Policiales

Hallan a una trabajadora sexual asesinada a golpes en un "privado"

Caren Lilian Peralta fue encontrada por una amiga en un departamento de Juan Manuel de Rosas al 2200 donde según vecinos se ejerce la prostitución.

Miércoles 19 de Febrero de 2020

Caren Lilian Peralta pasó los últimos minutos de sus 41 años en un departamento alquilado de Juan Manuel de Rosas al 2200. Una vivienda sindicada por los vecinos, muy en voz baja, como un “privado”, en alusión a un lugar donde a puertas cerradas se ejerce la prostitución. Allí fue hallada la noche del lunes asesinada a golpes en la cabeza. Con una bestialidad tal que al cierre de esta edición los investigadores desconocían con qué le habían pegado. Consumado el crimen, el asesino tapó el cuerpo con una sábana, se llevó el celular de la mujer y huyó.

   “La clandestinidad nos mata”, escribió Georgina Orellano, la titular de Asociación de Mujeres Meretrices de Argentina (Ammar) en su Facebook. En tal sentido, desde la representación local del gremio advirtieron que no quieren que este femicidio quede impune.

Rotación

“Cualquiera que anduviera por la calle y mirara cómo era la jugada se daba cuenta de que ahí funcionaba un privado. Mucha rotación de gente, mucho hombre haciéndose el boludo para entrar a un pequeño edificio. En ese departamento había una rotación de travestis. Una semana estaban dos. Se iban y venía otras. No estoy seguro de que alguien viviera tiempo completo en el lugar. Puede que se quedaran un par de días, pero vivir como vecinos no la veo”, explicaba ayer a la mañana un vecino de la cuadra de Juan Manuel de Rosas entre Riobamba y La Paz, un punto de nutrido tráfico vehicular y acotado tránsito peatonal.

   “Hará tres o cuatro años que ahí funciona el privado Es un edificio raro porque ahí viven dos o tres policías”, agregó otro vecino de la misma cuadra donde, a simple vista, no hay cámaras públicas de vigilancia.

   A escasos 30 metros del cruce de Juan Manuel de Rosas con La Paz, sobre la vereda de los pares, hay un pequeño edificio de tres plantas con 12 departamentos llamado Panal I. A muchos vecinos siempre les llamó lo que lo que sucedía en el 1º B donde varias chicas travestis alternaban dándonle visibilidad al lugar.

   Allí fue hallada Caren, con domicilio en barrio Godoy, en el extremo oeste de Rosario. Su amiga Ambar, una mujer trans, fue quien la encontró.

“Mi amiga muerta”

Las meretrices suelen afirmar que cuando llueve se trabajaba más. El lunes por la tarde se desató sobre Rosario un vendaval de agua y viento que convirtió una cuadra poco transitada en desolada.

   Por la mañana una vecina había visto a Caren haciendo compras en el almacén. Pero a la tarde familiares y amigos de la mujer comenzaron a preocuparse por ella, que no respondía insistentes llamados y mensajes.

   “A las 22.30 entró una chica desesperada al negocio y nos pidió llamar a la policía. Le preguntamos si le habían robado en el departamento pero nos respondió algó mucho peor: «Encontré a mi amiga muerta»”, recordó un comerciante.

   “Llamamos a la policía —agregó— que llegó enseguida. A las 23 cerramos y nos fuimos. Esta persona llegó en un remís. La vimos, fue ella quien la encontró. Estaba desesperada pobre, no podía hablar”.

Embed

   El cuerpo de Caren estaba en el piso tendido boca abajo sobre un gran charco de sangre y tapado con una sábana. En el lugar no había desorden. Si bien había una cifra de dinero que no fue especificada, lo único que faltaba era el celular de la víctima.

   El médico forense que revisó el cadáver dató la muerte en alrededor de dos horas antes de que el cuerpo fuera encontrado. En principio, según explicaron fuentes ligadas a la pesquisa, el forense no pudo determinar si el severo traumatismo de cráneo que padeció la víctima fue realizado a golpes de puño o con un objeto contundente, que no fue hallado.

   Ninguno de los accesos a la viviendas estaban violentados. La fiscal Marisol Fabbro, quien conduce la investigación, no descartó ninguna hipótesis y esperaba para las próximas horas el informe preliminar de autopsia. En la escena fueron incautados profilácticos usados que serán peritados.

Clandestinidad que mata

“En la ciudad donde asesinaron a Sandra Cabrera hace 14 años sigue la impunidad hacia nuestro colectivo. Hoy (por ayer) nos enteramos por las noticias policiales de un nuevo femicidio. Caren, trabajadora sexual de 39 años, fue encontrada sin vida. Exigimos justicia y esclarecimiento del caso”, expresó durante la mañana el gremio de trabajadoras sexuales de la ciudad a través de un comunicado de prensa.

   “La clandestinidad de nuestro trabajo —añade el escrito— nos expone a constantes vulneraciones hacia nuestros derechos. No existe clamor social exigiendo justicia cuando la víctima de un femicidio se trata de una trabajadora sexual. El estigma y discriminación que hay hacia nuestro trabajo nos convierte en malas víctimas y se suelen escuchar comentarios como «se hubiese dedicado a otra cosa». Como si nos asesinaran por nuestro trabajo olvidándose que nos asesinan por ser mujeres, lesbianas, travestis y trans y que estamos expuestas en todos los ámbitos por vivir en una sociedad machista y patriarcal”.

   Desde Ammar Rosario recordaron que “el 96% de los femicidios hacia nuestras compañeras quedan impunes” y reclamaron que el caso de Caren no termine siendo un número más. “La clandestinidad nos mata”, afirmaron, para exigir “que cese el accionar policial hacia las trabajadoras sexuales que ejercen la actividad en el espacio público y que se busquen mecanismos de seguridad para quienes ejerzan el trabajo sexual en ámbitos privados”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario