Policiales

Entraron a robar en dos viviendas tras romper las puertas con sus motos

Fue la madrugada de ayer y en ambos casos actuaron seis ladrones en dos rodados. Ocurrió en Riobamba al 1300 y en Bermúdez al 5000, en la zona sur de Rosario.

Jueves 05 de Marzo de 2015

Con una modalidad calcada, la de romper la puerta de una casa empujándola violentamente con una moto, fueron robadas al menos dos casas durante la madrugada de ayer. Pero no fue sólo el accionar copiado lo que llamó la atención. Sino que los vecinos de los lugares asaltados, una casa de Riobamba al 1300 y otra de Bermúdez al 5000, describieron que los ladrones se movilizaban en dos motos y que en ambos casos eran cinco varones y una mujer de entre 18 y 25 años. "Actuaron como un grupo comando de pirañas", indicó una vecina del barrio Las Heras, en la zona sur de la ciudad, escenario donde los ladrones se quedaron alrededor de 15 minutos. En los dos lugares robaron artefactos electrónicos, algunos electrodomésticos y el dinero en efectivo que pudieron agarrar.

La modalidad delictiva de los rompepuertas ya no sorprende y se han dado varios episodios en los últimos tiempos (ver aparte). Lo que sí llama la atención es la osadía y obstinación con la que se movieron los seis ladrones que asaltaron las dos residencias ayer a la madrugada. El primero de los casos, cronológicamente hablando, se produjo en una coqueta casa de dos plantas que cuenta con aberturas de madera maciza y está ubicada en Riobamba al 1300, a escasos 20 metros del cruce con calle Corrientes y a sólo 200 metros de la casa de la intendenta de Rosario, Mónica Fein. A la 0.30, Jorge y Claudia dormían mientras sus hijos estaban en planta baja de la propiedad junto a sus amigos.

Una explosión. "Estábamos acostados y escuché como una explosión en la puerta de casa. Me levanté y enseguida escuché que mi hija gritaba: «Papá, papá, nos entraron». Bajé rápido y vi que con una moto nos habían forzado la puerta de madera. Entonces me puse a sostenerla haciendo presión con el cuerpo, para que la moto no entrara", explicó el hombre en diálogo con este diario. Pero fue tanta la presión de un lado y del otro que la puerta se salió del marco. Lo que desconocía Jorge era que por entonces dos ladrones ya estaban adentro de la casa. El estruendo de la rotura de la puerta fue tan contundente que los vecinos activaron la alarma comunitaria que existe en la cuadra.

"Eso fue lo que los puso en fuga, porque escucharon la alarma y se fueron. Habrán estado poco más de cinco minutos, pero a nosotros nos parecieron eternos", relató Claudia, quien comentó que pudo subir a la terraza y a los gritos pedir ayuda a los otros habitantes de la cuadra. "Una vecina que vive a una cuadra me decía que se escuchaba el grito de una mujer, que era yo. En la desesperación no pude encontrar el pulsador, el botón de pánico de la alarma", indicó.

Los ladrones se llevaron una notebook, tres teléfonos celulares de última generación, dinero en efectvio y algunos objetos pequeños de valor. "Los vecinos nos comentaron que las motos venían por calle Corrientes y que sin titubear una de ellas fue directamente contra la puerta de mi casa", indicó Jorge. Y agregó: "Nosotros volvimos de vacaciones el sábado, pensamos que por ahí creyeron que la casa estaba vacía. Nos dijeron que una de las tácticas que están usando los choros es que llaman al 911 para denunciar un robo ficticio y en esa ventana de tiempo saben que nadie los va a molestar", aportó una vecina del barrio.

En la zona sur. Una hora y cuatro más tarde, y a unos 5 kilómetros del primer robo, media docena de jóvenes (entre ellos una joven mujer) circulaban en dos motos por calle Bermúdez entre Savio y Arenales, en el barrio Las Heras, a 200 metros del ex Batallón de Comunicaciones 121 en el que se asienta la sede de la Policía de Investigaciones. A la 1.45, los motociclistas emprendieron contra una señorial vivienda que tiene su frente revestido con lajas de granito y una abertura de madera maciza. Además, la propiedad cuenta con alarma y un perro pitbull que custodia desde el interior. "La explosión fue terrible. Con una moto, que puede ser una Honda Titán, le empezaron a dar a la puerta. Un vecino y los dueños de casa, el padre y su hijo, se asomaron por el balcón y les empezaron a gritar a los choros. Pero los tipos siguieron. Dos de ellos los apuntaron con armas de fuego. Como la puerta tiene muchas cerraduras y no pudieron forzarla, bajaron de las motos con barretas y le empezaron a dar a la puerta hasta que le sacaron el panel inferior. Por ahí entraron. En esa casa hay un pitbull y uno de los ladrones le dijo a la gente: «Tranquiliza a tu perro porque te lo mato»".

Lo que no supieron los ladrones es que uno de los integrantes de la familia logró encerrarse en el baño y pedir ayuda por celular. Pero mientras la ayuda llegaba, los ladrones tuvieron demasiado tiempo para desplegarse por las dos plantas de la casa buscando objetos de valor. A los dos hombres de la casa los encañonaron y comenzaron a pedirles dinero.

"Sacaron un televisor LED de 42 pulgadas, una Play Station y otros electrodomésticos. También se llevaron dinero en efectivo y amenazaron con matarnos el perro. Estamos muy angustiados y no queremos hablar mucho del tema porque tenemos miedo. Ahora tenemos miedo de que vos (por este cronista) pongas algo en la nota que haga que nos vuelvan a robar. No podemos vivir así", contó una integrante de la familia asaltada. Durante la charla llegó al lugar una pareja de amigos de la familia, a quienes los habían asaltado en su casa el martes de madrugada (ver aparte). La puerta de ingreso a la vivienda de calle Bermúdez quedó remendada con un grueso chapón de un metro por un metro.

"Todo en este barrio se puso más complicado después de que se fueron los gendarmes, que estaban acá a la vuelta (en el ex Batallón 121). Con los gendarmes en la calle todo el barrio estaba más tranquilo. Y te lo digo sabiendo que a mis hijos los pararon más de una vez para pedirles los documentos. Pero no había motos circulando a toda hora como ahora. No había tantos arrebatos y qué decir de los robos a las casas como el que le pasó a esta gente", reflexionó una mujer afincada en Bermúdez entre Savio y Arenales.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS