policiales

Imputan a un joven por el crimen de un chico en una canchita de fútbol

Pablo Maximiliano Silva tenía 14 años, jugaba al fútbol en el club Juan XXIII y fue asesinado con un tiro en la espalda que no era para él cuando miraba jugar a sus hermanos de la 8ª división, en noviembre de 2018.

Jueves 21 de Mayo de 2020

Pablo Maximiliano Silva tenía 14 años, jugaba al fútbol en el club Juan XXIII y fue asesinado con un tiro en la espalda que no era para él cuando miraba jugar a sus hermanos de la 8ª división, en noviembre de 2018. Dos años después de aquel hecho la Fiscalía difundió una foto de Juan Pablo "Juampi" Maidana, señalado como el tirador por varios testigos, a quien buscaban desde aquel día y que se entregó el martes. Si bien se declaró inocente y sostuvo que se mantuvo prófugo por "miedo", ayer fue imputado como autor del crimen y quedó en prisión preventiva.

El fiscal Miguel Moreno acusó a Maidana como autor de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y la portación ilegal de un arma de fuego de uso civil. La jueza Silvia Castelli rechazó pedidos de la defensa y le impuso el arresto preventivo por dos años. Dos testigos de identidad reservada y vecinos del barrio Itatí lo señalaron como quien disparó desde una moto Honda Titán la bala que mató a Pablo.

El chico había cumplido 14 años un mes antes del crimen. Iba a la escuela y tenía dos pasiones: Newell's y Juan XXIII. Era el menor de cuatro hermanos y su papá, Antonio, trabajaba como coordinador de las inferiores del club. El 21 de noviembre de 2018 almorzó con él al volver de la escuela, durmió la siesta y salió a ver a sus amigos. A las 20 estaba en la canchita de Pueyrredón y Garibaldi, a cinco cuadras de su casa, para ver jugar a sus hermanos. A las 21.30 irrumpió un joven armado y en moto y la gente se desbandó. Pablo intentó cubrirse pero fue herido por la espalda. El proyectil le lesionó la aorta y se le incrustó en la columna. Murió en el Heca pasadas las 23.

El fiscal Moreno planteó ayer que desde el primer momento los vecinos dijeron que el autor había sido "Juampi" y que el ataque iba dirigido a dos hermanos: "Tonga" y Andrés. Y dos testigos declararon bajo reserva de identidad. Uno dijo que estaba preparando la comida en su casa cuando pasó una moto por el frente y efectuó el disparo que hirió a Pablo. Dijo que conocía de vista a "Juampi" y dio su dirección.

Otra persona del barrio dijo que estaba preparando la cena cuando escuchó el disparo. Salió de su casa y se acercó a Pablito. "Cumpa, no siento las piernas", le dijo el chico. No vio al tirador pero sí advirtió que se iba en una moto grande y oscura.

"Venía de días atrás andando por el barrio con la moto. Tenía problemas con «Tonga» y Andrés que se fueron para barrio Ludueña", aportó una mujer. Los hermanos fueron localizados y admitieron el incidente que dio origen a la represalia que le costó la vida a Pablo.

Andrés reconoció haber baleado a Maidana luego de una pelea en la canchita y que al salir del hospital "Juampi" pasaba seguido frente a la casa de su madre buscando venganza. Sin embargo no se inició causa penal por eso. "Tonga" también declaró ante el fiscal Moreno: dijo que "una semana después ocurrió lo de Pablito" y que él estaba sentado cerca del chico cuando le dispararon: "El tiro era para mí", admitió el muchacho.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS