Policiales

Identifican a la víctima de un misterioso crimen

Adrián Fabio Intiangelo tenía 49 años y vivía en Chabás. Luego de un robo en su casa había desaparecido. Hallaron su camioneta calcinada.

Lunes 30 de Marzo de 2015

La persona hallada sin vida en un zanjón ubicado a la vera de un camino rural en Pérez fue identificada ayer por la Policía de Investigaciones (PDI) con asiento en Casilda. Se trata de un trabajador de 49 años, con domicilio en la zona céntrica de Chabás, que manejaba máquinas agrícolas para contratistas dedicados a labores agropecuarias. El hombre se llamaba Adrián Fabio Intiangelo y lo habían ejecutado con dos balazos en la cabeza, uno en la sien y otro en la nuca. Las primeras estimaciones de la PDI se basan en la hipótesis de un asesinato en ocasión de robo.
  El cuerpo de la víctima había aparecido el sábado a la mañana en un zanjón paralelo a la avenida de las Américas y el viejo camino a Soldini que está rodeado por sembradíos de soja. El cadáver yacía boca abajo con indicios de haber sido desplazado hasta allí porque no había manchas de sangre en el lugar.

Buscado. La incógnita sobre la identidad de la víctima comenzó a develarse a partir de que la PDI de Casilda tenía una denuncia por solicitud de paradero de Intiangelo, que faltaba de su domicilio desde el jueves. En las entrevistas realizadas a sus allegados los policías pudieron saber que Intiangelo, que era divorciado, mantenía algún tipo de relación con una mujer residente en Pérez.
  Con esa información se dirigieron a la comisaría de Pérez y luego al Instituto Médico Legal donde se hacía la autopsia. Las características físicas del hombre asesinado coincidían con las del buscado. Ayer a mediodía el comisario Fernando Balbi, jefe de la PDI de Casilda, recibió la confirmación mediante las fichas dactilares de que se trataba del mismo hombre.
  
Robo. ¿Por qué lo mataron? La respuesta aún no fue establecida así como tampoco se conoce la identidad de la mujer que, en apariencia, fue fundamental para el ingreso al domicilio de la víctima. Lo que se determinó es que de la casa de Intiangelo, en Roque Sáenz Peña al 1500 de Chabás, faltaban objetos. Entre ellos tres televisores, una consola de Play Station II y una cámara filmadora. En la vivienda no había aberturas forzadas lo que sugiere un ingreso con el consentimiento del dueño. Faltaba además una camioneta Peugeot Partner modelo 2006 a nombre de la víctima.
  Este vehículo apareció calcinado en el vértice sur de la metalúrgica Sipar, en Pérez, en lo que se considera una tentativa de borramiento de huellas. La hipótesis inicial es que el hombre pudo haber sido asesinado en su casa y su vehículo usado para concretar el hurto y trasladar el cuerpo. La conjetura sugiere que la mujer que se relacionaba con Intiangelo actuó como señuelo y fue acompañada de al menos un hombre para concretar el robo. “Es una idea a partir de los elementos reunidos de que esta mujer se valió de otras personas para concretar esta maniobra delictiva”, indicó una fuente de la PDI.
  En rigor lo que disparó la intervención de la PDI casildense fue un pedido a la casa de la víctima por un supuesto escruche que movilizó a los efectivos de esa sección hacia la casa el sábado casi a medianoche.
  Los allegados a la víctima señalaron de manera coincidente en que Intiangelo era una persona completamente tranquila y normal, de un pasar desahogado, de comportamiento discreto y reservado, dedicada a su trabajo como tractorista rural. Era nacido en Chabás. Estaba divorciado de una mujer que vive actualmente en Rosario.
  En la investigación del caso interviene la fiscal Lorena Aronne.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS