Policiales

La fiscalía pidió severas condenas a los acusados del asesinato de Beroiz

Reclamó perpetua para cuatro, entre ellos el supuesto sicario y tres presuntos autores del plan criminal. Y quince años a otros cuatro partícipes secundarios. El móvil aparente: desplazar de su cargo a la víctima.  

Martes 24 de Mayo de 2011

El fiscal Aníbal Vescovo formuló los pedidos de condena a los ocho procesados por el asesinato del sindicalista Abel Beroiz. Para cuatro de los acusados solicitó la pena máxima, es decir prisión perpetua, por considerarlos autores o partícipes necesarios de los delitos de homicidio calificado por promesa remuneratoria, el uso de arma de fuego y la participación de un menor de edad. A su vez, para tres de los imputados demandó una pena de 15 años de prisión como partícipes secundarios de homicidio calificado por promesa remuneratoria, el uso de arma de fuego y la participación de un menor de edad.

En su dictamen ante el juez Carlos Carbone, que debe dictar sentencia, el fiscal Vescovo requirió prisión perpetua para Raúl Oscar Flores -quien confesó ser el autor material del crimen- bajo la acusación de ser autor de homicidio calificado por promesa remuneratoria, el uso de arma de fuego y la participación de un menor de edad. La misma pena demandó para Juan Carlos Dell'Archiprete, Alejandro Jo sé Lazaro y Julio César Gerez como partícipes necesarios del mismo delito.

Los secundarios. A su vez, solicitó una pena de 15 años de prisión para Hugo Ricardo Bustos, Leonardo Héctor Flores y Marisa Inés Zingales como partícipes secundarios bajo la misma figura penal. En tanto, para Natalia Analía del Percio reclamó seis años de cárcel por encubrimiento por receptación dolosa agravada.

Para fundamentar la decisión de solicitar la pena máxima para Flores, Vescovo valoró que éste admitió ser el autor del hecho con la complicidad de Juan S. un menor de edad. "La actividad homicida (de Flores) quedó demostrada con el secuestro de un cuchillo grande, un trozo de plomo deformado y de una agenda con una fotografía de Beroiz en la escena del crimen", sostuvo el funcionario judicial. Vescovo considera "acreditada la vinculación de Flores con quienes encomendaron el hecho, a cambio de dinero".

Gerez, Dell' Archiprete, Lazaro y Zingales, según el fiscal, planificaron el crimen, proveyeron las armas y el celular. Finalmente dieron el dinero al autor del hecho. "Esto quedó certificado en el entrecruzamiento telefónico", explicó. También quedó demostrada la vinculación entre Dell' Archiprete, Lazaro y Gerez. Los dos primeros, en su cáracter de miembros del Sindicato de Camioneros, le derivaban a Gerez reclamos provenientes "de relaciones laborales y -quizás de otro tenor también- sin contar con la autorización del gremio".

El motivo. Para Vescovo, uno de los móviles del asesinado hay que buscarlos en la intención de Beroiz -era el secretario general del sindicato de Camioneros de la provincia de Santa Fe- de "frenar estas irregularidades desplazando a Dell' Archiprette del cargo de secretario general de la seccional Casilda del sindicato". También, el gremialista asesinado había advertido anomalías en la seccional de San Lorenzo, donde Lazaro cumplía funciones gremiales.

Entonces, el fiscal concluyó que, con la muerte de Beroiz, quedaba abierta la posibilidad para que asumiera Raúl Luna, secretario adjunto del gremio.

Este dirigente había armado una lista opositora a la conducción de Beroiz para las elecciones que se harían en el sindicato con participación de Dell'Archiprete y Lazaro. A su vez, Flores y Gerez se conocieron cuando el acusado de autor material del crimen tuvo un accidente en su actividad laboral en el puerto y Gerez hizo gestiones en la ART.

Con relación a la participación de Hugo Ricardo Bustos (tío de Flores) está acreditado que, en su casa del pasaje Quintana al 200 bis, "se reunían Flores, Juan S. y la madre del adolescente, Marisa Zingales, para planificar el homicidio" de Beroiz. También está involucrado porque aportó el cuchillo con el que Juan S. apuñaló al sindicalista.

A su vez, sostuvo que en la vivienda de Leonardo Héctor Flores, de Garibaldi 59, se reunieron Raúl Flores, el menor y la madre para ultimar detalles del crimen. "Después del hecho, los autores del asesinado fueron a buscar refugio en esa casa", explicó. También en esa propiedad se pagó la suma de dinero convenida al implicado en el homicidio.

Para Vescovo, Zingales no sólo participó en los cónclaves que se concretaron en las viviendas de Flores y de Bustos sino que aceptó que su hijo participara en el crimen porque "le interesaba el dinero". En tanto, Natalia Del Percio, la ex pareja de Flores, quedó involucrada a raíz de que recibió -unos doce mil pesos-. Quien se lo entregó fue Flores, un día después del homicidio.

El planteo

El dictamen acusatorio del fiscal del caso Beroiz es del 25 de febrero pasado. No había trascendido.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario