Policiales

Francesca, la nena herida ayer, recibió un disparo en un ataque a balazos por una pelea entre vecinos

La familia se aprestaba a celebrar el cumpleaños de Francesca, que al cierre de esta edición seguía internada en estado delicado en el Vilela.

Sábado 21 de Septiembre de 2019

Otra vez un niño alcanzado por una bala calibre 9 milímetros. Otra vez balazos en Tablada. Otra vez nombres y apodos que se repiten en violentas crónicas policiales. Francesca Piñero cumplió un año el miércoles pasado. El jueves alrededor de las 21.15, mientras su familia celebraba en el seno íntimo, un torbellino de plomo sacudió la vivienda de pasaje Iberia al 100 bis, ubicado a la altura de Chacabuco al 3200.

Por un viejo conflicto vecinal, integrantes de la banda de Seguí persiguieron y atacaron a balazos a un pibe de 13 años que volvía de hacer un mandado e intentó refugiarse en su casa, cuya puerta de chapón concentró todo el poder de los tiradores.

Al menos una bala perforó la chapa e impactó en la nena que estaba apoyada en la mesa. El proyectil le ingresó por la espalda a la altura de la cadera y le perforó el abdomen. Fue llevada por sus familiares al Hospital de Niños Víctor J. Vilela donde al cierre de esta edición permanecía internada en estado crítico con respirador artificial.

Persecución

Iberia es un pasaje de una cuadra que al 100 bis corre paralela a Deán Funes y Garay. Allí viven, en distintas casas, varios miembros de la familia Piñero. En el 30 bis de la cortada vive la madre de Francesca con su pareja y la nena. Según se pudo reconstruir el miércoles la beba cumplió un año y anteanoche la familia más cercana se reunió para celebrar, ya que el domingo por la tarde estaba planeada la fiestita para los más pequeños.

A las 21.15 había ocho personas listas para cenar en la casa, además de la nena. Fabricio, de 13 años, salió a comprar una gaseosa a la vuelta y cuando volvía se dio cuenta de que un muchacho bajaba a la carrera de un auto arma en mano y dispuesto a perseguirlo. El pibe corrió hacia su casa, a unos 30 metros del cruce con Chacabuco. El que lo perseguía comenzó a dispararle mientras el auto del que había bajado lo seguía a paso de hombre esperando el momento para escapar.

"Estábamos por comer. La nena estaba apoyada en la mesa. Como gatea y está empezando a caminar, dos minutos antes se había asomado al postigo de la puerta para ver si venía el primo. Cuando escuchamos el primer tiro uno de mis familiares abrió la puerta y se asomó. Ahí vio pasar a Fabricio y vio que uno de estos pibes se paraba frente a la casa y empezaba a disparar. Una bala perforó la puerta y le pegó a la nena en la espalda a la altura de la cadera. El tiro le salió por la pancita", contó un tío de la beba.

Los testigos indicaron que el auto que escoltaba al tirador para sacarlo de escena una vez terminado su cometido era conducido por una mujer, para ellos la hija de "La Chana", una mujer sindicada como transera en inmediaciones de "La U" de Tablada. Los agresores huyeron por Iberia hacia Esmeralda dejando al menos 12 vainas servidas calibre 9 milímetros. "Mientras se iban a toda velocidad se escuchan sus risas", indicó una testigo.

Los Piñero indicaron que vieron a dos tiradores: "Uno se bajó y disparó contra la casa y otro tiraba desde el auto", explicó una de las víctimas. Sin embargo una fuente allegada a la causa en manos de la fiscal Georgina Pairola confió que se trató del mismo tirador en dos secuencias de la misma escena.

Desesperación

En estado de desesperación la familia asistió a la beba. "No teníamos quién la llevara y un amigo de mi hermano los cargó en su moto y fueron al hospital de Niños. Ahora estamos esperando un milagro. Pedimos una oración por ella porque creemos que es lo único que la puede salvar", contó una de las tías.

"La niña fue operada apenas ingresó. Tiene un orificio de entrada y otro de salida. El proyectil le ingresó por la cadera y salió por el abdomen, por eso hubo que operarla de urgencia. Es muy importante esperar entre 24 y 48 horas y ver la evolución. Los niños son muy lábiles, así que se espera que pueda evolucionar bien", explicó ayer Viviana Esquivel, directora del Vilela.

Conocidos

Los agresores eran conocidos por las víctimas, por ende fácilmente identificables para ellos. Los apuntados están ligados a dos hermanos con un breve y violento historial delictivo que residen a ocho cuadras. Uno de estos hermanos mencionados (Lucas S., de 17 años detenido en el Irar acusado por robo simple, abuso de armas y tentativa de homicidio) es yerno de "La Chana". El otro es Brian Adrián S., de 21, quien la noche del martes 2 de septiembre recibió cuatro balazos en inmediaciones de Benito Juárez y Médici, en el barrio La Bajada, cuando conducía su Honda Wave.

Algunos sindican a los hermanos como integrantes de la banda de Seguí. Otros los exponen como tiratiros al mejor postor. Siempre enfrentados a las huestes de los hermanos Lautaro y Alan Funes, quienes junto a Carlos "Pelo Duro" Fernández responden a la banda de René "Brujo" Ungaro.

No obstante, si bien esos son los nombres de referencia, ninguno de ellos participó directamente en el ataque. Con datos aportados por testigos móviles policiales comenzaron a patrullar la zona de influencia de tres jóvenes sindicados como los atacantes. En Guerrico y 24 de Septiembre una patrulla detuvo a Priscila A., una chica embarazada de 17 años e hija de "La Chana", apuntada como quien manejaba el Chevrolet Prisma del que bajó quien disparó contra la casa de Francesca.

A unos metros de ahí también fueron detenidos Elián B., de 19 años, y Santiago P., de 18, también sindicados como autores del ataque. Este último es primo de los hermanos Lukitas y Brian.

Dos horas después del ataque que puso al borde de la muerte a Francesca un llamado al 911 dio cuenta de un Chevrolet Prisma abandonado en Lamadrid y Balcarce. El auto tenía pedido de captura por haber sido robado el miércoles en inmediaciones de Piedras y Presidente Roca. En el vehículo se incautaron al menos cuatro vainas servidas calibre 9 milímetros.

Del diálogo con vecinos se estableció que la tarde del jueves, horas antes de la balacera en la que fue herida Francesca, fue de súper acción en esa zona de Tablada. Alrededor de las 17.30 hombres en moto balearon el ingreso a una casa de pasillo ubicada sobre Esmeralda entre Iberia y Garay. "Le tiraron a la casa del padre de un muchacho al que le dispararon hace poco", fue la escueta referencia de una vecina. Más tarde, alrededor de las 19, fue baleada la vivienda de los hermanos S. en inmediaciones de Necochea al 3600.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario