pasaron en moto y dispararon cuatro veces.

Jueves 07 de Febrero de 2019

"No podemos vivir así, sin poder sentarnos a tomar mate ni en el patio de casa. Somos una familia honesta, trabajadora, no estamos en nada raro y no merecemos pasar por esta angustia". Ayer Silvia repetía esas ideas en notas a distintos medios por una violenta situación que sufre con su familia y quiso hacer pública: en menos de 15 días balearon dos veces el frente de su casa de barrio Tablada. Ambos hechos fueron calcados: desde una moto dispararon cuatro veces. En el medio, el viernes pasado un ataque similar tuvo como blanco un taller mecánico ubicado enfrente.

Silvia, docente de una escuela céntrica que desde hace 21 años vive en Saavedra al 300 con su marido y una hija, no tiene conjetura sobre el origen de los disparos. Nunca sufrió amenazas ni tuvo problemas que justifiquen tamaña agresión.

"Debemos pensar que se equivocaron, pero estamos totalmente desorientados", dijo ayer, mientras se enteraba de que en la misma cuadra vive una persona "con algún problema judicial. Pero además de no estar segura si eso puede tener que ver con ésto, tampoco quiero saber", dijo en diálogo con este diario.

Los ataques fueron similares y ocurrieron el 24 de enero a las 19.30, y el martes a las 17. El primero se lo contaron porque la familia estaba de vacaciones. Ese día los tiradores dispararon cuatro veces y una de las balas se incrustó en el medidor de gas. Y el de ayer fue parecido a una pesadilla que demostró ser real cuando vieron que una de las balas rompió una maceta del patio.

Nuevos agujeros

"Estamos acostumbrados a escuchar tiros en el barrio, pero desde lejos. Ayer (el martes) mi esposo estaba en el living y yo en el comedor cuando se oyeron los disparos. Lo primero que pensamos es que, al igual que el viernes pasado, habían tirado contra el taller. Pero cuando nos asomamos vimos los nuevos agujeros", recordó la docente en referencia a los tres balazos que se incrustaron en un tapial y el cuarto que "atravesó la puerta y alcanzó a una maceta".

En la escena trabajaron peritos de la Policía de Investigaciones (PDI). "Mi abogada averiguó si había alguna investigación abierta por la balacera anterior pero no encontró nada. Creemos que ahora se investigarán las dos juntas", aventuró Silvia, a la espera de ser convocados por la Fiscalía para brindar su testimonio.

Tanto Silvia como su marido son nacidos y criados en Tablada y jamás tuvieron problemas que puedan relacionar con semejante agresión. "Después de la balacera de ayer se acercaron los vecinos y también están sorprendidos por esta situación", comentó, para agregar que "en 20 años jamás pasó algo así en esta cuadra".

Más allá de la angustia que le genera ser atacados sin saber por qué, la docente mostró su preocupación sobre esta modalidad de intimidación que todos los días encuentra blancos en toda la ciudad, especialmente en los barrios. "No toman consciencia o no les importa (a los tiradores) que detrás de las paredes contra las que ellos disparan hay gente".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario