Policiales

"Fue un ajuste de cuentas, buscaban a uno que salió con permiso de la cárcel de Piñero"

El blanco del ataque en Seguí y Grandoli sería un preso que tenía salidas permitidas.

Martes 02 de Enero de 2018

Los vecinos de Seguí y Grandoli se encontraban esta mañana consternados por el sangriento ataque a balazos ocurrido anoche en ese lugar, en el que dos personas murieron y otras tres resultaron heridas. Las personas que recibieron la descarga de balas pertenecen a una familia con muchos años en el barrio y anoche cuando ocurrió estaban cenando en la vereda.
El dueño de la casa frente a la cual ocurrió el ataque posee una pequeña chatarrera y se gana unos pesos trasladando a vecinos en su auto a modo de remís, según los testimonios obtenidos por el móvil de La Ocho.

Embed

"Esto fue un ajuste de cuentas. El hijo del hombre que vive acá había salido con permiso de la cárcel de Piñero, y lo estaban buscando porque tenía cuentas que pagar. Entonces se sentó a la mesa junto a otras ocho personas. Era una mesa familiar", contó a La Ocho una mujer que dijo ser familiar de una de las personas heridas.

Leer más: Dos muertos y tres heridos en un ataque a balazos a personas que cenaban en la calle

La testigo brindó su testimonio sin revelar su identidad para no poner en riesgo su vida. "Esta persona que salió de Piñero, al ver que los tipos se bajaban del auto se escapó. Y ellos tiraron y tiraron sin importarles que había criaturas. Era una mesa familiar y no les importó".
La mujer que vive muy cerca del lugar contó que la persona supuestamente buscada por los sicarios "no vive allí. Había llegado para festejar el Año Nuevo".
"Ahí son todos trabajadores. No sé que pasó. Estaban cenando y empezaron los tiros. No se que quilombo hubo. Es habitual que la gente cene en la vereda para las fiestas", agregó por su parte otro vecino del lugar.
"Ellos (por las víctimas) son un montón de familia y creo que el dueño de casa maneja un remís trucho", añadió.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario