Policiales

La poderosa tentación del fin de año

Miércoles 02 de Enero de 2008

Probar suerte en enclaves de placer y en vísperas de Año Nuevo parece una premisa de hampones locales. El año pasado, sin ir más lejos, varios delincuentes llegaron a un burdel de 3 de Febrero 1400 con todas las intenciones de arrancar bien el año. Pero no contaron con que la madama accionaría la alarma intercomunicada con la policía y frustrarían sus sueños.

  Lo que pasó entonces habría servido para una tira de Guillermo Franchella: uno de los delincuentes, al encontrarse sin salida por el sorpresivo avance los uniformados, no dudó en desvestirse, meterse a la cama con una de las chicas y guardar la poderosa 9 milímetros debajo de la almohada para hacerse pasar como cliente.

  El estrafalario caso. igual que el caso narrado en la nota central, ocurrió el 31 de diciembre poco después de las 3, en 3 de Febrero 1486. Dos hombres armados encañonaron a las damas y las obligaron a entrar con el propósito de apoderarse de algo de valor. Hasta que la regente hizo sonar la alarma.

  Al ingresar a una habitación la policía sorprendió a Matías J. R., de 20 años, armado con una pistola automática, quien al parecer tenía amenazada a una mujer que estaba llorando. En otra pieza, los uniformados arrestaron a Oscar A. C., de 20 años quien, perdido por perdido, no dudó en quedarse en paños menores, meterse en la cama con una señorita para hacerse pasar por cliente y escabullir la 9 milímetros bajo la almohada.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario