Policiales

Fue apuñalada por su pareja y está internada en grave estado

Al cierre de esta edición Rocío, de 20 años, continuaba en el Heca. El sospechoso, también internado, será imputado por intento de femicidio.

Martes 17 de Diciembre de 2019

Una situación violenta, reiteradas palizas y una marginalidad sostenida por adicciones tuvo un violento desenlace cuando en la tarde del domingo Gabriel M., de 32 años, apuñaló a Rocío Jazmín S., de 20. La joven estaba anoche al cierre de esta edición internada en una sala común del Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca) con pronóstico reservado. También herido, Gabriel estaba anoche internado con custodia policial en el Hospital Eva Perón de Granadero Baigorria. Cuando su salud lo permita, el fiscal Adrián Spelta lo imputará por tentativa de femicidio.

Gabriel M. tiene tres denuncias de violencia de género realizadas tanto por Rocío como por una pareja anterior. Al momento de apuñalar a la joven compartía con ella una vivienda en Medrano al 1100, en el barrio Parque Casas. Según Mariela, la madre de Rocío, él la tenía amenazada en una relación enfermiza basada en la adicción que ambos tienen con "la cocaína y la marihuana". La amenaza más fuerte era que "quería matar a la nena de 2 años de Rocío y la celaba".

Gritos

Cerca de las 17.30 del domingo, en la cuadra de Medrano al 1100 se escucharon gritos y ladridos. La familia de Rocío vive a 30 metros de la casa donde ella convivía con Gabriel. "Estaba con mi marido durmiendo la siesta cuando escuchamos ladrar a los perros; salimos y vimos que en la puerta de la casa Gabriel le pegaba a Rocío y a mi otra hija, Karen, de 17 años. Les gritamos y entraron a la casa. Cinco minutos después Karen salió de la casa con un bolso y la nena de Rocío", dijo Mariela. Al salir de la vivienda Karen fue hasta la casa de su madre y dejó allí un bolso con su ropa y a la niña. Cruzó nuevamente y le dijo a Mariela: "Mamá, tiene un cuchillo, la va a matar".

Así todos siguieron a Karen, que se adelantó corriendo. "Cuando ella entró escuchamos un grito desgarrador y vimos cómo segundos después ella sacaba a Rocío arrastrándola y llorando. Después nos contó que Gabriel tenía del pelo y arrodillada a Rocío mientras la apuñalaba. Karen se le tiró encima y se la pudo arrancar casi de entre las manos, ahí Gabriel le pegó dos o tres veces a Karen", relató Mariela. En tanto los amigos de Rocío la cargaron en una moto y la llevaron al Hospital Alberdi, de donde fue derivada al Heca.

Gabriel huyó de la casa por los techos y entraba a esconderse en las viviendas de la cuadra. "Cuando llegó la policía los vecinos abrieron las puertas de sus casas para que entraran a buscarlo y al fin lo encontraron en el baño de la casa de un tío suyo con el cuchillo en la mano. No sabemos si se autolesionó o se lastimó cuando apuñalaba a la nena", dijo con amargura Ariel, el padre de Rocío.

Sin restricciones

Mariela contó que Gabriel tiene alrededor de veinte denuncias por violencia y amenazas contra su pareja. Sin embargo el fiscal Spelta aseguró que "registramos tres denuncias por violencia de género y no tenía restricciones al hogar familiar. De hecho vivían juntos". Desde el área de prensa de Fiscalía aclararon: "El detenido contaba con una denuncia por lesiones y dos por amenazas con investigación en curso en la Unidad de Violencia de Género. Dentro de cada legajo de investigación hay diversos hechos relatados que configuran la denuncia".

Mariela contó los detalles de la relación de la pareja. "Hace cinco años que vivimos acá. Gabriel es 12 años más grande que Rocío y la relación empezó porque él le daba marihuana, después siguieron con cocaína y Rocío entró en una espiral de adicciones. Terminó internada en julio en el Hospital Agudo Avila pero no pudimos sacarla de ese mundo. Ella llegó a hacerle hacer cualquier cosa para conseguir drogas", dijo Mariela muy angustiada.

Espiral

"Ahora está como perdida, no cree que la apuñaló, piensa que fue una paliza más. Cuando está fresco, él le pega para mandarla a buscar plata. Salen a vender muebles y hasta la ropa que tienen. La paliza del domingo fue porque ella no había conseguido plata para comprar coca", contó Mariela.

La mujer fue en reiteradas oportunidades a la Justicia, a la Fiscalía de Violencia de Género y hasta judicializó a su hija para poder internarla. "Desde la fiscalía constatan las lesiones, hablan con el entorno de vecinos y lo citan; él no va a la fiscalía, se enoja y vuelve a pegarle", dijo la madre de la víctima que aseguró: "La casa de Gabriel es un aguantadero, se juntan todos los borrachos y se empastillan".

El fiscal ordenó la custodia policial a Gabriel en el lugar donde está internado. Será llevado a audiencia imputativa cuando mejore su estado de salud. Spelta dijo que "la audiencia será en los próximos días"

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario