Policiales

Hermanos imputados de un crimen niegan la autoría

Enzo C. dijo que estaba con su madre en Villa Gobernador Gálvez. Diego y Yamila también dicen tener pruebas desincriminantes.

Jueves 22 de Agosto de 2019

Tres hermanos detenidos por el homicidio de Diego David Caraballo en barrio Plata que niegan haber participado del crimen ofrecieron pruebas con las que pretenden demostrar que son ajenos al ataque, ocurrido la tarde del jueves pasado en Cafferata al 5300. Dos de ellos fueron detenidos minutos después en su casa, donde les secuestraron cuatro armas, y luego les dictaron prisión preventiva por quince días.

El domingo a la mañana fue apresado el tercero, Enzo Joaquín C., que ayer fue imputado en el caso y asegura que al momento de hecho estaba con su madre en Villa Gobernador Gálvez. Para este un ayudante de albañil de 20 años la jueza María Isabel Mas Varela dictó la prisión preventiva por doce días, es decir, con el mismo vencimiento que la de sus hermanos, el próximo lunes 2 de septiembre. Así lo habían acordado previamente el fiscal Florentino Malaponte y el defensor Ezequiel Torres. Bajo ese plazo de arresto preventivo, Enzo quedó imputado como coautor de un homicidio agravado por el uso de arma de fuego y la portación de un arma de guerra.

Problemas con "Tosca"

El crimen ocurrió minutos después de las 18 del jueves pasado cuando Caraballo caminaba con su pareja por Cafferata al 5300, a la vuelta de su casa de Las Flores al 3500, en la zona sudoeste de la ciudad. Según narraría luego la concubina de la víctima a los investigadores, dos personas a bordo de una moto que al parecer lo estaban buscando pasaron por ahí y le dispararon un balazo que lo alcanzó en la cabeza, a la altura de la sien, y le provocó la muerte en el lugar.

La novia de la víctima les dijo a los policías que Caraballo tenía problemas con un tal "Tosca", como le dicen al joven imputado ayer. Precisó que éste vive en una casa de portón de rejas negras de Alsina al 5300 y que en una ocasión este muchacho había disparado a la casa de su novio luego de amenazarlo de muerte.

Apenas tomaron el testimonio en la escena del crimen los policías fueron hasta el lugar y minutos después del asesinato detuvieron a los hermanos de Enzo C. Diego Ezequiel, de 28 años, y Yamila Soledad, de 23. Según el reporte policial, a él le incautaron una pistola Bersa calibre 9 milímetros que llevaba en la cintura y a ella un revólver calibre 32. Además en la casa secuestraron dos escopetas tumberas, un cargador de ametralladora y dos granadas de humo.

Un par de horas después de concretadas las detenciones, el padre de los sospechosos se mostró molesto y sorprendido ante las cámaras de los canales de televisión que estaban cubriendo el caso. "Mi hijo estaba en la casa lavando la ropa y mi hija venía de trabajar. De pronto entraron a la casa porque les dijeron que habían encontrado un documento. No sé si mis hijos conocían al muchacho que murió", sostuvo ese día Fabián C.

Lo cierto es que los hermanos fueron imputados el sábado como coautores del crimen, la misma imputación que recayó ayer sobre "Tosca" C., en la cual el fiscal aclaró que cualquiera de los tres podría haber sido autor del disparo.

Defensa

Si bien el muchacho no declaró, su abogado solicitó que se periten las cámaras del supermercado mayorista Coty, de San Martín y Vélez Sarfield de Villa Gobernador Gálvez. Sostuvo que a la hora del crimen Enzo pasaba caminando por ese lugar con su madre, con quien iban a visitar a su abuela dado que tres días antes había fallecido el abuelo de los hermanos C.

El defensor destacó que el joven no tiene antecedentes y fue detenido en su domicilio. El muchacho dio su consentimiento para que se perite su celular, un Samsung LG que llevaba al ser arrestado. Además el abogado se comprometió a presentar hoy las claves de los celulares de sus hermanos y pidió que se perite una tarjeta de colectivo que Yamila llevaba inserta en la funda del celular. Reveló que ese día la empleadora de la chica le había cargado 500 pesos y podrá constatarse el horario en el que subió a tomar el colectivo al terminar su jornada laboral.

Con esas medidas pendientes, el fiscal estuvo de acuerdo en pactar un plazo de arresto preventivo corto y además agradeció los aportes de la defensa a la investigación de un caso aún confuso.

Otra medida pendiente es el reconocimiento en rueda de personas de los detenidos por parte de la novia de la víctima y de un vecino que minutos antes del hecho vio pasar a un muchacho caminando con un revólver 38 por calle Las Flores hacia el este. Otro vecino aportó una vaina calibre 9 milímetros hallada en la escena que debe ser cotejada con la Bersa incautada en la causa.

Un posible móvil

En la audiencia, en tanto, el fiscal planteó que el posible móvil del crimen fue relatado por la novia de Caraballo. La mujer indicó que "un pibe del barrio muy atrevido" le pegó a un tal "Manco", quien para vengar ese incidente le ofreció a la víctima que lo apretara pero "Diego no quiso y se apartó".

Si bien la mujer no dio apellidos, el apodo es reconocido en barrio Plata donde en enero pasado la Policía de Investigaciones apresó a Pablo "Manco" M., de 36 años, dueño de una distribuidora y sindicado como proveedor de armas de una banda de usurpadores de viviendas que era reutilizadas como puntos de venta de droga.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS