Policiales

Investigan llamados de Monchi Machuca a la policía

La jueza de Instrucción Alejandra Rodenas ordenó allanar las comisarías 6ª (Echesortu) y 27ª (Arroyo Seco), además de las oficinas de la Inspección de Zona II, donde de marzo pasado se habrían recibido llamados telefónicos de Ramón “Monchi Cantero” Machuca.

Sábado 06 de Junio de 2015

La jueza de Instrucción Alejandra Rodenas ordenó allanar las comisarías 6ª (Echesortu) y 27ª (Arroyo Seco), además de las oficinas de la Inspección de Zona II, donde de marzo pasado se habrían recibido llamados telefónicos de Ramón “Monchi Cantero” Machuca, uno de los dos prófugos que quedan en la causa que investiga el accionar de la banda de Los Monos.

   Según lo que trascendió ayer, Rodenas inició la investigación en marzo luego de que un policía de Funes se contactara con ella para decirle que había recibido mensajes de texto y llamadas de Monchi, presuntamente “agobiado” por permanecer en la clandestinidad, algo que fue puesto en duda por fuentes del mismo juzgado, donde se piensa que el objetivo de las llamadas podría haber sido otro. Por entonces su padre adoptivo, Ariel Máximo Cantero, también estaba prófugo y recién fue apresado días atrás en un carro en la zona oeste de la ciudad.

   El celular del policía fue peritado y el número desde el cual se contactó Monchi fue intervenido. Así se supo que hablaba desde la zona de Palermo, en Buenos Aires, cerca del canal de televisión al que Monchi concedió dos notas. Sin embargo, el acusado se deshizo del aparato y del chip tras esas llamadas.

   Al detectar las llamadas salientes, la jueza mandó a secuestrar los libros de guardia de las seccionales para establecer quiénes atendieron a Monchi en la 6ª, en la Inspección de Zona 2ª y en la 27ª de Arroyo Seco, donde estaba detenido Diego “Panadero” Ochoa, el líder de la barra brava de Newell’s procesado por el homicidio de “Pimpi” Camino.

   Los allanamientos estuvieron a cargo de la Tropa de Operaciones Especiales (TOE) y de acuerdo a lo publicado por Rosario/12 se constataron comunicaciones de 1’30” a la seccional 6ª; de 1’20” a la Inspección de Zona; y de 4’36” a la seccional de Arroyo Seco, todas por la tarde.

   La pesquisa se inició cuando un policía de Funes llegó “nervioso y asustado” al juzgado de Rodenas hace unos tres meses y dijo estar recibiendo llamadas y mensajes de texto de un número que creía era de Machuca, quien le decía que “quería entregarse a la Justicia, pero al parecer intentaba tantear el panorama” antes de hacerlo. Además, el policía admitió haber conocido a Monchi cuando estuvo preso por otra causa.

   Con los libros de guardia en poder de la Justicia, Rodenas intentará dar con el personal que trabajó en la fecha y hora que se recibieron los llamados para intentar determinar por qué llamó Monchi, con quién habló, con quién quería hablar y cuál era el contenido de los diálogos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS