Policiales

Imputaron a una joven por balear a un vecino tras un supuesto robo

Ella tiene 18 años y el pibe baleado 19. Tras el hecho, el domingo a la tarde, quemaron la casilla de la mamá de la agresora, en Ayacucho y Guillermo Tell,a metros del arroyo Saladillo.

Miércoles 08 de Octubre de 2014

Celeste Ayelén M., la chica de 18 años acusada de haber baleado en la nuca a un joven de 19 en el desenlace de una discusión que protagonizaron la tarde del domingo pasado, permanecerá tras las rejas luego de que un juez penal le dictara la prisión preventiva sin plazos en una audiencia imputativa celebrada ayer en Tribunales. En tanto, anoche la víctima continuaba internada con pronóstico reservado en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez.

Fuentes policiales indicaron a este diario que el hecho ocurrió cerca de las 18.30 del domingo en una precaria casilla de chapas situada en Ayacucho y Guillermo Tell, en el extremo sur de la ciudad y a metros del arroyo Saladillo. Hasta allí llegaron agentes del Comando Radioeléctrico a partir de un llamado a la central del 911 realizada por vecinos que alertaron sobre un disparo de arma de fuego que se escuchó en el lugar.

Cuando los pesquisas arribaron al humilde barrio entrevistaron a varios vecinos que les manifestaron que Nicolás L., de 19 años, había sido trasladado recientemente al hospital Roque Sáenz Peña luego de recibir un balazo de parte de la muchacha a la que identificaron y que terminó imputada ayer, con quien tendría problemas de vieja data.

Anda por aquí. Los testigos señalaron que la mujer apuntada como agresora todavía se encontraba en las inmediaciones y los policías hicieron entonces un rastrillaje casilla por casilla hasta que la detuvieron escondida, cerca de la costa del arroyo Saladillo.

Mientras tanto, luego de ser examinado en la guardia del hospital Sáenz Peña, el hombre herido fue trasladado al Heca, donde quedó internado con una herida de arma de fuego a la altura de la nuca, en estado delicado y con pronóstico reservado según trascendió anoche.

Por suparte, ayer a la mañana Celeste M. se sentó en el banquillo de los acusados en una audiencia pública frente al juez penal Alejandro Negroni.

Dos testigos. Andrea Corvalán, la defensora oficial de la chica, explicó a este diario que para imputarle el delito de tentativa de homicidio agravado por el uso de arma de fuego el fiscal jefe de la Unidad Especializada en Homicidios Dolosos, Adrián Spelta, se basó en los dichos de dos testigos. Uno de ellos dijo que vio a la chica dispararle a Nicolás L. y una hermanita menor de edad de Celeste M., señaló que su hermana fue quien le disparó al joven pero explicó que antes de que abriera fuego víctima y victimario habían mantendio una fuerte discusión.

"El (Nicolás L.) le robó las zapatillas a mi defendida. Entonces, en medio de la discusión, el muchacho le dio un fierrazo en la cabeza a Celeste. Y mi defendida disparó para defenderse", comentó Corvalán.

La letrada explicó que el violento suceso "está atravesado por la violencia de género". Y, en ese sentido, comentó que el hermano de Nicolás L. es pareja de la madre de Celeste y "maltrataba" a su mujer. Al parecer, la madre de la chica ya había denunciado esas agresiones a manos del hermano del joven baleado pero nunca tuvo respuestas oficiales.

El ataque que sufrió Nicolás L. no fue el único episodio violento que ocurrrió en el asentamiento precario ubicado en Ayacucho y Guillermo Tell. Poco después de ese hecho autores hasta anoche desconocidos incendiaron la casilla de la madre de Celeste M.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario