Policiales

La defensa de Tognoli pidió que "no haya un linchamiento judicial"

Ayer se realizaron los alegatos de los abogados, quienes cuestionaron las acusaciones, las pruebas y al testigo de identidad protegida. Andrés Rabinovich pidió la absolución para el ex jefe de policía.  

Martes 20 de Octubre de 2015

"Cuando no hay pruebas en un debate oral, a la fiscalía no le queda otra que leer el requerimiento de elevación a juicio. Eso pasó aquí. El fiscal sólo se dedicó a ordenar la acusación que nos trajo hasta esta instancia. Eso es penoso. Porque ninguno de los más de 50 testigos aportaron nuevos elementos. Y esto no es un ataque al fiscal. Me pongo en su lugar y destaco su trabajo para sostener una acusación que no tiene fundamentos". Así empezó ayer a la tarde su alegato el abogado Andrés Rabinovich, defensor del ex jefe de la policía provincial Hugo Tognoli, para quien pidió la absolución de los cargos que le imputan. La semana pasada el fiscal federal Martín Suárez Faisal había pedido 8 años de prisión para el ex titular de la ex Drogas Peligrosas por coacción agravada en perjuicio de Norma Castaño y el encubrimiento agravado del tráfico de drogas que realizaba Daniel "El Tuerto" Mendoza.

En un alegato de más de 40 minutos, Rabinovich dijo que el delito de coacción que le imputan a su cliente "se cayó en el momento en que Norma Castaño dijo que no tenía miedo ni le preocupaba el video en el cual la filmaron frente a su casa recibiendo a Mendoza". Y recordó que la mujer, titular de la Asociación Madres Solidarias, "tiene una metodología reiterada de denuncias contra la ex Drogas Peligrosas desde 2003, cuando ya el ministro de Gobierno de Carlos Reutemann (por Carlos Carranza) la retó en una nota del diario La Nación por hacer denuncias sin pruebas". Al respecto enfatizó que "sólo esta causa llegó a juicio porque fue empujada por el poder político y judicial".

Responsabilidad. "Es la primera vez que se juzga a un jefe de policía, que pasó 19 años de su carrera en una oficina y que, cuando Santa Fe empezó a ser centro de atracción nacional por el narcotráfico y algunos medios la quisieron comparar con Medellín, lo llevaron a la Dirección de Control y Prevención de Adicciones (DGPCA) por su carrera intachable", recordó Rabinovich. Y remarcó que "el narcotráfico no es exclusivo de esta provincia; en Buenos Aires está verdaderamente cartelizado".

El defensor sostuvo que "este fallo marcará un antes y un después en la Justicia y por eso no queremos un linchamiento judicial". Recordó que Tognoli lleva casi tres años detenido por la causa que se instruyó en los Tribunales federales de Rosario por el supuesto encubrimiento a narcos del sur santafesino, causa en la que "el juez Carlos Vera Barros le dictó la falta de mérito y la procuradora general de la Nación, ante la negativa de apelar de la fiscal Liliana Bettiolo, ordenó al fiscal general Claudio Palacín que se la reemplace". Por eso, dijo el abogado, "esta causa es muy importante porque si Tognoli es absuelto, en tres meses debería recuperar la libertad y eso sería un fracaso para quienes tienen la responsabilidad política de haber empujado esta causa".

"Esto parece un circo romano", siguió Rabinovich. "Si un político es acusado la gente lo juzga y dice que es un ladrón; si un policía es sospechado la sociedad dice que es un corrupto; si un empresario es juzgado enseguida dirán que es culpable. No podemos hacer Justicia contaminados por esas estigmatizaciones, no podemos hacer lo que nos pide la gente. En un juicio por jurados aquí todos hubiesen sido condenados por la presión política y de los medios. Confío que este Tribunal esté lo más lejos posible de esa contaminación".

Cadena. Para refutar la acusación por encubrimiento, Rabinovich enfocó en la cadena de mandos de la fuerza policial. "Se quiso hacer creer que la ex Drogas Peligrosas eran sólo Tognoli, (José Luis) Baella y (Mauricio) Otaduy". Y exhibiendo un afiche con un detalle del organigrama de la DGPCA mostró qué lejos estaba Baella del director de la repartición. "En Drogas había 1.200 investigaciones por año y acá se pide que el director, que es un cargo político, sepa de cada una cuando su tarea es coordinar todas las áreas. La cadena de mandos se corta mucho más abajo".

También desestimó la estrecha relación de Tognoli con Baella. "Cuando Tognoli llegó a Drogas, Baella ya estaba y lo trasladó a Rafaela, luego al departamento San Martín y finalmente a la Patrulla de Caminos. ¿Qué premiaciones le dio? Todo lo contrario, lo degradaba. Y si se quiere armar un equipo para delinquir tengo que tener cerca de mí a aquellas personas en las que confío", graficó.

En ese momento, y al igual que los otros defensores, el abogado puso en jaque lo dicho por el testigo de identidad reservada. "Cuando dijo haber escuchado que la plata que se recaudaba por la venta de drogas iba a la corona, y que esa corona era Tognoli, cabe preguntarse hasta dónde llega la cadena de mandos: ¿la corona no puede ser el secretario de Seguridad o el gobernador de la provincia?". Ese mismo testigo, agregó Rabinovich, "tuvo miedo de responder preguntas de las defensas y mintió descaradamente al afirmar que era un cadete que trasladaba la droga y que conoció a Mendoza en la calle. Me pregunto: ¿Mendoza salió a buscar a la calle a un hombre para que transportara 30 kilos de cocaína y 300 de marihuana por semana como aquí se dijo? Es absurdo".

Absoluciones. Por su parte, el abogado Claudio Torres del Sel pidió la absolución de Baella tras poner en duda la veracidad de los testimonios del personal de Asuntos Internos que dijeron ver a Mendoza a un vehículo de la ex Drogas Peligrosas conducido por el comisario. También desestimó al testigo protegido y puso en duda la estrecha relación entre su cliente y Tognoli. Y sobre la coacción a Castaño sólo ordenó filmar el video que un día después fue elevado a la Justicia, lo que hubiese sido imposible de querer ser usado para "apretar" a la mujer.

A su turno, Néstor Oroño dijo que su defendido, el sargento Mauricio Otaduy, sólo cumplió una orden al filmar a Castaño y fue el único de los defensores que habló de un contexto en el cual "el tema del narcotráfico tiene una presencia social que pretende sancionar más allá del derecho. Prendió con fuerza en sectores de la Justicia el derecho penal del enemigo, la premisa de castigar a cualquier costo a quien es catalogado como no ciudadano o enemigo". En ese sentido pidió un irrestricto respeto a la legalidad, al debido proceso y al estado de inocencia para solicitar la absolución de su cliente ya que "todas las pruebas indican que no hay delito de coacción".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS