Policiales

La filmación de un auto permitió aclarar más de 20 robos a negocios

Había un patrón: actuaban tres personas armadas y golpeaban farmacias y ópticas del centro. Los ladrones no tenían prontuario pero una cámara captó el viejo Fiat 147 en el que huian. Y cayeron.

Domingo 02 de Mayo de 2010

La sucesión de robos exitosos los volvió descuidados. Y eso facilitó que la policía desbaratara ayer una gavilla que cometió entre 20 y 30 robos a mano armada en comercios de la zona céntrica, especialmente farmacias y ópticas, en los últimos meses. Los ladrones se movían en dos autos que tenían una coincidencia: sobre el capó ambos llevaban una calco con la imagen pagana de San La Muerte (ver aparte). El atraco que marcó la ruina del grupo fue el último. Ocurrió el jueves en un comercio de San Lorenzo al 1400 donde una cámara de seguridad registró sus rostros y su modus operandi. Eran dos hombres y una mujer sin prontuario abierto.

Pero lo crucial para el esclarecimiento fue que la videocámara capturó el auto en el que se iban: un viejo Fiat 147 de un azul cansado por el paso del tiempo. No abundan vehículos así y la policía logró establecer dónde había uno de ese tipo y quién lo tenía.

Ayer por la mañana efectivos de la comisaría 2ª y la Inspección 1ª Zona realizaron un allanamiento en una casa del barrio Mangrullo, en la zona sudeste. Allí detuvieron a un hombre de 29 años y su mujer de 31, que residen con sus hijas de 3 y 7 años. El tercer integrante también vive en el barrio y fue capturado por efectivos del Cuerpo Guardia de Infantería cuando trataba de huir. En la casa se secuestraron tres autos: dos eran los utilizados en los atracos y uno fue comprado con dinero de los robos.

También se decomisaron dos escopetas, una recortada calibre 16 y otra calibre 14; dos réplicas de armas de puño, un revólver y una pistola y precintos plásticos.

Lo más llamativo eran elementos distintivos de los robos: cajas registradoras y de seguridad, cinco mil pesos en efectivo y una caja con tres kilos en monedas de hasta un peso. Se incautaron además dos pantallas LCD de 32 pulgadas, notebooks y un monitor plano de computadora. La policía encontró lentes de contactos, medicamentos, un nebulizador, tensiometros y paños con variada bijuterí.

En vivo y en color. La imagen, clara y nítida, los retrató para su desgracia. El jueves a la tarde entraron a robar en un comercio de venta de purificadores de agua de San Lorenzo al 1400. Eran dos hombres y una mujer con lentes oscuros que, con sus armas de puño, redujeron a empleados y clientes, los maniataron con precintos plásticos y los encerraron. Entre los objetos, que se llevaron había una pantalla plana de 32 pulgadas y efectivo. Huyeron en un Fiat 147 azul. Hasta el auto quedó grabado en las cámaras de seguridad.

Hasta ese momento para los pesquisas de las comisarías 1ª, 2ª y 3ª —que cubren el centro— la que cometió más de veinte atracos calcados en los últimos dos meses era una banda fantasma. Todos los hechos eran entre las 16.30 y las 19.30. Las víctimas contaban idénticos detalles de los golpes, pero cuando iban a reconocer sospechosos en los álbumes de fotos no daban con nadie.

“Al menos con los nombres que dieron los detenidos no tienen antecedentes. Eso quiere decir que no había ni ficha ni fotos con qué trabajar. Contábamos con la descripción de un Renault 21 bordó, de un Fiat 147 azul y poco más. Con eso se empezó a investigar”, explicó una fuente consultada.

Pero el golpe del jueves hundió la suerte de la banda. “Efectivos de la seccional 2ª, a cargo del comisaría Ernesto Dagostino, ubicaron el 147 azul en el barrio Mangrullo. Bien temprano a la mañana se allanó con órdenes de la jueza Roxana Bernardelli. La zona es complicada porque es muy difícil pasar desapercibido”, comentó el vocero.

Casa allanada. Efectivos de Infantería rodearon una casa de material con tapial perimetral, en Messina al 5100, a cien metros del río. Al ingresar sorprendieron a la pareja que vivía en el lugar, junto a sus pequeñas hijas. De esa misma vivienda, huyó saltando un tapial, un muchacho joven que fue detenido por la Infantería dentro de una casa lindera.

En el patio de la casa una imagen de San la Muerte detrás de la puerta. Dentro de la casa había al menos otras tres estatuillas más de la imagen pagana con ofrendas y además un póster en el comedor.

os voceros indicaron que ese domicilio fue alquilado hace poco más de un año. Algunos pesquisas recordaban que esa casa fue allanada sobre finales de 2009 y se secuestraron un número no determinado de DNI y armas.

Los tres señalados. Los detenidos fueron identificados como Héctor G., de 29 años, y su pareja, Andrea P., de 31. Ellos vivían con sus dos hijas. El tercer detenido es Mario A., de 19 años, quien vive a unos pocos metros de la casa allanada.

Para los pesquisas estas tres personas integraban la gavilla que sembró de inseguridad las tardes en los negocios del centro. En su haber tienen no menos de diez farmacias, una óptica ubicada en San Juan y Presidente Roca y el comercio de San Lorenzo al 1400.

Los voceros también indicaron que en los autos secuestrados se hallaron anotaciones manuscritas con direcciones de varios spa de Rosario y del Cordón Industrial.

San La Muerte

Los autos de los detenidos tenían grandes dibujos de San La Muerte, figura de culto pagano venerada en la región que correspondió al dominio de los indios guaraníes. Sus seguidores profesan la creencia de que el santo elige a sus devotos y no a la inversa y que es un poderoso escudo contra el mal. En la casa allanada había tres imágenes del santo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS