Policiales

Las acusadas por el crimen de Sarjanovic serán imputadas en Tribunales

Ayer a la tarde madre e hija fueron traídas desde la localidad de Las Vertientes, donde las apresaron el lunes. Hoy estarán en Tribunales. La audiencia será presidida por la jueza Raquel Cosgaya.

Miércoles 09 de Septiembre de 2015

Carolina Virginia Saguer, de 38 años, y su madre, Alicia Fernández, de 60, serán imputadas hoy por el homicidio de Diego Sarjanovic, el gerente financiero de la empresa MC Catering que estuvo desaparecido tres días y la madrugada del lunes fue hallado asesinado de 64 puñaladas dentro de un departamento de macrocentro que alquilaban las mujeres. Ambas fueron detenidas el mismo lunes en el sur de la provincia de Córdoba mientras escapaban en un auto y ayer llegaron a Rosario, donde fueron alojadas en la alcaidía de mujeres ubicada en la comisaría 4ª tras ser identificadas en las oficinas de la Policía de Investigaciones.

La audiencia en la que madre e hija serán formalmente acusadas está prevista para las 13.30 en las sala de audiencias Nº 4 de los Tribunales provinciales bajo la garantía de la jueza Raquel Cosgaya. El fiscal Miguel Moreno tendrá a su cargo el rol acusador y familiares de las imputadas realizaban ayer tratativas con abogados penalistas de renombre para que tomaran la defensa, aunque al cierre de esta edición nadie la había formalizado.

En tanto, Sarjanovic fue inhumado ayer a las 10 en el cementerio Parque de la Eternidad de Granadero Baigorria entre muestras de profundo pesar de allegados y familiares, que también utilizaron las redes sociales para expresar sorpresa por el conmocionante hecho.

Comprometidas. Las mujeres ahora apresadas quedaron seriamente comprometidas en el crimen de Sarjanovic, de 44 años, cuya desaparición se denunció el viernes pasado el mediodía cuando su rastro se perdió luego de que saliera de su casa en el barrio San Eduardo (zona oeste de la ciudad) y no llegara a realizar un trámite a un banco que se levanta en Mitre y Santa Fe, donde lo aguardaba un compañero de trabajo que alertó de la situación.

Aunque en la Fiscalía no se avaló públicamente ninguna hipótesis, no se desconocía que la familia de Sarjanovic, a través de su abogado Fausto Yrure, advirtió a LaCapital que la desaparición estaba relacionada con una deuda de dinero que Carolina mantenía con la víctima y que ella recibió para iniciar un emprendimiento textil.

Según se logró reconstruir, el viernes pasado ella le iba a saldar esa deuda con la entrega de 90 mil dólares que había obtenido por la venta de un fideicomiso. Por eso se pactó el encuentro en el banco, para que junto a su compañero de trabajo más tarde Diego pudiera cambiar la moneda extranjera y girar los pesos a terceros a los que habría recurrido para sostener la situación de Carolina.

Al radicarse la denuncia por la desaparición, Carolina fue convocada por los investigadores y suelta de cuerpo reconoció la relación comercial y personal con Diego, al que conoció en MC Catering donde ella trabajó como moza y luego como empleada administrativa. Admitió que ese día debían encontrarse pero que él nunca llegó. Ese mismo día la mujer quedó bajo sospecha y la Policía de Investigaciones (PDI) comenzó a monitorear sus pasos.

Un indicio de la cercanía que tuvieron la víctima y la mujer aquel día es que Carolina fue vista desayunando en un bar ubicado en la esquina de Moreno y Urquiza, a media cuadra del departamento donde Diego apareció muerto y en el que ella supo convivir con su ex pareja según reza la chapa que aún está pegada en el portero eléctrico del edificio.

Vinculación. La vinculación directa de las sospechosas con el crimen es que luego de casi 72 horas Sarjanovic fue hallado sin vida en los primeros minutos del lunes y con 64 heridas de arma blanca en el departamento del 5º piso B de Moreno 511 que alquilaba Saguer y al que la víctima había ingresado por propia voluntad el mismo viernes a la mañana en que desapareció.

De la presencia de ambos en ese lugar (se trata de establecer si hubo otras personas y el rol de la madre) habría como testigos al menos dos vecinos, mientras que ayer se procuraba el registro de las cámaras de videovigilancia de inmuebles de la zona para demostrar las secuencias temporales de ingreso y egreso.

Los roles de ambas mujeres en la mecánica del brutal homicidio recién será develada hoy cuando el fiscal Moreno argumente la acusación. Madre e hija fueron detenidas mientras viajaban en un auto particular rumbo a Mendoza y se fondearon en un campo ubicado a la vera de la ruta nacional 8, a la altura de la localidad cordobesa de Las Vertientes, a 470 kilómetros de Rosario.

Ayer, poco después de las 19, arribaron a Rosario y tras los trámites de rigor en la PDI fueron alojadas en la alcaidía de mujeres, un edificio lindero a la comisaría 4ª ubicada en La Paz 450.

Preguntas. Lo que hasta ahora aparece entre signos de preguntas es cómo una mujer de contextura mediana y delgada como Carolina pudo vulnerar a Sarjanovic, que medía 1,90 metro de alto y era muy robusto. En ese sentido se aguardan estudios toxicológicos complementarios a la autopsia que develarán si fue dopado al recibir 64 puñaladas en distintas partes de su cuerpo, las más letales en la zona del cuello. O si una tercera o cuarta persona estuvo en la escena del crimen.

Lo que casi con seguridad exhibirá el fiscal Moreno es un e mail que Saguer le envió a su propia hermana el sábado, en el cual habría reconocido la autoría del hecho y le advertía que se dirigía a Mendoza para quitarse la vida.

La denuncia sobre la desaparición de ambas mujeres que hizo esa familiar resultó fundamental para desentrañar el caso, donde las transacciones de dinero de dudosa procedencia y una relación sentimental oculta parecen haber marcado la suerte de víctima y victimaria.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS