Policiales

Entran armados y roban en un restobar

Un reconocido negocio gastronómico de Echesortu fue escenario de un asalto la madrugada de ayer, poco antes de las 2, cuando un par de hombres armados entraron al local que ya había cerrado sus puertas al público y se hicieron con la recaudación del día tras amenazar a los dos mozos y el sereno que estaban en el lugar, quienes no recibieron maltratos.

Domingo 29 de Julio de 2012

Un reconocido negocio gastronómico de Echesortu fue escenario de un asalto la madrugada de ayer, poco antes de las 2, cuando un par de hombres armados entraron al local que ya había cerrado sus puertas al público y se hicieron con la recaudación del día tras amenazar a los dos mozos y el sereno que estaban en el lugar, quienes no recibieron maltratos.

El propietario del local, visiblemente consternado, expresó ayer a La Capital que "no es habitual esa hora de cierre ni que tengamos el dinero de la recaudación en ese momento", y sostuvo que "por suerte no fue más que un susto".

Todo ocurrió en El Tony, el tradicional resto bar de Mendoza y Francia. Según Cacho, dueño del negocio, "pasada la 1.30 llegaron dos hombres jóvenes y bien vestidos armados con un revólver cada uno, pidieron la plata ante el asombro de los empleados que ya habían levantado las mesas y empezaban limpiar". Y agregó que "esa hora ya no había clientes".

Aunque Cacho prefirió no precisar el monto de lo sustraído, fuentes policiales aseguraron que la suma con la que se alzaron los ladrones "estaba entre los 10 mil y 15 mil pesos".

Según expresó el empresario, las víctimas lo que menos suponían era que podría tratarse de un asalto. "Como el local estaba cerrado pero aún no estaban puestas las llaves, supusieron que eran clientes que llegaban a destiempo", contó. Aunque explicó que lo que habitualmente se hace antes de comenzar las tareas generales de acondicionamiento para el día posterior es echar llave a las puertas.

El titular del negocio gastronómico se mostró temeroso al momento de dar su versión de los hechos. "Prefiero no comentar lo sucedido por que tal vez de esta forma se estén dando precisiones sobre el movimiento del lugar o los negocios similares", dijo. Pero admitió que este tipo de robos "puede venir de cualquier lado".

Los ladrones no estuvieron más de 5 minutos en el lugar y se retiraron caminando, tal cual habían llegado. Al respecto, según la denuncia, los empleados salieron a la calle tras los maleantes pero no pudieron precisar si en las inmediaciones los esperaban con una moto o un auto para seguir la huida.

Fue tal la velocidad del atraco, que los malhechores no sustrajeron ni los celulares ni otras pertenencias de los empleados del lugar y tras tomar el dinero sólo atinaron a retirarse de manera tan calma a como habían llegado.

Por jurisdicción, la denuncia fue tomada por la comisaría 6ª, que a primeras horas de la tarde de ayer comenzó con las tareas investigativas para aclarar el hecho delictivo.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario