Policiales

Juzgan desde ayer a dos policías acusados de asaltar a remisero trucho

Diez años de prisión pidieron ayer para un cabo y un suboficial que comenzaron a ser juzgados por el robo a un remisero trucho ocurrido en 2014 en el parque Garay de la capital provincial.

Viernes 08 de Febrero de 2019

Diez años de prisión pidieron ayer para un cabo y un suboficial que comenzaron a ser juzgados por el robo a un remisero trucho ocurrido en 2014 en el parque Garay de la capital provincial. Diego Mareco, de 31 años, y Jesús Oliva, de 34, llegaron al juicio oral en libertad y sus defensores pregonaron su inocencia.

El debate ante la juez penal Susana Luna comenzó con los alegatos de apertura de los fiscales Ezequiel Hernández y Milagros Parodi, y de los defensores Claudio Torres Del (Oliva) y Horacio Paulazzo (Mareco). Ambos están en disponibilidad desde su detención en 2014, imputados de "robo calificado por el uso de armas y por ser policías en concurso ideal con privación ilegítima de la libertad y amenazas coaccionantes".

Ayer declaró como principal testigo la víctima, Juan José B. Si bien había sido citado hace un mes no se no se presentó en el juicio, por lo que la jueza ordenó que lo fueran a buscar.

Versión de la víctima

Una hora y media después la víctima ingresó a la sala y contó que cerca de las 21 del 4 de agosto de 2014 circulaba por Padre Catena y Presidente Perón cuando fue interceptado por el móvil policial 5.897 en el que iban dos agentes. Los policías le ordenaron detenerse para requisar su auto, un Renault 12 rojo modelo 1989. Dijo que le secuestraron un revólver calibre 22 que tenía por miedo a sufrir robos y luego contó que uno de los policías subió en el asiento trasero de su auto y a punta de pistola lo obligó a seguir al patrullero hasta el parque Garay.

Al llegar al parque, los policías lo golpearon y le robaron el dinero que tenía, que preveía destinar a la cuota alimentaria de sus hijas. También le sustrajeron un matafuego, herramientas y hasta el estéreo del auto. "Siempre me amenazaban con que me iban a matar. Te vamos a matar, guacho", recordó que le decían.

Luego del testimonio los fiscales le exhibieron a la víctima dos filmaciones del Centro de Monitoreo municipal que permitieron reforzar el relato del remisero y la hipótesis de la Fiscalía.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario