Policiales

Hallan 470 kilos de marihuana en un auto interceptado tras eludir un control rutero

El vehículo, un Volkswagen Vento negro,  fue cercado en Reconquista luego de esquivar un control de Gendarmería en la ruta 11. Detuvieron a un policía chaqueño.

Miércoles 03 de Febrero de 2016

Casi 470 kilos de marihuana fueron hallados en un auto que eludió un control de Gendarmería Nacional en la ruta 11 y fue perseguido hasta Reconquista, donde sus dos ocupantes lo abandonaron. Un policía chaqueño de 29 años fue arrestado y al cierre de esta edición continuaba la búsqueda de otro sospechoso. La droga incautada y el detenido quedaron a disposición del juez federal Aldo Alurralde.

El procedimiento se desarrolló en el marco de un operativo de controles vehiculares y de tránsito pesado coordinados entre Gendarmería y la policía de Santa Fe sobre el corredor de la ruta nacional 11 por el recambio turístico. Cerca de las 14.30 del lunes un Volkswagen Vento negro eludió un puesto a la altura de la localidad chaqueña de Basail, unos 150 kilómetros al norte de Reconquista, y a partir de ello se desplegó un dispositivo entre ambas fuerzas de seguridad que horas después lograron cercar el vehículo sospechoso en el que se halló la droga.

Seguimiento. El subsecretario de Investigación Criminal y Policías Especiales del Ministerio de Seguridad santafesino, Rolando Galfrascoli, detalló el itinerario de los sospechosos desde que esquivaron el control vehicular y comenzó la persecución. "Luego de que el Vento eludiera el control de Gendarmería en Basail, el personal empezó a seguirlo y además alertó a la policía de Santa Fe que tomaba la posta en el corredor vial", relató el funcionario sobre cómo se desplegó un operativo cerrojo en distintos puntos de la ruta 11, así como en los caminos transversales y paralelos. "Se cerró la ruta 41, que une la 11 con la provincial 1, y se cerraron las rutas 40, 98 y 3 en Vera", detalló.

"En ese momento —añadió— no se sabía qué era lo que se perseguía. Sólo se conocía una descripción de un auto que iba a gran velocidad. Como todo el personal estaba al tanto de lo que ocurría, los operadores de un radar móvil de Las Garzas vieron pasar a un vehículo como ese a gran velocidad. Si bien la patente difería en una letra, todo indicaba que se trataba de ese auto. El personal se lo comunicó al jefe de la policía de Seguridad Vial de la zona norte con asiento en Reconquista, Gustavo Fernández, que calculó que el auto llegaría en breve a esa ciudad".

Como los vehículos policiales estaban afectados al operativo de saturación de las rutas de la zona, Fernández decidió ir a buscar el Vento en su propio auto. Así, el comisario divisó el vehículo sospechoso en el cruce del bulevar Hipólito Yrigoyen con Lovato. "Estaba en el carril contrario, por lo que tuvo que girar en U y se puso a unos 200 metros del Vento", apuntó Galfrascoli.

Surtidor. En contacto con personal de Inteligencia de Gendarmería que también participaba de la búsqueda con autos y personal de civil, Fernández siguió al Vento hasta una estación de servicios cercana al acceso sur de Reconquista, donde los ocupantes bajaron y entraron al bar. Eran cerca de las 17 y había mucha gente en el lugar , por lo cual los efectivos optaron por seguir a distancia a los sospechosos.

Pero minutos después de haber llegado hasta allí, los dos hombres volvieron a subir al auto. Entonces se les dio la voz de alto, pero lograron escapar, chocando incluso algunos vehículos que estaban estacionados en la cuadra (una versión periodística indicaba que uno de esos autos era de Gendarmería).

Según el relato de Galfrascoli, los sospechosos huyeron hacia el norte, al centro de la ciudad. Pero a medida que avanzaban el tránsito se tornaba más lento, así que a unos 1.500 metros de la estación de servicios, en inmediaciones del club Platense El Porvenir, abandonaron el auto y huyeron a pie.

Sólo uno de los ocupantes del Vento pudo ser capturado por la Brigada de Intervención Barrial de la policía santafesina en el barrio La Cortada, a unas cuadras de donde quedó abandonado el Vento. Tiene 29 años y fue identificado como Daniel Q. P. La información del gobierno provincial indicó que en su poder se hallaron documentos y credenciales de la policía chaqueña y versiones periodísticas indicaron que efectivamente se trata de un suboficial de esa fuerza.

En ese sentido, trascendió que ayer a la mañana el sospechoso fue indagado por el juez Alurralde, quien le imputó "transporte de estupefaciente agravado por su condición de funcionario policial".

En tanto, ayer continuaba la búsqueda del prófugo, un hombre de unos 25 años, morocho y de pelo corto que al cierre de esta edición no había sido localizado.

Panes. En el Volkswagen Vento, patente JAA 666, los uniformados hallaron 615 panes de marihuana cuyo pesaje arrojó 469,015 kilos. Los paquetes estaban en el baúl y en el asiento trasero. Además se secuestró del interior del vehículo un equipo de radio UHF, un celular, credenciales de la policía de Chaco y un arma de fuego calibre 11.25.

Según Galfrascoli, quien estimó el valor de la carga en unos 4 millones de pesos, el vehículo "estaba saturado de material estupefaciente y por eso se supone que lo arrojaron del aire y cargaron los panes allí, ya que estaban algunos rotos y guardados sin mucho orden".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario