Policiales

Falleció tras ser atacado a tiros desde una motoy agonizar tres semanas

Alan Gómez, un chico de 19 años que había sido baleado el pasado 1º de abril en la zona oeste, murió la madrugada del domingo último en el Hospital de Emergencias (Heca),

Miércoles 25 de Abril de 2018

Alan Gómez, un chico de 19 años que había sido baleado el pasado 1º de abril en la zona oeste, murió la madrugada del domingo último en el Hospital de Emergencias (Heca), donde estuvo internado desde el momento del hecho. Fuentes judiciales señalaron que la investigación estaba en manos de la Fiscalía de Flagrancia pero al confirmarse la muerte del chico la pesquisa quedó a cargo del fiscal de Homicidios Ademar Bianchini.

Según la información oficial, el joven fue baleado la madrugada del 1º de abril cuando estaba en la puerta de una casa de Biedma y Barra y pasaron personas a bordo de una moto haciendo disparos de arma de fuego. Alan recibió un balazo en el abdomen y fue trasladado el Heca donde permaneció internado y lo operaron en dos oportunidades hasta que falleció a las 2.30 del domingo. En el mismo hecho resultó herido de bala en una pierna Sergio Andrés B., quien recibió el alta días después.

De la zona norte

Si bien en principio trascendió que el chico tenía 16 años y había sido baleado en la puerta de su casa, el padre de Gómez se comunicó con este diario para rectificar parte de la información. Señaló que Gómez tenía 19 años, un hijo de un año y medio, y que vivía con sus padres en la zona norte, donde además trabajaba en una cristalería.

El sábado 31 de marzo Alan había ido a bailar con unos amigos a la zona oeste. "Por lo que pude averiguar, fue a eso de las 7 de la mañana a buscar la moto a esa casa donde le dispararon. Y estaba hablando con unos amigos en la esquina cuando pasaron dos pibes en moto y empezaron a disparar. Al hermano de uno de los chicos lo hirieron en un pie", contó Pedro, padre de la víctima. Y aclaró que los otros jóvenes que estaban en el lugar no eran familiares suyo.

Pedro Gómez reveló que desde el momento del hecho intentó saber qué había sucedido y por qué. "No conocía a esos amigos de mi hijo, no son de nuestro barrio, nunca vinieron a casa. Pero me puse a averiguar con conocidos y me dieron algunas pistas. Sin embargo no pude saber qué pasó, si tuvo algún problema en el baile o qué. Se dice que era un asunto de drogas, un ajuste de cuentas, pero mi hijo no tenía antecedentes y estaba trabajando. Se levantaba todos los días a las 5 de la mañana para ir a trabajar", contó con gran pesar.

El padre de Alan relató que en los últimos días su hijo había mejorado al punto que le habían sacado el respirador artificial. Sin embargo, una úlcera perforada habría precipitado la muerte del chico en forma inesperada.

"Quiero saber qué pasó. Aunque esta herida es para siempre y nada me va a devolver a mi hijo, necesito saberlo", agregó el papá de la víctima, quien no descarta impulsar con su familia marchas y movilizaciones para que el caso no quede en el olvido y se haga justicia.

En ese sentido, los voceros judiciales consultados señalaron que los pesquisas tienen "líneas concretas de investigación" sobre los presuntos autores, así como la posible motivación del mortal ataque, cuestiones que "se mantienen en reserva por el momento", explicaron.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario