POLICIALES

Investigan los motivos por los que un ex comisario hostigaba desde Twitter

El domicilio de Claudio Lentini, condenado por coimear a un camionero en 2011, fue allanado tras detectarse que estaba detrás de cuentas falsas con las cuales se dedicaba a escrachar y amedrentar a personas públicas

Martes 29 de Septiembre de 2020

“¿Querés saber de alguien? Informes ya!!! Todo lo que querés saber sobre una persona en un solo click, absoluta reserva y confidencialidad. Mail inrosper@hotmail.com.ar”. Un toco de volantes blancos con esa inscripción, publicitando una suerte de agencia de inteligencia privada, fue secuestrado en un allanamiento en la casa del ex comisario Claudio Rubén Lentini. El ex policía de 61 años, célebre por haber coimeado a un transportista para devolverle un camión que le habían robado, quedó en el centro de una investigación por la creación y manejo de cuentas falsas de Twitter como @rosarioinsegura y @VeniQueTeAtiendo con las cuales se dedicaba escrachar y hostigar a periodistas y funcionarios judiciales y policiales.

Además de esos curiosos volantes en el allanamiento realizado el viernes pasado se secuestraron seis teléfonos que podrán ayudar a develar el porqué de esa actitud. En tal sentido fuentes allegadas a la investigación se paraban ayer ante un abanico de hipótesis que iban desde un mero hobby impulsado por el resentimiento hasta la idea de crear un troll center. ¿Alguien le pagaba para que escrachara a otros? ¿Lo hacía por diversión o por algún problema psiquiátrico? ¿Habrá alcanzado a poner en funcionamiento el emprendimiento plasmado en esos volantes?

Establecida la presencia de Lentini detrás de esas cuentas, el próximo paso de los investigadores pasará por determinar si el ex comisario cometió algún delito de acción pública, teniendo en cuenta que las calumnias o injurias son de acción privada y deben ser impulsados por quienes se sientan agraviados. En principio, por algunas de sus últimas publicaciones se le podrían imputar amenazas, pero habrá que ver qué depara la información colectada en los teléfonos incautados.

Chau Susana

La caída de las cuentas de Lentini, en especial la de su alter ego femenino “Susana Altamirano”, causó ayer cierta conmoción en la comunidad tuitera judicial y policial donde el ex comisario hacía de las suyas. Mientras algunas de sus víctimas descargaban su ira, otros usuarios comentaban que "Susana" les había pedido fotos alguna vez o que los había bloqueado. Muchos se preguntaban también por quienes abastecían de datos por mensaje privado a las diferentes cuentas, cuestión que las pericias a los celulares incautados podrían develar.

Tampoco faltaban quienes manifestaban su desazón por haber sido seguidores de esa cuenta que intentaba hacer, se investiga con qué fines, una emulación un tanto amateur del “periodismo servilleta” que en los últimos tiempos se fue poniendo de moda en ciertos ámbitos de la prensa. En principio se trataban de buchoneadas referidas a información sobre multas de tal periodista, que un fiscal violó la cuarentena, pero también fue evolucionando a cuestionar a policías por sus ascensos. También llegó a publicar una foto del cuerpo del pastor y ex concejal Eduardo Trasante luego de ser asesinado.

En general la actividad de las cuentas no llegó a configurar delitos de acción pública. Hasta que cayó en una escalada de violencia verbal y gráfica por la cual directamente hizo que algunos de sus blancos comenzaran a sentirse amenazados.

La investigación comenzó en 2017 cuando un periodista de canal 3 denunció ser hostigado por cuestiones relacionadas con sus informes y que desde esas cuentas se publicaba información de él. Con el tiempo las ofensas se extendieron hacia otros periodistas del mismo medio.

Desde el anonimato, Lentini publicó información falsa y datos personales de periodistas, empresarios, abogados, policías, políticos y empleados judiciales. No obstante, fenómeno estanco del mundo Twitter, otros periodistas que no navegan tanto por la red del pajarito recién se enteraban ayer de que “Susana” los había escrachado.

Foto

La investigación iniciada hace tres años no prosperaba, en parte por la falta de delito para adjudicar. Hasta que hace unos meses el troll publicó una foto personal de Carla B., una empleada del Ministerio Público de la Acusación (MPA) que estaba entre sus blancos predilectos. La imagen que publicó Lentini había sido extraída de la cuenta de Twitter de la funcionaria.

Carla B. venía siendo hostigada e injuriada, pero además, luego de la publicación de esa foto se sintió intimidada a partir de frases como “no saben con quién se metieron”, “algunos quieren ver a sus familiares muertos” o “ya te voy a enganchar traidor, ya saben a quién apunto”.

Además la empleada denunció un hecho ocurrido la mañana del domingo 9 de febrero, cuando cruzó desde el Centro de Justicia Penal (CJP) a un bar a comprar café y al volver escuchó ruidos parecidos a disparos. Carla pidió que se verificara si había habido disparos en las inmediaciones del edificio y le señalaron que no, que tal vez había sido un vehículo que pasó con el escape libre y había producido explosiones.

Lo curioso fue que pocas horas después la cuenta “VeníQueTeAtiendo” realizó al siguiente publicación: “10.30 de hoy desde un Corsa gris dos masculinos efectúan disparos intimidatorios en la esquina de Sarmiento y Rueda (Ctro de Injusticia Penal). El personal policial cuerpo a tierra. Si alguien quiere chequear. Saludos”. Para la empleada, el ex comisario estaba esa mañana en la zona y realizó esa publicación por haberla reconocido, ya que por esos días solía hablar de ella reiteradamente en las redes sociales.

El episodio es parte de la investigación que originó los allanamientos requeridos por el fiscal de Investigación y Juicio Mariano Ríos, a cargo de las actuaciones. Además de los volantes y los seis teléfonos, se secuestraron una tablet, una computadora, 37 municiones calibre 38 Special en una caja de 50 cartuchos, pen drives y varios cuadernos con anotaciones al parecer referidas a investigaciones judiciales. Entre esas notas está el nombre de la actual fiscal regional, María Eugenia Iribarren.

También se encontraron 226.300 pesos que al consultarle a Lentini de dónde provenían respondió que se trataba de ahorros y de parte de un dinero correspondiente a un juicio que su esposa le había ganado a la EPE. Al respecto, el fiscal Ríos ordenó que ese dinero se le restituyera al ex comisario.

>>Leer más: Una oferta por el Día del Amigo

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS