Policiales

Estremecedor relato de un hombre que fue víctima de una entradera en un barrio privado de Ibarlucea

Al menos siete hampones irrumpieron en La Rinconada, a unos 15 kilómetros al norte de Rosario. Primero dominaron a los custodios y luego asaltaron a una familia.

Jueves 22 de Enero de 2015

Una banda de al menos siete delincuentes irrumpió  en el barrio privado La Rinconada de la localidad de Ibarlucea. Los delincuentes redujeron a la custodia privada del predio y cometieron un robo en una de las viviendas.

El atraco ocurrió la semana pasada pero trascendió hoy. El lugar donde se produjo la entradera queda sobre la ruta nacional 34 a pocos metros del cruce de la A012, esto es a unos 15 kilómetros al noroeste de Rosario.

Ariel, una de las víctimas de los ladrones, contó al programa "Todos en La Ocho" lo que le tocó vivir cuando los hampones hicieron su aparición en su vivienda luego de poner fuera de juego a la custodia privada.

"Primero redujeron a los guardias, y como notaron que las casas tenían alarma decidieron quedarse a esperar que lleguen los propietarios. En esta época hay poca gente viviendo, porque muchos están de vacaciones", sostuvo.

Los delincuentes se dividieron en dos grupos. Uno quedó controlando a los vigiladores y otro avanzó sobre la casa de Ariel.

"Nosotros recién habíamos llegado. Estaba apunto de poner la alarma y enseguida tenía a tres personas armadas, encima mío. Me redujeron, me metieron en casa. Las hicieron bajar del auto a mi mujer y a mi hija de dos años. Me golpearon y  me pedían plata o todo lo que había", agregó.

La víctima contó que tuvo que llevar a uno de los ladrones hacia la planta alta de la casa y entregarle el dinero que tenía. "A mi mujer y a mi nos pusieron en habitaciones separadas. Nos ataron de pies y manos. Ejercieron una fuerte presión psicológica. Decían: nos llevamos a la nena y vas a ver como aparece más plata, y cosas por el estilo".

Ariel contó que los hampones estaban totalmente conscientes. Dos de ellos eran muy tranquilos y trataban a las víctimas de "usted".

"Mi casa fue la única que fue robada. Pero eso gracias a que la mujer de uno de los guardias, que justo estaba hablando por teléfono con su pareja en el momento en que era reducido por los ladrones, percibió desde el otro lado de la línea que algo malo pasaba", contó el testigo.

Según su relato, la mujer del custodio vive en Serodino y está embarazada, pero como sospechaba que algo malo podía ocurrir en el country tomó su auto y se dirigió hacia Ibarlucea. "Cuando llegó al barrio confirmó que algo raro ocurría, porque no había nadie en la garita de vigilancia. Entonces se dirigió hasta la comisaría del pueblo. Allí le dijeron que no tenían móviles que tenía que esperar. Al rato llegó el patrullero y salieron hacia La Rinconada. Cuando llegaron, yo estaba maniatado y los ladrones habían huido", agregó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS