Policiales

Imputados de extorsión se abstuvieron de declarar

Los diez policías de la Patrulla de Caminos que están acusados con diferentes grados de responsabilidad de extorsionar a dos turistas en un puesto de peaje negaron ayer esa acusación y luego se abstuvieron de declarar.

Miércoles 16 de Enero de 2008

Los diez policías de la Patrulla de Caminos que están acusados con diferentes grados de responsabilidad de extorsionar a dos turistas en un puesto de peaje negaron ayer esa acusación y luego se abstuvieron de declarar. Así lo hicieron al presentarse ante la jueza de Instrucción Raquel Cosgaya. Ocho de los uniformados están sospechados de haber cometido el chantaje, mientras que los dos jefes de la sección están acusados de encubrimiento agravado.
  La magistrada impuso el secreto de sumario de las actuaciones, pero trascendió que a partir de hoy comenzarán a citar a testigos y en los próximos días se le pondrá fecha a la rueda de reconocimientos. Esa medida es considerada vital en esta parte de la investigación porque de ella podrían surgir las identidades de los cuatro policías que cometieron efectivamente el hecho.
  Los diez uniformados son defendidos por los abogados Horacio Corbacho y Luis Laporte. El primero dijo a este diario que, en virtud del secreto de sumario que impuso la jueza, no tenía información sobre el avance del proceso. “Nuestros clientes negaron la acusación y después hicieron uso del derecho que les asiste a no declarar y se abstuvieron”, agregó el letrado, quien deslizó la posibilidad de que sus patrocinados brinden su descargo más adelante.
  Fuentes judiciales indicaron que las acusaciones no son iguales para todos los policías. Los comisarios que estaban a cargo de la sección hasta aquel día están acusados de encubrimiento agravado. Si bien no estuvieron en el momento y en el lugar donde se produjo el hecho, los investigadores les reprochan falta de controles.
  
A disponibilidad. El gobierno dispuso el relevo de los jefes de la sección investigada, en tanto que los restantes policías sospechados pasaron a disponibilidad. Esos ocho efectivos estaban en el peaje en el horario en que ocurrió el hecho.
  De ellos, cuatro habrían participado de la extorsión. Los cuatro restantes podrían ser acusados de encubrimiento: según fuentes del caso, estaban en el lugar y no dieron cuenta de la irregularidad.
  Según la denuncia radicada ante la fiscal Cristina Rubiolo, el hecho ocurrió el viernes a la mañana y comenzó en el peaje de General Lagos, en un puesto de vigilancia de la Patrulla de Caminos. El caso presenta ribetes escandalosos y motivó la intervención del Consulado de España en Rosario.
  Santiago Marcatante, oriundo de la provincia de Buenos Aires, y Juan Balmont López, de nacionalidad española, denunciaron el viernes que cuando llegaban en auto a Rosario fueron extorsionados y privados de la libertad por más de tres horas por cuatro agentes en el peaje.
  
La extorsión. Lo que empezó como una requisa de rutina, terminó en un pedido de coima ante el supuesto hallazgo de una pastilla de psicotrópicos, lo que no quedó asentado en ningún acta policial. “Nos dijeron: «Por esto un abogado les va a pedir diez mil pesos». Si nosotros les juntábamos ese dinero nos dejaban en libertad”, contó Mercatante.
  De acuerdo con la denuncia, como los policías insistían con que les dieran más dinero (las víctimas ya habían entregado casi mil pesos) le dijeron a Balmont López “llamá a tu gente y que te manden plata. Que sea rápido”. Mercatante trabaja para una empresa de productos de peluquería. El turista llevaba mercadería en el baúl porque solía viajar a Rosario por trabajo. Los policías le exigieron facturas.
   “Yo no las tenía porque me había olvidado de pedir los remitos. Entonces me acusaron de que esos artículos eran robados”, contó la víctima. Lo cierto es que dos de los uniformados obligaron a los viajeros a conducir su propio vehículo hasta una sucursal de Western Union de San Martín al 3.500, donde el muchacho español recibió el giro de 800 euros que sus familiares le enviaron y que, de acuerdo con la denuncia, fue a parar a manos policiales.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario