Policiales

"La muerte de un hijo delante de una madre es muy doloroso", lamentó un amigo del Oso Cejas

Se cumplió un año del asesinato del cocinero que fue baleado en la puerta del Hospital Español para robarle el auto. Su madre todavía lo espera.

Miércoles 22 de Septiembre de 2021

Se cumple un año del fallecimiento de Sebastián "el oso" Cejas, el cocinero que fue baleado en la medianoche del 21 de septiembre de 2020 delante de su madre en la puerta del Hospital Español para robarle el auto en el que esperaban a su padre que saliera de hacerse diálisis. Por ese crimen fueron imputadas cuatro personas, pero sus amigos y familiares desearon tenerlo presente más allá de la Justicia. "Su mamá piensa que el hijo va a entrar a la casa y le va a decir «Negrita»", lamentó Leandro, quien iba a ser su socio en un proyecto gastronómico.

"Ayer hablaba con la madre me contaba que piensa que el hijo va a entrar a la casa y le va a decir «Negrita». Es inevitable ponerse mal porque ella llora siempre, pero nosotros estamos acá para acompañarla", comentó Leandro, aún golpeado por la pérdida del Oso, con quien tenía previsto abrir un negocio de comidas por su cuenta y que hoy lo tiene en Oroño al 5800.

"La petición de justicia ya está, se hizo lo que se pudo hacer pero queremos que la gente lo tenga presente. Era una buena persona. Los amigos lo vamos a recordar feliz, con una sonrisa, como él decía: «El show debe continuar»", señaló a Canal 3 Leandro respecto a la situación judicial de la causa que investiga el asesinato de Cejas, cuyo móvil era el robo del Chevrolet Onix que manejaba mientras esperaba a que su padre saliera de dializarse como habitualmente lo hacía en el Hospital Español.

Leer más: Cayó otro sospechoso del crimen del Oso Cejas y ya son cuatro los detenidos

Sin embargo, esa noche, entre tres y cuatro delincuentes salieron desde el pasaje perpendicular a calle Gaboto y uno de ellos encañonó al Oso y le disparó para llevarse al auto. Toda esa escena en la que el Oso Cejas se desvanecía producto de las heridas de arma de fuego fue presenciada por su madre, quien aún no logra repararse de semejante trauma.

"Fue un caso muy particular porque el fallecimiento de un hijo delante de una madre es algo muy doloroso. Lo más natural sería que los hijos entierren a sus padres y esto fue al revés, esa es la parte que más afectó y quedó marcada en mucha gente", reflexionó Leandro, quien anticipó que con los familiares y el grupo de amigos que tenían en común van a proyectar un mural en La Fluvial, cerca del río, "donde a él le gustaba estar".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario