POLICIALES

La Corte ordenó revisar la condena por homicidio culposo a un policía en el caso Jonatan Herrera

Según entiende el máximo tribunal, el hecho perpetrado en 2015 no puede ser condenado como homicidio culposo y ordenó cambiar la figura penal.

Viernes 26 de Marzo de 2021

La Corte Suprema provincial ordenó revisar la condena al policía Ramiro Rosales por el asesinato de Jonatan Herrera. El policía fue sentenciado en juicio oral a seis años y medio de prisión por homicidio culposo, figura que la Cámara Penal confirmó por mayoría. Ese fallo fue recurrido por la querella ante el máximo tribunal santafesino que no convalidó la figura de homicidio culposo y ordenó que vuelva a la Cámara para emitir un nuevo fallo.

Según entiende el máximo tribunal, el crimen perpetrado en 2015 no puede ser condenado bajo el homicidio culposo y, por tal motivo, ordenó que la sentencia regresa a la Cámara de Apelaciones en lo Penal sobre la condena del agente Rosales, que está sindicado como el responsable de disparar el proyectil que terminó provocando la muerte del joven.

Herrera Tenía 23 años y se encontraba lavando su auto en Ayacucho y pasaje Villar fue asesinado por agentes de la Policía de Acción Táctica y el Comando en un hecho que llegó a juicio en 2017. En ese proceso judicial fueron condenados tres policías de la PAT por homicidio culposo.

Según el fallo de los jueces Juan Carlos Curto, Rodolfo Zvala y Juan José Alarcón, el crimen del joven alcanzado por disparos policiales en un presunto tiroteo con un ladrón, fue producto de un "imprudente y nada profesional" procedimiento que tuvo su máxima expresión en la imposibilidad de preservar las pruebas de lo ocurrido.

Al punto tal que uno de los magistrados se pregunta si la escena, más que "contaminada", no estuvo "armada". Sin embargo, para el tribunal no se demostró que hayan tenido intención de matarlo. Ahora la Corte Suprema revoca de manera parcial esa sentencia y ordena que vuelva a la Cámara para que se revise otra vez bajo la figura de homicidio doloso.

"Habiéndose individualizado a Rosarles como autor de uno de los disparos mortales por recuperarse un proyectil de su arma en el cuerpo de la víctima, y alegándose que su conducta habría sido dolosa -no culposa-, estimo que las particularidades circunstancias del caso ameritan adentrarse a la consideración de la causa, a fin de agotar el análisis de los supuestos en que, como el presente, se invoca a la responsabilidad de agencias estatales", reza uno de los pasajes del fallo emitido por la Corte Suprema provincial.

Leer más: El crimen de Jonatan Herrera fue por un "imprudente procedimiento" policial

Rosales fue el policía que obtuvo la pena más alta entre los cinco que en 2017 llegaron a juicio oral y público por el crimen del joven de 23 años, quien quedó indefenso ante una lluvia de balas policiales el 4 de enero de 2015. Las pericias acreditaron que el arma de Rosales disparó uno de los dos balazos letales que alcanzaron al muchacho: el que le afectó la arteria hipogástrica. No se descubrió quién fue el autor de otro balazo mortal que lo hirió en la cabeza.

El agente, que recién ingresaba a la PAT tras recibir una breve instrucción, fue condenado a 6 años y medio de prisión como autor de un homicidio culposo, es decir, cometido sin intención directa de matar a Jonatan aunque de manera negligente y temeraria. La pena fue confirmada el mismo año por la Cámara Penal pero la condena aún no se encuentra firme.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario