POLICIALES

Ex convicto fue condenado a 16 años de prisión por matar a un preso en Piñero

El mismo día que recuperó su libertad, Oscar Duarte fue imputado por matar de un puntazo a Walter Hugo Torres en un pabellón de Piñero

Viernes 30 de Abril de 2021

El día que salía de la cárcel de Piñero luego de cumplir una condena de 14 años por robos y otros delitos, Oscar Rafael Duarte tuvo que volver al penal. Es que apenas dejó las rejas atrás, en marzo de 2019, fue llevado a una audiencia donde le imputaron un homicidio ocurrido cinco meses antes en el mismo módulo donde se encontraba encerrado hasta entonces. La prueba principal contra él fue una mención que hizo ante los agentes penitenciarios la propia víctima, que murió 19 días después del ataque.

En un juicio oral que empezó el jueves pasado y terminó ayer, el ayudante de albañil de 51 años fue hallado culpable del crimen de Walter Hugo Torres, ocurrido en octubre de 2018 dentro de la cárcel de Piñero. El tribunal oral conformado por Hernán Postma, Ismael Manfrín y Silvia Castelli lo condenó a 16 años de cárcel como autor de un homicidio simple. Los fundamentos del fallo se darán a conocer en los próximos días.

Aparentemente, por conflictos originados en la tenencia de un radiograbador y otras cuestiones reservadas a los códigos carcelarios, muy diferentes a los que se manejan en la calle, alrededor de las 22.50 del 1º de octubre de 2018 Walter Hugo Torres sufrió un puntazo en el cuello. Otro hombre que estaba preso en el pabellón de resguardo del módulo C de Piñero había logrado provocarle la herida con un arma blanca que logró introducir a través del pasavasos de la celda donde estaba la víctima.

El ataque fue coronado con los gritos de otros reclusos que llamaron al personal penitenciario para que asistiera a Torres. En esas circunstancias, antes de ser trasladado al Hospital Provincial, el herido le dijo a un celador que el agresor había sido Duarte. Sin embargo, tal vez más preocupado por la represalia que podría sufrir al regresar a la prisión que por la herida que acababa de sufrir, le advirtió al carcelero: “No diga nada, usted sabe cómo es acá”.

>> Leer más: Purgó una condena pero volvió a prisión por un homicidio

Oriundo del norte provincial, el herido fue trasladado por precaución a la sala penitenciaria del Hospital José María Cullen de la ciudad de Santa Fe, donde pudo recuperarse antes de regresar a su celda en Piñero. Sin embargo, dos semanas después de haber sido atacado tuvo otra complicación por la cual debió ser trasladado al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca). Allí finalmente murió el 19 de octubre de 2018 producto de una falla multiorgánica causada por lesiones arteriales a raíz de las heridas de arma blanca que había sufrido.

El sindicado por la víctima fue Duarte, un ayudante de albañil oriundo de Chaco que cumplía en la cárcel de Piñero una condena de 14 años y medio por una serie de delitos como robo calificado, resistencia a la autoridad y amenazas que vencía en marzo de 2019. Esa fue la principal evidencia por la cual quedó en la mira por el homicidio de Torres, aunque no fue imputado hasta cinco meses después.

De vuelta

Una vez que Duarte terminó de purgar la condena y recuperaba la libertad, el 11 de marzo de 2019 fue imputado por homicidio simple, una figura penal que prevé entre 8 y 25 años de cárcel. El entonces fiscal Florentino Malaponte remarcó además que el sospechoso registraba una serie de sanciones disciplinarias por su conducta en la cárcel: en 2017 había agredido a otro interno, en 2018 fue sorprendido con un celular en su poder y tampoco había regresado de una salida transitoria. Por esos motivos pidió que volviera a Piñero, en este caso bajo prisión preventiva.

La defensa de Duarte alegó entonces que Torres tenía múltiples cicatrices en las piernas que inferían la posibilidad de autolesiones. Y planteó que teniendo en cuenta los 19 días transcurridos entre el ataque y la muerte, lapso en el cual la víctima alcanzó a ser dada de alta, no estaba del todo claro que el acusado haya sido el responsable de esa muerte. Por otra parte no había sido hallada el arma homicida. En ese marco pidió que el imputado quedara alojado en la casa de su madre, pero el juez Facundo Becerra no hizo lugar a ese pedido y el ayudante de albañil volvió a Piñero.

Los testigos

Las primeras evidencias contra Duarte fueron completadas luego con declaraciones de los presos que compartían la cotidianidad del pabellón y aludieron a rencillas y conflictos. “Al chico que murió lo mató Micky”, sostuvo uno de los testigos.

>> Leer más: Piden 25 años a un preso de Piñero por el asesinato de otro

Encaminado el caso a juicio oral, en agosto de 2019 se realizó la audiencia preliminar. Entonces el fiscal Malaponte agregó más evidencias y la defensa insistió en minimizar esos planteos. Remarcó los 19 días transcurridos entre el ataque y la muerte, dijo que en un primer momento la víctima se había autolesionado y que no se había secuestrado el arma blanca empleada. Y además tildó de “excesiva, irracional y desproporcionada” la pena de 35 años solicitada por la Fiscalía. En ese momento el juez fue Pablo Pinto, que avaló la postura fiscal. Aceptó la acusación y elevó el debate a audiencias orales.

El juicio comenzó el jueves pasado en la sala 9 del Centro de Justicia Penal (CJP) de Virasoro y Sarmiento. Duarte se sentó en el banquillo de los acusados para afrontar un pedido de pena de 25 años. Sin embargo, al término del debate oral el tribunal compuesto por los jueces Postma, Manfrin y Castelli lo sentenciaron a 16 años tras las rejas. Por qué escogieron esa pena se sabrá en los próximos días cuando los magistrados den a conocer los fundamentos de su fallo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario