Policiales

Ingresaron a una casa a mano armada, mataron a un hombre e hirieron a otro

Ocurrió ayer a la mañana en Güiraldes al 500 bis. La víctima fue Leandro Riquelme, de 38 años. Su hermano Ezequiel recibió un tiro en un brazo.

Miércoles 08 de Mayo de 2019

Un hombre de 38 años fue asesinado de un balazo en la cabeza ayer a la mañana en su casa de Villa Manuelita, en la zona sur de la ciudad, donde al menos dos encapuchados irrumpieron armados y a los tiros. La víctima fue identificada como Leandro Riquelme, quien según la información preliminar trabajaba en la construcción y vivía allí con sus padres y un hermano de 41 años que resultó herido en un brazo, aunque quedó fuera de peligro.

Respecto de la motivación del crimen, anoche no aparecía clara. Si bien en primer lugar fuentes policiales señalaron que los agresores buscaban a un hijo de la víctima y que, al no encontrarlo, dispararon a matar contra el padre, esa versión no fue corroborada ni desestimada por los voceros allegados a la investigación que encabeza el fiscal de Homicidios Luis Schiappa Pietra.

"No se puede descartar ninguna línea ni hipótesis, aunque por lo visto en la escena del crimen lo que menos parece haber sido es un hecho de robo", sostuvo al respecto un vocero consultado.

Temprano

Alrededor de las 6.30 de ayer cinco o seis disparos alteraron bruscamente la cuadra de Güiraldes al 500 bis, en los límites del barrio Tablada. El vecindario no terminaba de despertarse cuando dos hombres encapuchados irrumpieron en la casa de los Riquelme, ubicada al final de un pasillo, luego de forzar la puerta de ingreso con una barreta.

Lo primero con lo que se toparon los hampones fue con dos habitaciones en penumbras. Según la información preliminar, el primero que salió de su cuarto a ver qué ocurría fue Ezequiel Riquelme. Apenas vio a los intrusos, reveló un vocero, atinó a cerrar la puerta pero igualmente fue alcanzado por un disparo en el brazo izquierdo. Segundos después fue su hermano Leandro el que se asomó y entonces los agresores fueron más certeros: el hombre de 38 años recibió un balazo en el rostro que le ingresó por un ojo y le causó la muerte en el acto.

Un vocero allegado a la investigación señaló que en otra habitación, ubicada en la parte posterior de la casa, dormían los padres de las víctimas. "Sólo escucharon los tiros, pero no alcanzaron a ver nada", confió un pesquisa.

Se infiere que segundos después de ingresar y disparar los agresores se dieron a la fuga y hasta anoche no se sabía si lo hicieron en un auto o en una moto. Sobre eso se esperaban las imágenes de algunas cámaras de vigilancia de la zona para establecer ese y otros datos que podrían contribuir a identificar a los homicidas. En la escena del crimen, en tanto, se levantaron vainas servidas calibre 9 milímetros.

"Por lo que se pudo ver queda claro que los agresores fueron preparados para abrir la puerta ya que llevaban una barreta. Sin embargo, más allá de que esté claro que pretendían ingresar a la casa sí o sí, no parece que pueda haber sido con intenciones de robo", señaló un pesquisa.

Buscado

Ezequiel Riquelme fue trasladado al Hospital Roque Sáenz Peña, donde fue asistido y quedó fuera de peligro. De su declaración inicial ante la policía se desprende la versión que indicaba que los encapuchados estaban en busca de un sobrino suyo, hijo de Leandro, con quien tendrían problemas. Incluso se dijo que los intrusos alcanzaron a preguntar por el joven y que al no encontrarlo dispararon sus armas y huyeron.

Esa hipótesis sobre la búsqueda del pibe fue refrendada por algunos vecinos que, a su vez, indicaron a los investigadores que los Riquelme viven desde hace unos 30 años en esa zona y que son "gente laburante", específicamente albañiles. Pero esos mismos vecinos afirmaron que en el barrio es sabido que el adolescente que supuestamente buscaban los homicidas no vive en esa casa.

Problemas de gavillas

"Si bien hasta ahora la Fiscalía no recibió testimonios que aseguren que los tiradores estaban buscando a un adolescente, en esta etapa no podemos descartar nada", señaló ayer a la tarde un vocero de la investigación, que admitió que un hijo de Riquelme estaría vinculado a problemas entre gavillas de la zona pero aclaró que no está detenido ni es buscado.

"No se puede descartar que hayan ido a buscar a un hijo de la víctima ni tampoco que, si es que tenían problemas con el chico, que hayan ido a dispararle a su padre. No sería la primera vez que matan a un familiar de una persona para vengarse de ella", agregó el portavoz en relación con una modalidad cada vez más habitual en las calles rosarinas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});