Policiales

Golpe a una banda delictiva que jaquea a los vecinos de Cabín 9

Operativo contra “Los cuatreros”. Hubo 24 allanamientos y 13 detenidos, de los cuales 7 serán imputados. Se hallaron 3 armas de fuego y material de corte para drogas.

Viernes 11 de Marzo de 2016

Al menos siete personas sindicadas como integrantes de "Los cuatreros", una gavilla delictiva vinculada a hechos de violencia en el barrio Cabín 9 de la localidad de Pérez, fueron detenidos ayer en un operativo policial ordenado por el fiscal de Investigación y Juicio Fernando Dalmau. El procedimiento fue tutelado en persona por el ministro de Seguridad de la provincia, Maximiliano Pullaro, quien ante la peligrosidad de lo acusados estuvo protegido con un chaleco antibalas. Entre los detenidos, según confiaron fuentes ligadas a la pesquisa, están "El narigón" (apuntado como líder de la banda), "El Caballo" y "El Tiby", señalados como los que balearon el pasado 8 de febrero a un pibe de 18 años en el cruce de Los Chingolos y Las Casuarinas. También detuvieron a una mujer de 74 años en cuya vivienda se halló un revólver calibre 22, arma que será peritada para determinar si fue utilizada en algún delito.

Desde septiembre de 2007, cuando irrumpieron en una fiesta en el salón del Club Estudiantes, en Hudson y Jacarandá, Los cuatreros aparecieron como gavilla. Según confiaron vecinos del barrio en distintos momentos, "son violentos y se dedican a los arrebatos, el robo callejero, la usurpación de casas y el narcomenudeo".

En ese marco, el fiscal Dalmau explicó en rueda de prensa junto al jefe de la Tropa de Operaciones Especiales (TOE), Adrián Forni, y el secretario de Seguridad Pública, Omar Pereyra, que se trata de "una banda con fuerte presencia territorial que mediante el acoso armado y violento hostiga a los vecinos para despojarlos de sus viviendas". Y contó que, en medio del operativo, "en una de esas viviendas se encontraron 20 kilos de sustancia de corte para estirar droga, pero al no hallarse material estupefaciente no se le dio participación a la Justicia federal" aunque sí a la Dirección de Control y Prevención de Adicciones de la policía provincial que determinó que lo secuestrado es resina acrílica en polvo, elemento utilizado para la fabricación de tubos de PVC.

Saga violenta. El accionar de gavillas como Los cuatreros 9 suele estar tan enquistado en la vida cotidiana y genera entre los vecinos tanta repulsión como miedo. El último hecho achacado al grupo de Cabín 9 sucedió hace diez días, el 26 de febrero, cuando algunos de sus integrantes golpearon ferozmente a un muchacho en inmediaciones de Los Chingolos y Las Casuarinas. Luego balearon una vivienda de la zona. Dieciséis días antes, en la misma esquina, Lautaro R., de 18 años, recibió un balazo en el abdomen. El 20 de enero, en tanto, una nena de 5 años que jugaba en la vereda de Perito Moreno al 300 fue rozada por un proyectil en el pómulo al quedar en medio de una balacera.

A partir de la acumulación de episodios violentos, una vecina exhibió a este diario copias de unas 15 denuncias realizadas. Fue el día después de que Lautaro R. fuera herido. Y ahora el fiscal Dalmau ordenó una serie de 24 allanamientos, 23 de ellos en el cuadrado delimitado por calles Las Palmeras, El Zorzal, El Lapacho y El Chajá.

"Teníamos los domicilios de al menos ocho personas sobre las que se cuentan elementos para que queden detenidas. Hubo 13 demorados, se incautaron dos tumberas (escopetas de fabricación casera) y un revólver calibre 22 que será peritado. Teníamos el domicilio donde la banda guardaba sus armas pero no encontramos nada", explicó el representante del Ministerio Público de la Acusación. Fue la tercera vez en los últimos tres años que se produce un operativo de saturación contra esta gavilla (ver aparte).

Acorralados.PUNCTUATION_SPACESi bien los números de los allanamientos pueden resultar escasos o pobres, el operativo pareció ponerle un coto a los integrantes de la banda a la que los vecinos le endilgan una violencia irracional. "Todo lo que pasa acá (Cabín 9) es difícil de entender y de explicar. Muchos de nosotros eramos vecinos del otro lado de la vía (que separa el barrio en dos). Y como no quisimos vender nuestras casas a precios irrisorios ni aceptar mansamente que nos las usurparan Los Cuatreros, nos tuvimos que ir. Nos odian y pasan todos los días disparando contra el que se les cruce adelante. Yo no entiendo cómo dicen que terminaron con Los Monos de La Granada y no pueden meter presos a estos pibes", se preguntó una vecina de Los Chingolos y Las Casuarinas después del ataque a tiros contra Lautaro R., el 10 de febrero.

Ayer, a las 5 de la mañana, 25 grupos tácticos de la TOE reclutados en toda la provincia llegaron a bordo de 40 móviles acompañados por efectivos de la División Judiciales de la Unidad Regional II de Rosario y así redondearon unos 130 efectivos que llevaron adelante los allanamientos.

Con data precisa. "Se diseñó un operativo relámpago para evitar enfrentamientos y como se trabajó con un informe muy fino de la Fiscalía se pegó en domicilios específicos", explicó el jefe de la TOE, Adrián Forni. "Vale la pena resaltar que la barriada recibió muy bien al personal y no de manera hostil como en otros lugares.Incluso aportaron nuevos detalles de los movimientos de los sospechosos", indicó el jefe policial.

Además de "El narigón", sobre quien pesaba un pedido de captura por lesiones graves; también cayó su hijo Matías, los apodados El Caballo, El Tiby y la novia de éste. También fue presa una mujer mayor, familiar del Tiby, en cuyo domicilio supuestamente se ocultaban las armas de la banda. El fiscal Dalmau indicó que a los detenidos se les imputará el delito de amenazas calificadas y se analiza si se les achacará la conformación de una asociación ilícita.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario