Policiales

Le pegan dos tiros a un mozo en un asalto a una panadería céntrica

Fueron dos ladrones en moto el domingo a la mañana en 9 de Julio y Paraguay. Sólo se llevaron un bolso de una clienta con 450 pesos. La víctima permanecía internada en observación en el Hospital Italiano.

Martes 11 de Diciembre de 2012

Con una violencia inusitada un ladrón entró a los tiros a una panadería céntrica e hirió gravemente a un mozo de 71 años. Si bien no pudo saquear la caja registradora, el hampón golpeó a una clienta y le arrebató la cartera con alrededor de 450 pesos. El hecho ocurrió el domingo a la mañana y al cierre de esta edición la víctima permanecía internada en el Hospital Italiano en estado delicado, con una herida de arma de fuego en la espalda y un bala en la cabeza.

En su edición de ayer este diario publicó una nota en la cual el secretario de Seguridad Pública de la provincia, Matías Drivet, afirmaba que últimamente este tipo de atracos exprés vienen tomando como blanco heladerías y panaderías. La razón podría radicar en que en estos comercios, a diferencia de otros en los que se ha impuesto el pago con tarjetas de débito o crédito, todavía predomina el movimiento de dinero en efectivo.

Asimismo, el funcionario remarcaba que esta modalidad suele ejecutarse en pareja y que mientras uno de los ladrones comete el atraco el otro lo espera en la puerta del comercio para escapar en moto. Tal como sucedió el domingo en Señor Pan, un bar y panadería ubicado en la esquina noreste de 9 de Julio y Paraguay.

Eran las 7.15 y apenas empezaba la mañana cuando la tranquilidad dominical se quebró abruptamente: un hombre irrumpió en el bar y sin mediar palabra efectuó al menos dos disparos de arma de fuego. "Entró a los tiros. Yo estaba en la cocina y antes de los gritos escuché que disparó, por lo menos dos veces", contó ayer a este diario una empleada que pidió reservar su identidad.

Saña. Apenas ingresó el hampón golpeó y tiró al suelo a una clienta que se encontraba desayunando en el lugar, además de apuntarle con el arma a otro hombre. Luego se dirigió hacia la caja registradora ubicada detrás del mostrador y amenazó al mozo, Oscar F.

Al parecer, el delincuente quiso abrir la caja registradora pero no pudo. Entonces, cuando el trabajador de 71 años intentó guarecerse en la parte trasera del local el ladrón le disparó un balazo en la espalda.

"Yo no veía lo que sucedía porque me quedé en la cocina. No sé si Oscar intentó ir para la parte de atrás cuando el tipo le disparó un balazo en la espalda. Después lo empujó contra una pared y le apoyó el arma en la sien y volvió a tirar. Eso lo vi, aunque desde donde estaba no alcancé a ver al ladrón", agregó la empleada todavía asustada.

Luego de dejar malherido al mozo, el delincuente le arrebató la cartera a la clienta de 70 años y escapó en la moto en la cual lo esperaba su cómplice. Según fuentes policiales, en el bolso sustraído había 450 pesos en efectivo, una tarjeta de crédito, documentación y otros efectos personales de la mujer, que fue asistida en el lugar por personal de emergencias y no debió ser internada.

Por su parte, Oscar F. fue trasladado por personal del Sies al Hospital Italiano. "Recibió dos balazos. Uno con orificio de salida en la zona lumbar y otro en el parietal izquierdo. El segundo proyectil quedó alojado cerca del ojo, pero los médicos evaluaron que es muy complicado y peligroso operarlo para extraer la bala", comentó una fuente consultada en la comisaría 2ª.

Delicado. El vocero policial añadió que ayer el mozo "estaba lúcido y estable" e incluso podía hablar. Sin embargo, al cierre de esta edición su estado no dejaba de ser delicado, por lo que permanecía en observación en terapia intensiva.

"La víctima dijo todo fue muy rápido, por eso no pudo aportar la descripción de los delincuentes. Sólo dijo que eran dos pero uno se quedó esperando afuera en una moto", añadió el portavoz.

En el lugar no se levantaron cápsulas, lo que permite inferir que el maleante usó un revólver. Asimismo, si bien hasta ayer no se había determinado el calibre del arma, fuentes policiales evaluaron que debió tratarse de un calibre pequeño porque "de lo contrario el daño podría haber sido peor".

El violento atraco es investigado por la comisaría 2ª, el Juzgado de Instrucción Nº 3 y también la fiscalía de delitos con imputados no identificados.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario