POLICIALES

Imputaron al ex jefe de la Armería de la Jefatura pero quedó en libertad

Le achacaron el faltante de cinco pistolas calibre 9 milímetros entre septiembre de 2016 y enero pasado, cuando estuvo a cargo de la dependencia.

Viernes 04 de Septiembre de 2020

El oficial Pablo Rubens Pallavidini, quien fuera jefe de la Armería de la Jefatura de la Unidad Regional II entre septiembre de 2016 y enero pasado, fue acusado ayer por los delitos de malversación culposa en concurso ideal con abuso de autoridad en concurso real y falsedad ideológica de instrumento público en el marco de la investigación de los fiscales Valeria Haurigot y Ramiro González Raggio para desentrañar la desaparición de cinco pistolas calibre 9 milímetros de esa dependencia. Tras escuchar el descargo del oficial, el juez Nicolás Vico Gimena le otorgó la libertad bajo fianza.

El 10 de enero último el director de policía Danilo Villán, al asumir como jefe de la Unidad Regional II, dispuso cambios en distintas reparticiones de la Jefatura, entre ellas la Armería Central, y ordenó una auditoría. Así se descubrió el faltante de las cinco pistolas reglamentarias y el hecho fue denunciado ante la Agencia de Control Policial, que derivó el caso a los fiscales Haurigot y González Raggio. Éstos ordenaron entonces una serie de allanamientos en el marco de los cuales fue apresado Pallavidini.

Los fiscales sostuvieron ayer que el policía “no adoptó las medidas destinadas al debido resguardo, control de inventario, administración y custodia para impedir sustracciones o extravíos del armamento a su cargo y omitiendo los controles debidos que, en su caso, hubiesen permitido el anoticiamiento de la faltante y la consecuente posibilidad de arbitrar las medidas necesarias en pos de su recuperación”.

>> Leer más: Detuvieron a un jefe policial por la desaparición de cinco armas de Jefatura

Asimismo, dijeron que el “9 de enero, en un control de inventario que hiciera el nuevo jefe de la dependencia, el acusado manifestó que la faltante podría obedecer a una inconsistencia con los registros informáticos, por lo cual se cotejaron los libros corroborando lo señalado por el inventario informático y comprobando la existencia de 22 armas no registradas en la dependencia”.

En ese mismo sentido, los fiscales aseguraron que “el imputado le ordenó insertar (al subjefe de la repartición) en dicho inventario una manifestación falsa, requiriéndole que haga constar que el 8 de enero realizó, por precaución, el cambio del candado de la puerta de ingreso a la bóveda donde se guardan las armas como medida de seguridad dado que el anterior subjefe continuaba con las llaves de puertas y candados de la dependencia en su poder”.

A la hora de tomar la palabra, Pallavidini “admitió la calificación legal de malversación culposa y falsedad ideológica de documento aunque rechazó terminantemente haber incurrido en el delito de abuso de autoridad”, según refirió anoche el abogado Juan Ubiedo, a cargo de la defensa del acusado. En ese sentido remarcó que su cliente, por la pena en expectativa, quedó en libertad tras poner como fianza su propiedad y con la prohibición de acercamiento a los testigos, su alejamiento de la ciudad y con la obligación de registrar su firma en la Oficina de Gestión Judicial dos veces por semana.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario