Policiales

Encuentran maniatado y degollado a un cantante lírico en su casa céntrica

Alberto Habelrih vivía en Paraguay al 900. Fue integrante de Extravaganza y el Octeto Schubert. La policía investiga varios móviles aunque el hallazgo de dinero atenúa la hipótesis del robo.

Jueves 19 de Abril de 2012

Alberto José Habelrih, un reconocido artista y comerciante de la ciudad, apareció degollado el mediodía de ayer en su casa de Paraguay 987, en el cruce con calle San Luis. Su cuerpo desnudo estaba en el dormitorio, sobre una cama de estilo, y con sus manos atadas a la espalda con precintos plásticos. El hecho causó un profundo estupor no sólo en los ambientes en los que la víctima desarrollaba su vida sino también entre los vecinos del lugar. Según fuentes policiales, las primeras pericias indicaban que el hombre, de 48 años, habría sido asesinado con un profundo corte en el cuello alrededor de las 22 del martes.

Los primeros investigadores en llegar a la propiedad de planta alta de Habelrih comprobaron que la puerta de acceso no había sido violentada. Por eso creen que quien ingresó a la casa y cometió el crimen era conocido de la víctima. Además, en ninguno de los ambientes quedaron registros de probables escenas de lucha o extrema violencia, aunque sí era notorio el desorden. Como si eso fuera poco, la aparición de 2.210 euros en un cajón de la mesa de luz alejó la posibilidad de que el homicidio haya sido el desenlace de un robo, aunque anoche los pesquisas apuntaban a determinar si no había otro faltante. El violento crimen es investigado por el juez de Instrucción Nº 15, Alejandro Negroni.

Conocido. Habelrih era cantante lírico y tuvo una actuación destacada en la escena del music-hall rosarino integrando el grupo Extravaganza y el Octeto Schubert (ver aparte). Además se desempeñaba en el negocio de venta de telas que su familia tiene desde hace muchos años en San Luis al 1700, a pocas cuadras de la casa en la cual vivía solo y lo mataron.

El hallazgo del cuerpo sin vida de Habelrih fue comunicado ayer al mediodía, poco antes de las 12.30, por una hermana de la víctima que llegó al lugar tras no poder comunicarse con Alberto. Minutos después ya estaban en el lugar el juez Negroni y la fiscal Graciela Argüelles, que convocaron a personal de la policía científica para que levante huellas, confeccione un plano de la casa y secuestre objetos que serían de importancia para la investigación.

Fuentes policiales indicaron que el cuerpo desnudo de la víctima fue hallado en el dormitorio, maniatado con precintos plásticos y boca abajo. Junto al cadáver, los pesquisas encontraron diversos objetos para juegos sexuales y algunos preservativos. Las primeras pericias indicaron que la muerte dataría de unas 15 horas previas al hallazgo, lo que sitúa el hecho durante la noche del martes.

También sostuvieron que si bien en el departamento había "un importante desorden", la puerta de calle no estaba violentada y, además, estaba cerrada con llave cuando la hermana de Habelrih llegó ayer al mediodía.

Según Rubén Salleras, subjefe a cargo de la seccional 2ª, había "sangre esparcida en la pared del dormitorio y un cuchillo lavado en la batea de la cocina, además de ropa dispersa en un puf". Sin embargo, no se notaron huellas de arrastre por la casa por lo que se presume que Habelrih "fue maniatado en vida" señaló una alta fuente policial.

En cuanto al modo del crimen, allegados al caso confiaron que el cadáver presentaba una profunda herida de arma blanca en el cuello y otras heridas punzocortantes en el cuerpo. También tenía lastimaduras en las manos, pero no estaba claro aún si habían sido consecuencia de un intento de la víctima por defenderse o si habían sido producidas por el agresor, por lo que no se descartaba algún tipo de tortura previa al homicidio.

Estupor. Unas tres horas más tarde al hallazgo, mientras ante la mirada de curiosos se esperaba la mortera para retirar el cuerpo de la víctima, un vocero policial no descartó ninguna hipótesis como móvil del crimen. "Se convocó a los familiares para que hagan un relevamiento de lo que hay en la casa para ver si se detecta el faltante de algo importante. Sin embargo, llama la atención que había 2.210 euros en un cajón que estaba abierto.

"¿Qué pasó? ¿Mataron al muchacho que vivía acá?", preguntó un comerciante de Paraguay al 900 mezclado entre los numerosos transeúntes que circulaban en pleno mediodía por esa esquina y que veían cómo, poco a poco, arribaban al lugar allegados y familiares de la víctima sumidos en un profundo dolor.

"Era macanudo, muy correcto. Era cantante lírico y viajaba muy seguido a Europa", recordó el dueño de una relojería de la cual Habelrih era cliente. "Tenía un perro Golden", murmuró antes de seguir su camino, en alusión a la mascota que había sido retirada minutos antes de la casa. Precisamente el perro, animal que en estos casos suele llamar la atención dando claras señales de alarma, fue encontrada por la policía en la terraza de la vivienda y con la puerta de acceso trabada con un lavarropas y sogas.

El músico viajaba a Italia asiduamente, según contó una vecina que ocultó su identidad. Otros allegados dijeron que Habelrih era un "hombre reservado, que saludaba correctamente" y que hace "al menos 20 años que vive acá, en un departamento hermoso, con cuadros de firma y muy bien puesto", dijo un hombre de la cuadra. Desde la calle, en tanto, se veía en el balcón de la casa que da sobre Paraguay varias plantas bien cuidadas y algunos querubines.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario