POLICIALES

La Cámara Penal revisará la absolución de un cabo de Prefectura que mató a un chico de 16 años

El juicio oral se realizó en 2020 y el tribunal consideró que el imputado actuó en legítima defensa ante un robo.

Jueves 04 de Febrero de 2021

Los abogados querellantes por parte de la madre de Maximiliano Zamudio, un joven de 16 años asesinado por un cabo de la Prefectura Naval en mayo de 2015, presentaron este jueves la apelación al fallo absolutorio del juicio oral que se realizó en 2020. Los camaristas Javier Beltramone, Carina Lurati y Carolina Hernández deberán decidir en los próximos 15 días si confirman o revocan la sentencia. La causa había llegado a juicio después de ser archivada dos veces y concluyó con el imputado absuelto del delito de homicidio agravado.

La fiscal de Violencia Institucional Karina Bartocci había pedido 20 años de prisión para Ariel Condori Apaza, cabo de Prefectura, por homicidio agravado. Durante el juicio oral y público realizado en agosto de 2020 explicó que en la noche del 27 de mayo de 2015 Condori Apaza entró en su Ford Falcon al pasillo de Patricias Argentinas al 4300, dialogó con Maximiliano unos segundos y luego efectuó un primer disparo desde adentro del auto. Después, según el relato de la fiscal, el prefecto bajó del auto y gatilló dos veces más. Dos de esos disparos alcanzaron a Maximiliano y uno de ellos, a la cabeza, le provocó la muerte.

Durante el juicio se analizaron relatos de testigos y las pericias realizadas durante la investigación. El tribunal conformado por Valeria Pedrana, Paula Álvarez y Héctor Núñez Cartelle absolvió a Condori Apaza y dijo que la muerte de Zamudio fue provocada "en uso comprobado de la legítima defensa".

>>Leer más: Pidieron 30 años de prisión para el acusado de un crimen

El prefecto había sostenido desde un principio que aquella noche Maximiliano y otro chico lo quisieron asaltar cuando él estaba en el auto esperando a una amiga que vivía por esa zona. Según su relato de los hechos el chico había usado una culata de rifle de aire comprimido para intimidarlo. Y aunque no era un elemento apto para el disparo se consideró que por el contexto el cabo de Prefectura pudo confundirla con un arma.

“Creemos que se encuentra plena y contundentemente solventada la sólida y coherente exposición que ofreciera Condori dentro del debate”, consideraron los jueces al momento de la absolución. "La Fiscalía impulsó una acusación con endebles argumentos”, sostuvieron y afirmaron que “el encartado no fue quien provocó la agresión” y que la respuesta de Condori no fue "desmedida ni excesiva".

La fiscal Bartocci decidió no apelar el fallo, por lo cual pedido de revisión de la sentencia fue presentado solo por la querella que representa a la madre de la víctima. "El hecho de haber llegado solos al final fue el cierre del círculo. La familia empezó sola y terminó sola. Lo de la Fiscalía nos debilita mucho las posibilidades de revertir el fallo, no se da a menudo que la Fiscalía no apele los fallos adversos", sostuvo el abogado Guillermo Campana.

>>Leer más: Absolvieron al agente de Prefectura que mató a Maximiliano Zamudio

Sobre la audiencia de este jueves sostuvo: "Hay dos cuestiones claves sobre el fallo. Por un lado niegan la evidencia. En el lugar había tres vainas, dos afuera y una adentro del auto, y el tribunal habla como si solo hubo dos disparos. El otro punto es que no se analizó la condición de prefecto de Condori Apaza y toda la normativa nacional e internacional que regula el uso de la fuerza, más allá de que no haya estado en funciones". Para el abogado hubo, como mínimo, un exceso de la legítima defensa: "El segundo disparo, que le pega en la cabeza, era absolutamente innecesario, con el primer disparo lo incapacitó totalmente".

El recorrido de la causa

El 27 de mayo de 2015, cerca de las once de la noche, el Comando Radioeléctrico fue notificado por el 911 por un presunto tiroteo entre dos grupos en la zona de Patricias Argentinas al 4300. Aunque al llegar la policía se encontró con otro contexto: un grupo de vecinos del barrio se había abalanzado sobre un hombre al cual acusaban de haber matado a un chico. A ese chico, Maximiliano Zamudio, de 16 años, ya lo habían llevado al Hospital Roque Sáenz Peña donde llegó sin vida. Una vez arribada la policía al lugar el atacante se identificó como Ariel Condori Apaza, cabo de Prefectura.

El hombre dijo que había llegado al pasillo de Patricias Argentinas en compañía de una amiga para buscar un equipo de música en la casa de ella. Él se quedó solo en el auto, esperándola, cuando dos chicos lo quisieron asaltar. "Quemalo, quemalo", le dijo uno de los chicos a otro según el relato de Condori Apaza. En ese contexto, dijo, fue que se defendió efectuando dos disparos con su arma, una Smith & Wesson calibre 40, que no era su reglamentaria aunque tenía todos sus papeles. En la comisaría 11º a Condori Apaza se le secuestró esa arma y un cartucho con diez municiones que llevaba en el bolsillo.

Los familiares de Zamudio, algunos de ellos testigos del hecho, dijeron que no se trató de un robo. Insistieron en que el prefecto entró al pasillo, llamó a Maximiliano que estaba ahí y después de un diálogo breve el hombre le disparó. El primer fiscal que intervino en la causa, Miguel Moreno, archivó la investigación al considerar que el relato de esos testigos no era consistente. Para entonces la familia de Maximiliano se había unido a la Multisectorial Contra la Violencia Institucional, mediante la cual insistieron en el desarchivo de la causa. Después de lograrlo el legajo quedó a cargo del fiscal Rafael Coria, quien luego de jurar como juez volvió a archivarla. En marzo de 2018 nuevamente se desarchivó, y al tiempo Condori Apaza fue imputado por homicidio agravado por la fiscal Karina Bartocci, por entonces en Violencia Institucional.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS