Policiales

Ladrón esperó dentro de un local al dueño y se hizo abrir la caja fuerte

Un ladrón de unos 25 años ingresó ayer a primera hora a la sandwichería Monreal, de Entre Ríos y San Lorenzo y por medio de un ardid logró llevarse la recaudación del fin de semana. Si bien no precisaron la cifra robada los investigadores del caso señalaron que era importante.

Martes 06 de Agosto de 2019

Un ladrón de unos 25 años ingresó ayer a primera hora a la sandwichería Monreal, de Entre Ríos y San Lorenzo y por medio de un ardid logró llevarse la recaudación del fin de semana. Si bien no precisaron la cifra robada los investigadores del caso señalaron que era importante.

El ladrón solitario llegó ayer a las 8.30 hasta la tradicional sandwichería Monreal, de Entre Ríos y San Lorenzo, tocó a la puerta y preguntó por el encargado. El intruso nombró a la persona que buscaba por su nombre y de esta manera se ganó al confianza de la empleada de limpieza.

Paciencia y nueve milímetros

Puerta de por medio le dijo a la empleada que llevaba un paquete para quien debería estar allí al mando del local. Al abrir la puerta la empleada se encontró con un hombre con casco de moto y bufanda que le apuntó con una pistola calibre 9 milímetros. La metió en el baño y se sentó en un costado de la cocina a esperar a quien sabía la combinación de la caja fuerte. Se trataba de uno de los dueños, que casualmente estaba desayunando en un bar próximo al local.

Cuando el dueño ingresó se encontró con el hombre armado y con el casco puesto "¡No me mires!" le dijo. Le apoyó el arma en la cabeza y lo obligó a abrir la caja fuerte y le indicó que fajo de dinero quería, hasta lograr el total de la recaudación. Por el hecho de llevar casco la víctima supuso que "se fue en una moto".

Luego los dejó encerrados en el baño y huyó con el dinero. Al parecer es la segunda aparición de este mismo hombre en el tradicional local. Uno de los dueños de la sandwichería comento que "la noche del domingo vino el mismo tipo. Yo había cerrado e insistía en que necesitaba una cantidad de sandwiches. Le dije que ya no tenía cocina y se fue. Por las características era el mismo tipo", aseguró.

La sandwichería se encuentra en esa esquina desde hace 58 años y es la primera vez en los últimos cuarenta años que les roban de esta manera. Los titulares del comercio se asombraron por lo arriesgado del asalto. "El tipo nos esperó sentado y nos robó".

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario