Policiales

Juicio oral al acusado de matar de un piedrazo a un conductor en acceso sur

Tiene 21 años. Le imputan el robo y crimen de un automovilista en enero de 2011. Lo juzgan porque no aceptó un proceso abreviado en el cual otro imputado recibió 14 años de pena.

Martes 24 de Abril de 2012

Uno de los acusados de provocar la muerte de un automovilista al arrojarle un adoquín sobre el parabrisas en el acceso Sur y Uriburu en enero de 2010 será juzgado, en un proceso oral y público, el mes próximo. Nahuel David Santamaría, actualmente de 21 años, se sentará en el banquillo como coautor del delito de robo calificado y del homicidio de Claudio Omar Frutos, un hombre de 37 años que regresaba a La Plata luego de pasar unas vacaciones con su familia en una localidad santafesina. Frutos sufrió un estallido de cráneo y murió el 9 de febrero de ese año tras agonizar diez días.

Por este crimen, en abril del año pasado fue condenado a 14 años de prisión en un juicio abreviado Rodrigo Nicolás Olguín, quien admitió su participación en el ataque. Pero Santamaría, procesado como su cómplice, no aceptó el acuerdo y por eso su conducta penal se ventilará en un juicio oral.

Si bien la fecha no está acordada, las audiencias están previstas para la segunda quincena de mayo. El tribunal pluripersonal será presidido por la jueza de sentencia María Isabel Mas Varela, secundada por su par Georgina Depetris, a cargo del juzgado Correccional Nº 1, y el juez de instrucción de Villa Constitución, Rubén Osvaldo Bissio.

De viaje. Claudio Frutos trabajaba en una fábrica de dulces de La Plata. A las 5.30 del domingo 31 de enero de 2010 conducía un Chevrolet Corsa verde por el acceso Sur en dirección de la autopista Rosario-Buenos Aires. Viajaba con su esposa Nora Villarroel, de 34 años, el hijo de la pareja, de 11, y una hermana de la mujer, de 30 años.

La familia había pasado unos días de vacaciones en San Carlos Centro, donde viven algunos parientes. Esa madrugada regresaban a la capital bonaerense cuando desde un costado del acceso sur, a la altura de Uriburu, alguien les arrojó un adoquín que impactó en la parte superior izquierda del parabrisas.

Frutos perdió el control del vehículo que fue a dar contra un guardarrail. En ese momento, tres jóvenes se acercaron y, a punta de cuchillos, se apoderaron de documentos, unos 500 pesos y celulares.

El automovilista sufrió un estallido de cráneo y murió diez después en el Hospital de Emergencias. En la escena del crimen la policía encontró un adoquín de unos 30 por 20 centímetros.

Oscuro. "Eran como las 5.30 y todavía estaba oscuro. Claudio iba manejando por Circunvalación (acceso Sur), a unos 80 kilómetros por hora y por el carril rápido. Yo estaba al lado y atrás iban mi hijo y mi hermana. En un momento vi a un muchacho parado junto a la ruta con algo en las manos, pero no pensé que era una piedra", relató en su momento Nora Villarruel, la esposa de Frutos.

"Cuando el tipo levantó las manos le grité a Claudio: «cuidado». Pero la piedra reventó el parabrisas, le partió la cabeza a mi esposo y terminó destrozando la luneta", recordó. Inconsciente, Frutos perdió el control del auto y comenzó la segunda parte de la tragedia.

"El que tiró la piedra me abrió la puerta, me amenazó con un cuchillo y me sacó la cartera con los documentos, los papeles del auto y un celular mientras mi marido se desangraba en el asiento y mi hijo lloraba con desesperación. Y otros dos muchachos que no sé de dónde aparecieron, amenazaron a mi hermana y le robaron todo lo que tenía", recordó Nora.

Con tarjetas. Pocos días después, Santamaría y Olguín fueron detenidos junto con un tercer muchacho que luego fue sobreseído por el juez de Instrucción Hernán Postma.

Uno de los indicios surgieron en el allanamiento en la casa de Santamaría, en Spiro al 500 bis, a menos de cien metros del lugar del hecho. Los policías encontraron una tarjeta del hotel Sitia de Mar del Plata, donde la familia Frutos había estado entre el 10 y 17 de enero. Frutos guardaba esa tarjeta en su billetera, que estaba dentro de un bolso de mano robado por los ladrones.

También hallaron dos tickets de compras realizadas con una tarjeta de débito de Frutos. Uno correspondía a una carga de combustible del 19 de enero en un surtidor de una estación de servicios de la ciudad bonaerense de Zárate.

Segura. Pero la prueba más firme contra Olguín fue el reconocimiento de las víctimas. La mujer y la hermana relataron que los ladrones eran tres. Uno de "pelo rubio y corto" que arrojó la piedra, otro de "pelo negro que pedía los celulares con una navaja" y un tercero "de pelo negro, delgado, cutis blanco, de unos 18 a 21 años, que decía que le dieran los celulares o nos pegaba un tiro". Como este último fue señalado Olguín.

"Este es el que viene corriendo y me saca el celular del bolsillo. Estoy segura. Tenía supuestamente una pistola y amenazó con matarnos a todos", señaló Nora.

Un año atrás el juez de Sentencia Julio García convalidó el juicio abreviado en el que la defensa y la fiscalía pactaron una condena de 14 años para Olguín. En cuanto al futuro de Santamaría, será dirimido en juicio oral.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario