Policiales

Imputaron a dos mujeres por un crimen en barrio 17 de Agosto

Una enfermera y una empleada de limpieza quedaron detenidas por la muerte de Ramón Rojas, ocurrida la noche del jueves.

Domingo 01 de Marzo de 2015

Dos mujeres, de 23 y 41 años, fueron imputadas ayer como coautoras del homicidio agravado por el uso de arma de fuego del que fue víctima el jueves a la noche Ramón Gabino Rojas en el barrio 17 de Agosto, en la zona sur de la ciudad y deberán pasar al menos 30 días presas. Rojas fue asesinado de un balazo en la cabeza en medio de una discusión entre vecinos y sus parientes indicaron que las imputadas junto a otras personas llegaron hasta la puerta de su casa para patotear. En ese marco, un muchacho que estaba en el grupo y al que nombraron como "El Jony" y aún está prófugo, disparó contra Rojas y lo mató. Las acusadas dijeron que hubo una discusión previa en un supermercado, que llegaron hasta la casa de la víctima tratando de calmar los ánimos y que la muerte de Rojas se produjo en medio de un forcejeo con un arma que portaba su esposa. El abogado que representará a El Jony, en tanto, adelantó que el muchacho se presentará mañana ante el fiscal Adrián Spelta (ver aparte) para aclarar su situación.

Un asesinato, un barrio que se siente estigmatizado por la prensa, dos versiones totalmente contrapuestas, y dos mujeres detenidas y acusadas por la fiscalía de haber participado en el crimen de un hombre de 53 años. Y como hilo conductor para la comprensión de todo eso, la fragilidad del relato de un vecindario que normalizó que los conflictos pueden resolverse a los tiros. "Fue una discusión común", dijo ayer en una audiencia oral y pública Claudia Marcela G., una de las imputadas, a la hora de contar su versión de los hechos ante el juez Juan Carlos Curto, el fiscal Spelta y su abogado defensor, Fausto Yrure, quien también representa a Daiana. Lo concreto es que a Ramón Gabino Rojas, de 53 años, lo mataron de un balazo en la cabeza en la vereda de su casa de Melián al 6300 el jueves a la noche. Para las demás explicaciones siempre hay más de una versión.

Allegados a la familia Rojas indicaron el viernes que el crimen tuvo como telón de fondo la pelea entre dos mujeres en bulevar Oroño diez días atrás. Y que a partir de ese pelea de mujeres el jueves a la noche un grupo de personas, entre las que estaban Daiana y Claudia, llegaron hasta la puerta de los Rojas buscando continuar el pleito. Que hubo dos secuencias de amenazas. Y que la última escena fue cuando El Jony disparó a la cabeza de Rojas con una pistola calibre 40 y lo mató. "Esto fue por un puterío de mujeres", dijo entonces un vecino. No hubo secuestro de arma y sí de vainas en el lugar. Según resaltó en la audiencia el abogado Fausto Yrure, a la hora de cuestionar el pedido fiscal de prisión preventiva sin plazos, que "30 a 45 minutos después del incidente, Daiana C. y Claudia G. se presentaron espontáneamente en la subcomisaría 19ª y quedaron detenidas".

 

Versión de la imputada. Daiana Anabella C., de 23 años, tiene un hijo de 6 años y es una de las nueras de Claudia Marcela G., de 41. Ambas residen en el mismo domicilio, ubicado alrededor de 300 metros de la escena del crimen. Daiana trabaja realizando limpieza en una empresa del centro y Claudia es enfermera. Tras escuchar la imputación de boca del fiscal Spelta EM_DASHhomicidio agravado por el uso de arma de fuegoEM_DASH, Claudia G. pidió declarar. Dijo que su marido había mantenido un entredicho en un supermercado chino con la esposa de Rojas. Que ella y su nuera, Daiana, fueron hasta la casa de los Rojas "para pacificar", como indicó. "Salí del trabajo y fui a hablar, pero como con esa mujer no se puede porque es muy impulsiva, hablé bien con el marido", relató Claudia. Luego indicó que cuando los ánimos estaban ya calmos, la mujer salió de su casa portando un arma.

"Salió y empezó a boquear (increpar). Y la metió en la discusión a Daiana. Ya estaban por irse a las manos, cuando (la esposa de Rojas) le puso el arma en la cabeza a Daiana y gatilló, pero el disparo no salió. Había mucha gente en la calle", agregó. Dijo que hizo cinco disparos. Y que cuando vieron a Rojas herido de muerte, se retiraron. La versión dada por Claudia G. fue reafirmada por un vecino de la cuadra que se comunicó a la redacción ayer a la tarde. El lector, quien dijo haber visto la escena, contó que fue la mujer de Rojas quien "salió con un arma y disparó. Su marido estaba en el montón hablando con unas de las chicas por la que se habían peleado. Y cuando vio que le pegó (el balazo) a su marido, unos de sus hijos agarro el arma y se lo llevo en una moto azul". Y agregó: "Los Rojas son muy problemáticos en la cuadra, siempre hay problemas con ellos y lo primero que hacen es agarrarse a tiros habiendo criaturas de por medio", indicó el lector.

Trabajadoras. Yrure no discutió la calificación propuesta por el fiscal Spelta y se concentró en desactivar el pedido de prisión preventiva sin plazo que realizó la fiscalía. Y se recostó sobre que el principal sospechoso de haber disparado contra Rojas (El Jony) estaba ausente. Resaltó que ambas mujeres tiene trabajo estable, familias constituidas y que se presentaron espontáneamente. "¿Ellas se presentaron espontáneamente y piden prisión sin plazo? ¿Quiere decir que paga el pato el que se pone a disposición de la Justicia como si la hubiera tratado de esquivar?", se preguntó el abogado defensor. Además pidió una morigeración de prisión —domiciliaria con permiso laboral— que se dirimirá en otra audiencia.

Puesto a resolver, el juez Curto le dio la derecha a la fiscalía. No encontró verosímil el relato de Claudia G. al decir que la esposa de Rojas portaba un arma cuando el fallecido terminó siendo su marido; tampoco le pareció razonable la idea de ir a la casa de una persona con la que se mantuvo una discusión para pacificar los ánimos; y resaltó que en el relato que hace la viuda de los hechos, nunca dice que Claudia G. o Daiana C. estuvieran armadas. Dijo que el que portaba el arma y disparó fue El Jony. Por eso dictó prisión preventiva por un plazo de 30 días.

Escucho, pienso y me entrego

El Jony se mantiene prófugo, pero parece que no por mucho. En la audiencia en la que se imputó a dos mujeres como coautoras del asesinato de Ramón Gabino Rojas, el abogado Marcos Cella asistió a la sala 4 como parte del público. El representará a El Jony. “Mañana mi asistido se presentará ante el fiscal Adrián Spelta para ponerse a su disposición. Es un muchacho que no tiene antecedentes, que trabaja con su padre y que no tuvo relación con lo sucedido”, explicó el abogado, quien se mostró preocupado por el nivel de crispación que se vive en el barrio en torno a lo publicado por los medios sobre su cliente.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS