Policiales

Le piden 30 años de cárcel por un crimen pero podrá llegar libre al juicio

Walter Cichero está detenido hace más de tres años por matar a Juan Ramón Aguirre en 2016. Si paga una fianza saldrá de prisión hasta ser enjuiciado.

Jueves 27 de Junio de 2019

En menos de 24 horas, el acusado por el homicidio Walter Cichero pasó de rechazar 15 años de cárcel en un procedimiento abreviado a quedar a la espera de un juicio oral donde podría recibir el doble de pena. En una audiencia previa al debate, el fiscal del caso solicitó ayer que sea a condenado a 30 años de cárcel como autor del crimen de Juan Ramón Aguirre, un hombre baleado en junio de 2016 al resistir un asalto cuando acompañaba a su esposa a tomar el colectivo en Larrea al 500.

El martes, Cichero fue foco de una resolución inusual en la Justicia rosarina. Como se retractó de aceptar un juicio abreviado y llevaba más de tres años en prisión preventiva, un tribunal lo dejó en libertad. Los jueces tomaron esa decisión en forma unánime porque hace dos semanas se venció el plazo máximo avalado por la ley para que siga preso sin condena. De modo que podrá esperar el juicio en libertad una vez que complete una caución de 150 mil pesos y se realice una inspección ambiental a su domicilio.

Los jueces Hebe Marcogliese, Silvia Castelli y Carlos Curto resolvieron que al día siguiente se realizara la realizara la audiencia preliminar al juicio oral y público, una instancia en la que el fiscal debe fijar la pena y las partes proponen las pruebas a discutir en el debate. Esa medida se concretó ayer a las 9 ante la jueza Castelli en el Centro de Justicia Penal. Cichero, aún detenido, acudió escoltado por personal penitenciario.

Un machete por las dudas

El preso está acusado como autor del crimen de Juan Ramón Aguirre, un hombre de 46 años al que le decían "Correntino" y que el 10 de junio de 2016 acompañaba a su esposa Norma a tomar el colectivo en Larrea al 500, detrás del complejo de cines Village. Como habían sufrido asaltos en ese trayecto, llevaba un machete para defenderse de posibles ataques. En ese momento, alrededor de las 5.45, aparecieron dos muchachos que minutos antes habían intentado robar un camión repartidor de La Serenísima a la vuelta, frente a una panadería de San Lorenzo 5352.

El repartidor y el dueño del negocio los sorprendieron hurgando en la cabina y desistieron del robo. Pero al alejarse de allí se toparon con Aguirre y su esposa. Según la acusación fiscal, apuntaron al hombre con un revólver y le exigieron a la mujer un celular. "Correntino" resistió el robo y uno de los maleantes, que según la acusación era Cichero, efectuó dos disparos que no salieron. El otro asaltante le pegó un puñetazo a la víctima, que a su vez devolvió el golpe. Y entonces su cómplice efectuó un tercer disparo. Esa vez la bala salió, impactó en el pecho de Aguirre y lo mató en el acto.

Por toda esta secuencia el fiscal acusó a Cichero como autor del intento de robo calificado al camión de La Serenísima, de un homicidio en ocasión de robo y agravado por el uso de arma de fuego y de la portación de un arma de uso civil. Se trata de delitos que, según precisó, abren una escala penal que va de los 13 años y 4 meses a los 33 años y medio de cárcel. La pena que solicitó está cerca del máximo: 30 años.

Fundamentación

Ante un pedido del defensor público Gonzalo Armas, el fiscal fundamentó ese alto pedido de pena en la trascendencia pública del crimen, por el que se hicieron marchas y que integró la lista de casos del movimiento Rosario Sangra. "Se trata de un homicidio típico en el marco de una situación de inseguridad", indicó, a lo que añadió el "claro desprecio por la vida" demostrado.

El fiscal consignó además que el martes pasado Cichero había rechazado una condena en un juicio abreviado. El acuerdo había comenzado a discutirse un año antes y eso demoró el avance de la causa, lo que desembocó en que los jueces le dictaran la libertad porque pasó más de tres años en prisión preventiva. Por los mismos delitos, en el acuerdo caído se fijaba una pena a 15 años de prisión unificada con una condena previa a 3 años. "Actuó con mala fe, es una actitud digna de reproche y debe ser parte de la sanción impuesta", evaluó Schiappa Pietra.

El defensor se opuso a este argumento. Pero al dictar su resolución Castelli consideró que "la conducta procesal entra a tallar en las pautas de mensuración de la pena". Así, si bien el acuerdo fracasado no se ventilará en el juicio, la jueza admitió que se incorporen como pruebas las actas de audiencias previas donde se dejó constancia de que las partes iniciaban tratativas de acuerdo, lo que suspendió el avance al juicio oral. Dijo que las idas y vueltas del acusado elongaron el trámite.

Sobre esta base definida ayer, el caso se encamina a un juicio oral y público con fecha a definir y donde la principal testigo será la esposa de la víctima. Fue ella quien en su momento brindó una descripción detallada de los sospechosos. Cichero fue detenido a los cinco días cuando ingresó herido de bala al Hospital de Emergencias.

Seis meses después, el 1º de diciembre de ese año, fue detenido el coimputado Nicolás Leandro Gómez, de 25 años. En abril pasado fue condenado a 12 años de cárcel en un juicio abreviado como partícipe secundario del crimen, pena que cumple en prisión domiciliaria a causa de una grave enfermedad contraída en la cárcel y que lo confinó a una silla de ruedas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario