Policiales

Imputan y piden análisis médicos para un hombre que baleó a su hijastro

Un hombre de 75 años fue imputado ayer por el intento de homicidio de su hijastro de 41, a quien interceptó con su auto el martes en la zona sudoeste, le reclamó una deuda de dinero y le disparó a la cabeza con un revólver calibre 38.

Viernes 31 de Julio de 2020

Un hombre de 75 años fue imputado ayer por el intento de homicidio de su hijastro de 41, a quien interceptó con su auto el martes en la zona sudoeste, le reclamó una deuda de dinero y le disparó a la cabeza con un revólver calibre 38. La bala ingresó por el pómulo izquierdo y salió por detrás de la oreja izquierda de la víctima, cuyo estado de salud no reviste gravedad. La jueza María Trinidad Chiabrera dispuso la prisión preventiva por 30 días del acusado y que sea sometido a un examen médico y psiquiátrico.

Se trata de Carlos Alberto M., quien al ser detenido admitió haberle disparado a su hijastro Sergio Alberto M. e incluso indicó dónde guardaba el arma. Según lo que pudo reconstruir la investigación, el ataque estuvo motivado por una deuda de dinero y por cuestiones sentimentales. El acusado vivió ocho años en pareja con la actual novia de la víctima, de quien se separó hace un mes y medio.

"Sergio me decía: «En donde lo agarre, lo mato». Yo pensaba que lo iba a pasar por arriba con el auto. Pero no, le pegó un tiro", dijo un amigo del acusado en una de las declaraciones que expuso el fiscal de Homicidios Adrián Spelta en la audiencia imputativa de ayer. Carlos M. fue acusado como autor de una tentativa de homicidio doloso calificado por el vínculo y la portación ilegal de un arma de guerra. Tras ello la jueza pidió que lo examine un psiquiatra forense para evaluar si sufrió algún tipo de alteración emocional al momento del hecho y que un médico clínico se expida sobre su estado de salud.

El incidente fue el martes a las 15.30, cuando Carlos M. conducía su Renault 18 y divisó a su hijastro que caminaba con su pareja por Lejarza y Cullen. De acuerdo con la reconstrucción fiscal del hecho, los interceptó, bajó del vehículo y sacó un revólver calibre 38 con el que le disparó a su hijo al rostro. "Luego apuntó contra la mujer, que logró huir, y después se retiró con su vehículo por Cullen al sur", relata la imputación.

Sergio M. hijo fue asistido en el Hospital de Emergencias por una herida de bala en el pómulo izquierdo y ayer seguía internado aunque su situación no era grave. Allí pudo declarar que estaba frente a un taller mecánico cuando escuchó que lo llamaba su padre. "De manera agresiva me consulta por la suma de 40 pesos, los cuales dice que yo robé. Yo le respondo que no sabía de qué me estaba hablando. En eso sacó un revólver que a simple vista parecía un calibre 22 y me disparó", relató.

Su padrastro, de quien lleva el mismo apellido, fue detenido una hora después tras protagonizar un accidente de tránsito con un taxi en Rioja y Dorrego. "Mi hijastro me engañó, me sacó mi mujer y mi casa. Por eso le pegué un tiro y escondí el arma debajo de la mesita de luz", dijo al quedar detenido. En efecto, en la mesa de luz de la pensión donde vive fue secuestrada un arma calibre 38 plateada como la descripta por testigos del hecho.

"Soy amigo de los dos y puedo aportar que Sergio en varias oportunidades le robó plata a Alberto. Él estaba cansado de que su hijo le robe. Le ha robado una gran cantidad de dinero, —contó un allegado—. Alberto me decía que Sergio se le burlaba en la cara. Yo nunca pensé que lo iba a hacer. Es más, todavía no entiendo de dónde sacó el arma". El revólver tipo lechucero hallado debajo de la mesa de luz del acusado no tenía numeración visible, estaba montado, contenía tres cartuchos intactos con punta de plomo calibre 38 y una vaina servida.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario