Policiales

Las claves por las que procesaron al basquetbolista Carlos Delfino y a su padre

La resolución fue dictada por el juez federal santafesino Francisco Miño tras una investigación llevada a cabo por el fiscal Walter Rodríguez.

Domingo 21 de Abril de 2019

Una lujosa propiedad en uno de los countries más exclusivos de Santa Fe cuyas expensas cuestan más de 20 mil pesos al mes, una firma off shore radicada en Montevideo y una operación inmobiliaria con un narcotraficante son las claves para entender por qué Carlos Delfino, el basquetbolista oriundo de la capital provincial y parte de la generación dorada de la selección nacional, fue procesado por lavado de activos.

La resolución fue dictada por el juez federal santafesino Francisco Miño tras una investigación llevada a cabo por el fiscal Walter Rodríguez. La defensa del basquetbolista, a cargo de Néstor Oroño, rechazó el procesamiento y presentó un escrito ante la Cámara Federal de Apelaciones de Rosario para tratar de revertir la situación tanto del deportista como de su padre, Carlos Gustavo Delfino, también involucrado en la maniobra.

Por el caso también están procesados Elizabeth Campos, esposa del narcotraficante condenado Vicente Pignata, prófugo de la Justicia federal y sobre quien pesa un doble pedido de captura: uno para que purgue una condena de 4 años de prisión efectiva y otro para rendirle cuentas al juez Miño por el voluminoso patrimonio que construyó desde 2011 hasta la actualidad.

En tanto, también fue procesado el suegro de Pignata, Ramón Campos, acusado de ser el prestanombre o testaferro de los bienes adquiridos por el narco prófugo y su mujer y que fueron advertidos por la Justicia.

La operatoria

Para procesar a Delfino y su padre, de acuerdo al dictamen del juez Miño al que tuvo acceso el diario Uno de Santa Fe, el magistrado consideró oportuno destacar que la propiedad que el basquetbolista vendió a los Pignata tenía como titular a la sociedad Parmery Trading SA, una off shore radicada en Montevideo.

Esa sociedad uruguaya fue la que luego celebró un comodato gratuito por 95 años con Carlos Delfino para que éste ocupe la Unidad Funcional Nº 343 del country El Paso. Dicho contrato se firmó el 29 de octubre de 2014 en la ciudad de Montevideo. Esa propiedad fue la que el basquetbolista y su padre pusieron luego en venta y con posterioridad llevaron a cabo una operación inmobiliaria con Campos y Pignata en 2017 ya que según consta en la causa, los Delfino comunicaron a las autoridades del country, en dos oportunidades, quiénes habitarían la propiedad.

Esa operación inmobiliaria tuvo la particularidad de no haber sido por medio de un boleto de compraventa sino con la utilización de un "contrato de alquiler con opción de compra".

En este marco, para el juez Miño los Delfino, "al intentar disimular la cesión de la propiedad bajo la apariencia de un contrato de alquiler, si bien no tuvieron vinculación con la maniobra previa de narcotráfico, tuvieron conciencia de que el dinero utilizado para la adquisición del inmueble era de origen ilegal, ya que les facilitaron a Pignata y Campos un andamiaje jurídico diseñado con anterioridad y provecho propio para la ocultación de sus verdaderos titulares, cuya administración mantiene, simbólicamente, Carlos Gustavo Delfino en la actualidad".

Por último, el magistrado, acusó al deportista y a su padre de que ambos facilitaron "una ingeniería jurídica eficaz y suficiente para introducir en el mercado el dinero proveniente del narcotráfico bajo una apariencia de licitud, produciendo actos de relevancia jurídico penal sin los cuales el hecho no hubiera podido desarrollarse".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario