policiales

Le dieron prisión preventiva por matar a su hermano en una pelea

Una discusión en la casa de ambos en Empalme Graneros terminó en crimen. "Siempre discutían y él agarraba un cuchillo cuando peleaban", contó otro hermano.

Martes 11 de Agosto de 2020

Los hermanos Mauro y Gustavo Orellano no se llevaban bien. Siempre discutían y aunque solía aparecer un cuchillo en las peleas, luego de un rato se solucionaba todo. La madrugada del sábado no hubo vuelta atrás. Los dos volvieron algo alcoholizados de una reunión con amigos a su casa de Esquiú al 6300. Gustavo se enojó con Mauro porque en lugar de darle dinero a su madre lo gastó en ropa. Y la pelea fue escalando hasta que recibió una letal puñalada de Mauro en el cuello, a pesar del esfuerzo desesperado de su familia por separarlos.

El joven de 21 años fue detenido apenas llegó la policía a su casa. Entonces ya era tarde: aunque los efectivos encontraron a la abuela de Gustavo presionando con trapos la herida, el muchacho de 28 años murió desangrado. En el descontrol, un primo de los hermanos resultó herido en la mano izquierda cuando intentó quitarle el cuchillo a Mauro. Precisó cuatro puntos de sutura.

Esta historia se expuso en la audiencia donde la fiscal Marisol Fabbro imputó al menor de los hermanos como autor de un homicidio simple y lesiones leves culposas. El defensor José Guirado planteó que la herida mortal no fue causada por su cliente, quien declaró que todo fue resultado de un forcejeo y que no tuvo intención de matar a su hermano. El juez Nicolás Foppiani hizo lugar al pedido fiscal y le dictó la prisión preventiva por 90 días.

“No se llevaban bien entre ellos. Siempre discutían y Mauro agarraba un cuchillo cuando peleaban”, dijo Dante, otro hermano de la víctima y el acusado. Esa noche compartió con ellos una reunión en la casa de unos amigos. Él había ido en moto con Gustavo, Mauro en la bicicleta de su mamá. “Estaban tomando alcohol. De repente discutieron porque los amigos de Mauro empezaron a tomar de la botella de Gustavo y le hacían burla. Intenté defenderlo y entonces el dueño de casa nos dijo que no quería problemas”, relató.

>> Leer más: Un hombre fue asesinado de una puñalada en el cuello y su hermano quedó preso como homicida

Dante y Gustavo volvieron a su casa. El primero en la moto y el segundo se llevó la bicicleta, que encontró tirada en la calle. Al rato regresó Mauro y esto causó el primer encontronazo. Gustavo le reprochó que gastara dinero en comprarse ropa en lugar de ayudar con los gastos de la casa. También le cuestionó que dejara tirada la bicicleta en la calle.

En el enojo rompió un vidrio y echó a los amigos de Mauro, que salió a defenderlos. Le arrojó piedras a su hermano mayor, lo golpeó dos veces con una botella y se tomaron a golpes de puño. Hasta que su familia los calmó: “Los lograron separar unas tres o cuatro veces pero Gustavo volvía a buscar pelea. Era el que quería pelear porque estaba más tomado. Mauro estaba un poco más consciente”, dijo una hermana.

Entonces, según los familiares, Mauro se fue a su habitación y Gustavo se quedó en la puerta. Habían logrado tranquilizarlo. Pero Mauro comenzó a gritarle cosas desde la pieza y Gustavo volvió a entrar a la casa. En el antebaño pateó una puerta y derribó un mueble despensero que quedó trabando el paso. De un lado quedó Mauro solo. Del otro lado lo enfrentaba Gustavo, rodeado por su madre, el otro hermano, una cuñada y un primo que intentaban separarlos.

>> Leer más: Le disparó cinco tiros a un vecino y se entregó por no aguantar vivir escondido

“Ahí Mauro tomó un cuchillo que tenía en su habitación y comenzó a tirar cuchillazos por arriba del mueble”, relató la madre de los hermanos. “En un momento Gustavo le dijo a Mauro: «¿Qué querés? ¿Matarme? ¡Matame entonces!». Y le puso el pecho. Ahí fue cuando Mauro le dio un cuchillazo en el cuello”, agregó la mujer, que en ese momento le recriminó a gritos a Mauro lo que había hecho. “Gustavo no era así, era un chico tranquilo pero ese día estaba enojado”, aclaró en su testimonio.

Los familiares, que habían llamado a la policía sin obtener respuesta desde el inicio de la pelea, comenzaron a llamar una ambulancia. La abuela de los hermanos asistió a Gustavo e intentó frenar la herida. “Se está muriendo”, le dijo al primer policía en llegar. Luego un médico del Sies intentó reanimarlo pero ya no tenía signos vitales.

En el antebaño, lugar donde se detectó la mayor cantidad de sangre, se secuestró la cuchilla. A Mauro lo detuvieron en el momento. Según el policía que lo esposó, cuando escuchó que su hermano había muerto comenzó a golpearse la cabeza contra el móvil que lo trasladó a la comisaría 12ª.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS