Policiales

Golpean a joven madre tras robarle e intentar raptar a su hijita

El hecho de violencia urbana ocurrió a las 15 del miércoles en Fisherton, cuando la víctima salió a hacer algunos mandados y fue atacada por dos maleantes.

Viernes 22 de Abril de 2016

Mariel es una joven madre que vive en Fisherton desde hace varios años. El miércoles a la tarde, poco después de las 15, salió de su casa para hacer unas compras y le sucedió algo impensable. Dos hombre a bordo de una moto le robaron unos pocos pesos y luego, no conformes con el flaco botín, intentaron secuestrar a su hija de casi 2 años. "Estaba caminando con la bebé y vi de lejos dos tipos en moto y pensé que me asaltaban. Uno se bajó y me pidió el teléfono. Le dije que no tenía celular, sólo el dinero para los mandados. Entonces el que estaba arriba de la moto le dijo, «agarrá la nena y vamos», y yo me desesperé. En un segundo pensé que la secuestraban para pedirme plata después y que por eso querían el celular". Con palabras medidas y muy tranquila pese a tener el rostro malherido, Mariel contó cada detalle de ese minuto eterno.

Mariel caminaba por calle San Lorenzo entre Sánchez de Loria y Kay de la mano de su pequeña hija cuando, según contó,vio "dos morochos en moto y supe que me iban asaltar". La joven, con un enorme hematoma en su ojo derecho, dijo que "el que se bajó era morocho, alto y pesaría unos 90 kilos. Cuando le dije que no tenía nada el otro, que se notaba más excitado, le dijo que agarrara a mi hija. El tipo se agachó y la tomó de las axilas. Ahí me pegó una piña en la cara. En ese momento yo agarré a mi beba de los pies, comenzamos a forcejear tironeando de ella mientras le pegaba donde podía y él me pegó varias veces. Pensé que me desmayaba, pero en ese momento la cabeza se me aceleró y sólo pensaba que me la podían robar y pedirme plata. Entonces la agarré fuerte, fuerte, hasta que en un momento se zafó y tiré a la nena a la vereda y grité mucho y se fueron".

Ante los gritos de Mariel, los delincuentes montaron la moto, "que era grande, no sé de que cilindrada, pero grande", y se fueron por San Lorenzo hacia Sánchez de Loria. "Cuando volví a mi casa le hablé a mi marido y él me dijo que los vio por calle San Lorenzo en dirección hacia el barrio Gráfico".

La joven, de 30 años, vivió siempre en Fisherton y un año atrás se mudó a unas cuadras, pero volvió porque, según dijo, "acá me siento más segura, o al menos me sentía más segura". "Me pegaron para desmayarme y no pudieron. No sé que querían", contó muy tranquila mientras hacía muecas de dolor. Su pómulo está muy lastimado y el hematoma le cubre casi todo el lado derecho de la cara.

La primera vez.PUNCTUATION_SPACELa joven madre dijo que nunca recibió amenazas y aseguró que no tiene problemas "con nadie" en el barrio. Ni ella ni su marido imaginan qué pudo suceder. Con el matrimonio viven dos niños, uno de 10 años y la bebé de casi 2, que estaba con Mariel al momento del hecho.

"Me siento muy sola. En la calle y por el barrio no se ven patrullajes y uno toma recadudos. Primero deja de llevar la cartera, después el celular y ahora ya ni con tu hijo podés salir. Cada uno hace su trabajo, pero la policía vino a verme después de que la noticia saliera en la radio y la web del diario. No sé que pasó, pero no es la primera vez que ésto sucede en el barrio. Ya hubo un antecedente en la zona de un posible secuestro el año pasado, pero no trascendió", aseguró la joven.

Mariel mandó a su hijo mayor a la escuela y contó que el nene "preguntaba de todo. Qué me había pasado, por qué tenía la cara hinchada. Y yo hacía magia para contarle sin que se asustara. Mi hija más chica, a la que intentaron secuestrar, hoy me dijo «que nenes malos mamá». Y bueno, creo que no le van a quedar miedos. A mi sí me quedan y tengo miedo. Ya ni quiero hacer los mandados", dijo.

Suspenden audiencia contra ex funcionarios

La audiencia oral y pública en la que el comisario inspector Gustavo "Gula" Pereyra, procesado por aportar información a la banda de Los Monos, iba a pedir ser querellante contra quienes fueron sus superiores en la disuelta Secretaría de Delitos Complejos de la provincia en una causa por presunto falso testimonio, fue suspendida a raíz de que uno de los denunciados presentó un escrito a la jueza Mónica Lamperti requiriendo la cancelación del trámite con el argumento de que no fue "notificado de manera fehaciente de acuerdo con los requisitos de ley".

Mientras Andrés Ferrato, quien se desempeño como titular de la Subsecretaría de Investigación Criminal del Ministerio de Seguridad, presentaba ese escrito; una fuente judicial indicó que la abogada y policía Ana Viglione, quien fuera su superior como secretaria de Delitos Complejos, no fue localizada para ser notificada de la audiencia.

Reproches.PUNCTUATION_SPACEPereyra les reprocha a sus ex jefes haber brindado datos falsos para descargar responsabilidades sobre él cuando la Justicia los convocó a declarar en la causa por asociación ilícita seguida a la banda de Los Monos. En ese marco el entonces juez de Instrucción Juan Carlos Vienna abrió el expediente 48/14 en el cual se investiga a Ferrato y Viglione por presunto falso testimonio, pero ninguno fue citado a declarar jamás. Con el cambio del sistema penal, la causa pasó a la jueza Alejandra Rodenas pero un mes atrás la magistrada decidió remitir el trámite al nuevo sistema penal.

Pedido reiterado.PUNCTUATION_SPACELos abogados del jefe policial reclaman desde el año pasado que se cite a declarar a la ex secretaria de Delitos Complejos y a su segundo, Andrés Ferrato, para que aclaren "ciertas contradicciones" entre sus dichos y los de otros empleados. Es que los jefes habían negado participar en investigaciones sobre narcotráfico, pero sus subordinados declararon que sí les asignaban pesquisas de esa índole.

En la presentación de ayer Ferrato señaló que el 5 de abril pasado recibió una carta "plegada, sin sobre y con aviso de retorno" en la que Sergio Larrubia, uno de los abogados defensores de Pereyra, le comunicó que la jueza Lamperti había dispuesto el 28 de marzo la realización de la audiencia de admisión de constiutución de querellante. Además señaló que la magistrada ordenó notificarlo "por cédula con copia de escrito de constitución a cargo del querellante" y que no recibió "copia de dicho escrito". Por eso Ferrato pidió la cancelación de la audiencia prevista para ayer y la designación de un defensor oficial para que lo asista.

El año pasado sufrió un asalto

Mariel y su marido fueron víctimas el año anterior de un asalto en la casa que ocupaban en Azcuénaga al 8000, a la que se habían mudado para estar más cómodos. En aquella oportunidad entraron a la vivienda cinco delincuentes armados que prácticamente desvalijaron todos los ambientes. Si bien con el paso de los días el robo fue parcialmente aclarado, la sospecha recayó en uno de los ladrones, un menor de edad que “fue restituido a los padres”, contó Mariel. “En ese momento la policía no hizo demasiado, y ahora vinieron a mi casa a tomarme la denuncia. Pero pienso que haciéndola no gano nada”, dijo sin esperanzas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario