Policiales

Impotencia y consternación en el adiós al suboficial Mansilla, el policía asesinado en pleno centro

Familiares, amigos y compañeros de trabajo de Mauro Mansilla, el efectivo muerto a balazos anteayer al intentar detener a un ladrón, acompañaron el cortejo hasta el Cementerio Jardía Ibarlucea.

Jueves 10 de Marzo de 2016

Los restos mortales del policía Mauro Mansilla, quien murió como consecuencia de los balazos recibidos anteayer al intentar detener a un ladrón en Corrientes al 300, fueron sepultados hoy en el cementerio Jardín Ibarlucea.

Mansilla, de 35 años y padre de una nena de 3 años, se había desempeñado en la seccional 3ª y su último destino había sido la subcomisaría 11 de Fighiera. Pero la tarde del martes realizaba tareas de adicional en la proveeduría de la Asociación Empleados de Comercio, de Corrientes al 300, para intentar realizar una diferencia económica.

Allí, en un intento por detener a un ladrón que había sido reconocido por los propietarios de un local asaltado, persiguió al delincuente y le dio la voz de alto. Sin embargo, el maleante no dudó en sacar un arma y descerrajarle tres balazos, uno de los cuales impactó en la cabeza del efectivo.

Mansilla, amante del automovilismo y quien había cursado la carrera de periodismo deportivo en TEA, murió horas más tarde en el Heca.

Hoy, sus familiares, amigos y compañeros de trabajo lo recordaron entre lágrimas y volvieron a reclamar justicia por el padre y por el amigo.  

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario