Policiales

La fiscal confirmó que el chico asesinado en Ludueña "custodiaba un búnker"

Lorena Fabbro afirmó que el niño Rolando Mansilla estaba en el techo de una casa que tenía todas su aberturas soldadas. Junto al cuerpo había un colchón y un brasero.

Viernes 12 de Junio de 2015

 La fiscal Marisol Fabbro, quien investiga el asesinato del niño Rolando Mansilla, ocurrido anoche en Maganallanes al 354 bis, afirmó que de acuerdo a los indicios recolectados hasta el momento la víctima "sería un soldadito que custodiaba un lugar dedicado a la venta de drogas".

En declaraciones al programa "El primero de la mañana" de La Ocho, la funcionaria sostuvo que el asesinato se produjo alrededor de las 22 de anoche en una vivienda ubicada en Magallanes entre Einstein y Ghandi.

La fiscal precisó que al arribar al lugar del hecho, el chico de 12 años ya estaba muerto y el cuerpo estaba en el techo de la propiedad. "Por las características particulares de la vivienda y del lugar donde fue hallado el cadáver, se presume que podría tratarse de un búnker que funciona en el lugar", agregó.

Fabbro sostuvo que la casa en cuestión "se encontraba con todas sus ventanas y puerta de accesos soldadas. Además junto al cuerpo del niño también se encontró un colchón y un brasero. El chico estaba ahí, como se denomina en la jerga, como un soldadito. Estaba custodiando el lugar".

La fiscal dijo que en el transcurso de la mañana se dará intervención a la Justicia Federal. "No encontramos drogas en el lugar, pero los vecinos dicen que allí funcionaba un búnker que en otra oportunidad fue derrumbado y que hace poco lo volvieron a reconstruir".

"Los vecinos manifestaron sentir mucho temor a represalias. Me dijeron que ya han sufrido represalias anteriormente y por eso no me pudieron dar anoche mucha información. De todas maneras, esta es una investigación a largo plazo", agregó.

 "Lo único que sabemos es que el chico fue baleado a corta distancia, probablemente desde la vereda de la misma vivienda, por la mecánica de los disparos y los impactos en el cuerpo. Se secuestraron dos vainas calibre 9 milímetros, pero los vecinos hablaron de más de ocho impactos. Hay varias marcas en una puerta de chapa que sería como de un garaje", añadió.

Fabbro dijo que tanto el chico fallecido como su familia eran oriundos de Chaco. "El padre dijo que ignoraba todas estas circunstancias. Contó que su hijo vivía con una tía materna que se le escapaba mucho, pero que no sabían que se dedicaba a esto. Es más, viven en otro barrio. Los vecinos dicen que no son de ese sector las personas que suelen ver en esa vivienda".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS