Policiales

Le imputan una serie de crímenes y ayer se desligó de uno

Es un chico de 18 años apresado en el operativo realizado el jueves en el barrio 17 de Agosto. Lo acusan de matar a Hernán "Búfalo" Gómez.  

Sábado 21 de Septiembre de 2013

Nicolás Eduardo "Satanás" P., un joven de 18 años ligado a una serie de confrontaciones de bandas barriales detenido el jueves en la zona sur de la ciudad, declaró ayer ante el juez de Instrucción Juan Andrés Donnola como acusado en una de esas muertes. En una breve exposición, el detenido no aportó mucho más que negativas: dijo que no cometió el hecho, que no conocía al muchacho fallecido y que no recuerda qué hizo el día del crimen, cometido el 25 de abril pasado en el barrio 17 de Agosto.

"Satanás" fue detenido en una casa de Melián al 6400 en el marco de un operativo policial tras los pasos de prófugos en la causa que investiga el accionar de la banda de Los Monos y otros grupos criminales. El muchacho tenía orden de captura, según información policial, por al menos tres homicidios, pero hasta el momento sólo fue indagado en uno.

Se trata del crimen de Javier Hernán "Búfalo" Gómez, de 32 años, quien fue asesinado a balazos en el cruce de España y Ceibo minutos después de la medianoche del 25 de abril, cuando regresaba en moto con una mujer desde la cancha de Newell's. Otra moto lo persiguió a tiros que lo hirieron en la cabeza y en el tórax. A través de testimonios de amigos de la víctima, Satanás fue mencionado en el caso junto a otros jóvenes.

"Entiendo el hecho y quiero decir que yo no tengo nada que ver con esto que se me acusa", dijo ayer P. ante el juez Donnola, a cargo de la investigación del crimen, su defensor particular y la fiscal Ana Rabín. Ante el cuestionario, Satanás respondió de manera concisa que no posee armas de fuego ni motos. Cuando le preguntaron qué estaba haciendo al momento del crimen respondió que no lo recuerda y que sería "imposible" hacerlo.

La muerte de Búfalo fue seguida por otro episodio sangriento. Veinte horas después del ataque, su amigo Alexis Emanuel "Puflito" Cabañas, de 21 años, fue emboscado y asesinado a balazos cuando volvía del velorio. Fue en las inmediaciones de España y Pasaje 507, donde dos hombres en moto lo hirieron con cuatro disparos: uno en la rodilla, dos en el cuello y uno en la espalda. Hasta enero pasado Cabañas había estado pagando una condena a 8 años de prisión en la cárcel de Riccheri y Zeballos, pero quebrantó una salida transitoria y no regresó a prisión. Si bien fue mencionado en este caso, Satanás no está formalmente imputado. Ayer, en la indagatoria, sólo mencionó que a "Puflito" no lo conocía.

El sobrenombre de Satanás también había sido mencionado un año antes cuando mataron a Jonatan "Jonita" Avalos, el 28 de junio de 2012 en Flor de Ambar y pasaje Melián. Pero si bien habría estado en el lugar no fue sindicado por el acto homicida. Bajo esa acusación ya fue procesado su amigo Ramón "Pototo" Portela, de 21 años, que además está implicado en otros tres crímenes.

Otro caso al que fue ligado Satanás fue el doble crimen de Cristian Machuca y Santiago Marcos Ruiz, ocurridos en barrio Las Flores el 21 de noviembre de 2012.

El ataque fue en represalia por la muerte de Antonio Silvero, de 16 años, baleado en la cabeza y el pecho a metros de su casa de Pasaje 507 y 512 (España al 6300), en el barrio 17 de Agosto. Sus allegados salieron en la búsqueda de un chico de 15 años apuntado por esa muerte. Al llegar a Pasaje 521 y Previsión y Hogar mataron con siete balazos a Machuca, de 21 años, y con diez impactos a Ruiz, de 16. Sus allegados apuntaron a tres amigos de Silvero, entre ellos Satanás, que era menor de edad en aquel momento. Tras su detención, en los próximos días se sabrá si resulta implicado formalmente por esas muertes el juzgado de Menores Nº 4.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario