Policiales

Intiman trasladar de pabellón a un detenido de "alto perfil"

Alan Funes está detenido en Piñero y tras una balacera en la puerta de la cárcel fue llevado a un "buzón". Su defensa pidió que lo regresen a una celda común.

Jueves 03 de Octubre de 2019

El juez de Garantías Juan Andrés Donnola intimó al Servicio Penitenciario (SP) provincial a que le informe "pormenorizadamente" en un plazo de 72 horas los motivos por los que un detenido considerado de "alto perfil" no puede volver a un pabellón con población común. El magistrado lo decidió ayer en una audiencia en la cual se presentó un pedido de hábeas corpus en favor de Alan Funes, sindicado como integrante de una gavilla liderada por su hermano, apodado "Lamparita", que actuando bajo el ala de René "El brujo" Ungaro se enfrentó a sangre y fuego con Alexis Caminos y el fallecido Ariel "Tuby" Segovia en la zona sudeste de la ciudad.

A partir de una balacera ocurrida el 11 de agosto pasado en el ingreso a la cárcel de Piñero, en una pelea por el control de la venta de turnos para ingresar como visita a la prisión y en la que Alan es investigado como parte, Funes fue sacado del pabellón común en el que estaba y puesto a resguardo en un "buzón". Por esa cuestión la defensa de Funes presentó un hábeas corpus para que el joven regrese a un pabellón común.

Balacera

La madrugada del 11 de agosto una balacera sacudió la calma en la puerta de la Unidad Penitenciaria 11 de Piñero, una de las dos prisiones provinciales que pueden albergar detenidos de alto perfil. El ataque tuvo un saldo de dos heridos y con el correr de los días dos personas cayeron presas por haber tenido un grado de participación en el atentado. Una de esas personas es "La gringa", de 43 años y sindicada como transera en barrio Tablada desde hace al menos una década. El otro Claudio Ezequiel A., de 28 años.

"La gringa" está sindicada como gerenta de los negocios en la calle de "El brujo" Ungaro, que cumple en Piñero una condena por el crimen del ex jefe de la barra brava de Newell's, Roberto "Pimpi" Caminos.

Los disparos que alteraron el ingreso de la visita repercutieron intramuros dos días más tarde. El martes 13 de agosto Alan Funes y Alejandro Isaías "Chucky Monedita" N., fueron sacados del ala A del pabellón 4 por decisión del Servicio Penitenciario y llevados a celdas de resguardo como presos de alto perfil, calificación que está en mano del propio SP. Según se indicó en la audiencia de ayer Alan y "Chucky Monedita" estaban en la misma celda pero ahora, en el pabellón de resguardo, están en celdas individuales conocidas como "buzón" y tienen restringidos sus movimientos con el resto de la población carcelaria.

Sin resolver

El 18 de septiembre pasado, la defensa de "Chucky Monedita" presentó un hábeas corpus para que el detenido dejara el pabellón de resguardo y fuera alojado en un pabellón común donde no tuviera conflicto con el resto de la población o en el que su seguridad no corriera peligro. El Juan Carlos Curto rechazó el pedido y el detenido marchó con su bagallo a la cárcel de Coronda.

Nueve días más tarde, el 27 de septiembre, cuando el Ministerio de Seguridad inauguró una sala de videoconferencias para evitar el traslado de detenidos en determinados contextos, se realizó la audiencia de hábeas corpus para Alan Funes, quien la siguió desde su lugar de prisión. En la audiencia no se resolvió la cuestión de fondo y todo pasó para ayer.

Escoltado por agentes del Grupo de Operaciones Especiales Penitenciarias (GOEP) y su abogado Leopoldo Monteil, Funes se sentó en el banquillo frente al juez Donnola. Por el lado de la acusación estuvieron el fiscal Matías Edery; Matías Daruich, del Ministerio de Seguridad; y Federico Alesio, de la asesoría jurídica del SP.

La defensa de Funes continuó en la misma sintonía que en anteriores hábeas corpus. Apuntó al SP por un comportamiento arbitrario para sacar del pabellón 4 a Funes. "Hay un ministro (Maximiliano Pullaro) que hace declaraciones a tontas y locas y hay una prensa que se las publica, y eso también complica la situación de mi cliente", dijo Monteil. Alan dijo querer regresar al pabellón 4 ira al 16, donde esta su hermano "Lamparita".

A su turno Matías Daruich desgranó las condiciones en las que Funes llegó al pabellón de resguardo, indicó que los internos que están bajo ese régimen tienen condiciones similares a los de un pabellón común e indicó que el protocolo de resguardo debe tener un plazo. También afirmó que es el SP quien decide qué cárcel y pabellón es mejor para que un detenido transite su paso por el sistema penitenciario.

Edery indicó que no existió arbitrariedad y que de los 28 pabellones que tiene Piñero, Funes sólo aceptaba estar en dos: el 4 y el 16. Alan habló y con los tiempos del hábil declarante ratificó que no existen motivos para que no pudiera estar en los pabellones elegidos por él.

Y cuando todo parecía transformarse en una maraña de discursos y réplicas, el juez Donnola paró la pelota y dijo que no resolvería el hábeas corpus. "¿Por qué no puede estar Funes en los pabellones 4 y 16? Esto no puede ser una disputa de chicos. No puede ser que un conflicto que sucedió el 11 de agosto (por la balacera frente al ingreso de Piñero) no se haya solucionado. La pregunta es ¿por qué no puede volver Funes?

Ahora el SP tiene 72 horas para informar pormenorizadamente los motivos que impiden que vuelva a esos dos pabellones. Más allá de que se hable de presos de alto perfil", dijo el juez y cerró la audiencia hasta que el SP cumpla con el pedido.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario