Policiales

Le dan 20 años de prisión por un crimen en La Florida

La pena fue impuesta a David Fabio Alarcón por el homicidio de Brian Emanuel Taboada, ocurrido el 30 de diciembre de 2017 en Carrasco y Vucetich.

Jueves 05 de Septiembre de 2019

Un joven fue condenado ayer a 20 años de cárcel por el homicidio de Brian Emanuel Taboada ocurrido hace casi dos años a metros del balneario La Florida. La pena recayó en David Fabio Alarcón, de 24 años, quien fue sentenciado por homicidio agravado por el uso de arma de fuego en concurso ideal con portación ilegítima de arma de guerra al término de un juicio oral y públilco que se desarrolló ante el tribunal conformado por los jueces Pablo Lanzón, Carlos Leiva y Hernán Postma.

Alarcón había sido acusado del crimen ocurrido minutos antes de las 4 de la mañana del 30 de diciembre de 2017 en inmediaciones de Vucetich y Eudoro Carrasco, en la zona de las pescaderías que se erigen frente a La Florida.

La víctima, de 26 años, conducía su Fiat 147 de norte a sur por la avenida Carrasco cuando debió detenerse a raíz de protagonizar un choque. Pero al bajar de su vehículo y mientras discutía con el otro automovilista, aparecieron dos hombres que le dispararon sin miramientos.

Según resolvió ayer el tribunal en un fallo cuyos fundamentos serán dados a conocer en los próximos días, uno de los homicidas fue Alarcón. En tanto, el otro permanece prófugo y hasta el momento no ha sido identificado.

Quioscos de drogas

El crimen de Taboada ocurrió a metros del ingreso sur del balneario La Florida. Por esos días mucha gente asistía a mirar picadas de motos y autos que entonces, a pesar de los controles municipales, se realizaban en ese sector del paseo ribereño. Pero más que las carreras, los vecinos de la zona venían manifestando su preocupación por la existencia de dos o tres quioscos de venta de droga en los pasillos que se levantan detrás de las pescaderías y cuya actividad aportaba su característico toque de violencia al lugar.

"Ese lugar empezó a vender y se consolidó después de que le tiraran una molotov al búnker donde mataron a un soldadito", contó por esos días un vecino en referencia al asesinato de Mario Sevillán, un pibe de 25 años del barrio La Lagunita conocido como "Carpincho" que fue asesinado la noche del 5 de noviembre de 2013 en la misma zona donde asesinaron a Taboada.

Si bien habían pasado cuatro años de aquel episodio, los vecinos seguían preocupados por las consecuencias de la actividad de los quioscos de drogas. "Esta es una zona donde era cantado que algo malo iba a pasar. No es anormal que a la noche algún pibe pase a los tiros. O que los propios vecinos le arrojen piedras a los que pasan en motos o a los que vienen a comprar drogas. Esto es un desastre", dijo una vecina.

Es que días antes del crimen de Taboada se habían registrado episodios con armas de fuego. Uno fue el 16 de noviembre, con un muchacho herido; y otro el 9 de diciembre, cuando un hombre fue detenido por disparar con un revólver calibre 22 aunque sin ocasionar lesionados.

En un pasillo

En ese marco se desencadenó el crimen de Brian. Según las crónicas de aquel momento, Taboada había ingresado a uno de los pasillos que se abrían paso entre las pescaderías de la zona. Allí, donde funcionaba un quiosco de drogas que regenteaba un tal "Nico", el joven mantuvo una discusión con tres muchachos luego de la cual salió a la carrera del pasillo y se subió a su Fiat 147 Spazio color crema que estaba estacionado en dirección al centro de la ciudad.

Primero se indicó que Taboada no había podido hacer unos metros en su auto cuando sonaron los disparos y terminó herido. "Dicen que le tiraron cuando salió del pasillo y frente a la parrillita lo terminaron de ejecutar", contó por entonces a este diario una vecina de la zona. El Fiat Spazio de Brian quedó clavado frente a la tradicional parrilla de pescados Carlitos, a 30 metros del pasillo.

Sin embargo, según fuentes judiciales, luego se determinó que la víctima alcanzó a arrancar pero debió detenerse luego de circular unos metros a raíz de chocar contra otro vehículo. Y que luego de bajarse para hablar con el otro conductor involucrado fue baleado por dos personas que salieron del pasillo con el solo fin de atacarlo.

Según se reveló durante el juicio, Taboda fue alcanzado por dos proyectiles. Uno en la espalda y otro que le entró por la nuca y le salió por el ojo izquierdo. No obstante, alcanzó a subir al auto y pudo recorrer unos diez metros hasta que, producto de las heridas sufridas, murió al volante del Fiat.

Tiempo después cayó Alarcón, quien fue acusado por el fiscal de Homicidios Ademar Bianchini. El lunes de la semana pasada comenzó el juicio oral y el fiscal Sebastián Narvaja, en suplencia, pidió para el acusado 22 años de cárcel. Sin embargo, en un fallo cuyos fundamentos se darán a conocer en los próximos días, el tribunal finalmente lo sentenció a 20 años de prisión.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario