Policiales

Fuga de "Teletubi": el custodio sigue preso pero un juez advierte escasez de pruebas

"Si no se demuestra una mayor connivencia, esto será a lo sumo un facilitamiento culposo", dijo un camarista al confirmar la prisión preventiva.

Miércoles 22 de Enero de 2020

La investigación de la fuga de Ariel "Teletubi" Acosta del Centro de Justicia Penal (CJP) no detectó aún una connivencia entre el preso y los dos penitenciarios acusados de facilitar su salida. Todo indica que su escape por la entrada principal, luego de atravesar cinco puertas sin llave, obedeció a una cadena de negligencias antes que a un pacto previo. En este marco, un camarista mantuvo el arresto del único agente que sigue detenido aunque advirtió que, si no aparecen pruebas de un acto intencional, en un mes puede recuperar la libertad. "Le juro por mis cinco hijos que nunca transé con un preso", dijo el penitenciario en la audiencia.

"En cuatro años y medio nunca tuve un problema. Paré una fuga en el tribunal provincial, acá, en la rampa. Nunca hice nada malo ni fuera de la ley. Me duele en el alma estar en esta situación porque no tengo nada que ver", expresó Damián F. El agente de 35 años está acusado de destrabar la cerradura de la celda del subsuelo donde estaba alojado Teletubi el viernes 20 de diciembre.

Ese día Acosta iba a aceptar una condena a 13 años de prisión en un juicio abreviado por matar a un quiosquero. Estaba alojado en la celda 11 del subsuelo cuando, a las 12.40, el custodio F. destrabó la cerradura para alojar a un preso. Sin embargo, el agente hizo entrar a ese detenido a una celda lindera vacía y no volvió a poner la llave.

En un momento en que el sector quedó sin custodia, Teletubi salió de la celda, encontró otra reja sin llave y subió por una escalera interna hasta unas celdas transitorias del primer piso. Así legó a la sala 2, donde no se desarrollaba ninguna audiencia, y salió al hall de espera del público. Bajó por las escaleras hasta la planta baja y se fue por la puerta principal de Sarmiento y Virasoro. En total, atravesó cinco puertas sin llave y se fue en un taxi que tomó en la plaza. Todo fue registrado por las cámaras del edificio.

El agente F. y su compañero Oscar O., de 29 años, quedaron imputados de facilitar la fuga. Una semana después O., acusado de haber dejado sin llave una puerta del primer piso, fue liberado porque se constató que siempre quedaba abierta aunque el protocolo imponía lo contrario.

Pedidos

El defensor de F., Diego Guido, apeló ayer la prisión preventiva por 60 días impuesta a su cliente. Dijo que la cerradura de la celda tenía un defecto y tildó de ilógico acusar a un solo custodio por una fuga en un lugar "tan custodiado". Pidió la libertad o el arresto domiciliario del agente, que vive en la ciudad de Recreo.

En contraste el fiscal de Delitos Complejos Matías Edery pidió mantener la medida porque la investigación no está cerrada y, tras decenas de allanamientos, Teletubi aún no aparece. "Es objeto de una intensa búsqueda, suponemos que lo van moviendo por distintos lugares", aseguró. Según indicó, aún resta una pericia al celular del penitenciario y se detectó que el 16 de octubre había trasladado a Teletubi al CJP.

"La fiscalía habla de un entendimiento doloso pero hasta ahora no hay ningún indicio, no tuvo más que un acercamiento circunstancial", replicó el defensor antes de que el camarista Javier Beltramone dictara su resolución en los tribunales de segunda instancia de Balcarce 1651.

"Llamativo"

"Como magistrado ajeno al Centro de Justicia Penal me cuesta ingresar, hace falta tarjetas para circular por dentro del edificio. Pero he visto personal policial dejar pasar libremente a las personas aunque suena la alarma detectora de metales", arrancó Beltramone.

Sobre este caso consideró "llamativo" que siendo F. un personal de "bajísimo rango" contara con "la logística para que Acosta haya burlado todos los controles". Por esto consideró que si bien fue razonable el término inicial de 60 días, no debe estirarse si no aparecen pruebas de un favorecimiento doloso.

Si eso no sucede, una vez cumplido el plazo un juez de primera instancia deberá revisar la situación del acusado y considerar "seriamente" medidas alternativas. "Si no se logra demostrar una mayor connivencia, a lo sumo lo que tenemos enfrente es un favorecimiento culposo y no doloso", dijo el camarista sobre la fuga que expuso serias deficiencias en la seguridad interna del edificio, donde 12 empleados controlaban a 90 presos y las llaves de las puertas no alcanzaban para todos.

Negligencias

El fiscal Matías Edery le dará intervención a la unidad fiscal de Violencia Institucional para que evalúe si les imputa negligencias a policías que estaban en el Centro Penal el día que se fugó Ariel “Teletubi” Acosta. No estaban a cargo de los detenidos sino de la seguridad del edificio, por donde el preso se fue caminando sin ser detectado. Una puerta a cargo de la guardia estaba sin llave y tampoco se detectó el escape en la central de monitoreo de imágenes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario